jueves, 31 de julio de 2008

El siglo del violín

Una foto promocional de Lina Tur Bonet
EN DULCE JÚBILO

Noches en los Jardines del Real Alcázar. Componentes: Lina Tur Bonet y David Quiggle, violines; Pablo Martín-Caminero, violone; Daniel Oyarzábal, clave. Programa: Biber entre italianos (obras de Castello, Marini, Scarlatti, Cima, Vivaldi y Biber). Lugar: Jardines del Alcázar. Fecha: Martes 29 de julio. Aforo: Lleno.

* * *

EL SIGLO DEL VIOLÍN

Muestra de la pujanza de los jóvenes barrocos españoles, el concierto del martes en el Alcázar trajo de nuevo a la violinista balear Lina Tur Bonet (que había pasado por el ciclo la semana anterior), esta vez junto a un conjunto formado por un segundo violinista, el americano asentado desde hace mucho tiempo en España David Quiggle, habitualmente intérprete de viola, el contrabajista Pablo Martín-Caminero y el clavecinista Daniel Oyarzábal. Con el muy bachiano nombre de En Dulce Júbilo, el cuarteto ofreció un muy atractivo paseo por música violinística del siglo XVII, el siglo del violín, con un pequeño excurso por Vivaldi (Follia) y Scarlatti, una sonata para clave que Oyarzábal interpretó con robusto y virtuoso vigor.

Fue justamente la baza del vigor, del contraste, de las articulaciones muy marcadas y los ataques y la acentuación punzantes la que jugó el conjunto, lo cual fue apreciable ya en la Sonata de Castello que abrió el recital, con tiempos rápidos rozando lo frenético y lentos de muy apreciable lirismo. Violines ligeros y ágiles, con facilidad para las florituras ornamentales, acaso demasiado plano y ácido el de Quiggle. Sonaron de manera muy delicada en el Passacaglio de Marini y de forma agresiva en la Partita de Biber, tocada de forma vibrante, aunque con algunos desajustes y roces. Estupendo en todo momento el bajo continuo, muy flexible y elegante, por momentos casi improvisado (esos pizzicati del violone en la Follia de Vivaldi sonaron a puro jazz), lo que completó una mirada estilísticamente puesta al día de una música que así interpretada suena con una frescura y una vitalidad que nos hace incluso preguntarnos si en realidad el siglo del violín fue el XVII o es el nuestro.

[Publicado en Diario de Sevilla el jueves 31 de julio de 2008]

Maite barroca desde Berlín

Dolce mio ben,  Maite Beaumont
DOLCE MIO BEN
Maite Beaumont, mezzosoprano
Lauten Compagney
Director: Wolfgang Katschner

Birgit Schnurpfeil y Anne von Hoff, violines
Ulrike Paetz, viola
Ulrike Becker, violonchelo
Annette Rheinfurth, contrabajo
Mark Nordstrand, clave
Hans-Werner Apel, guitarra y tiorba


Francesco Gasparini (1661-1727):
1. "Dolce mio ben" de Flavio Anicio Olibrio
2. "Cor nemico, amante core" de Anfitrione
3. "Sparger no vò più lagrime" de L'amor generoso

4. Francesco Bartolomeo Conti (1681-1732): Clori sei tutta bella

Nicola Matteis el Joven (c.1670-1749):
5. Aria
6. La dia Spagnola
7. Chaconne en la mayor

8. Signore Maggini: Da che vide il duo sembiante

Luigi Mancia (c.1665-1708):
9. Sinfonia
10. Solo
11. Allegro

12. Ruggiero Fedeli (1655-1722): Lascamenti al mio duolo speranze adultrici

13. Nicola Matteis el Joven: Chaconne en sol menor

14. Domenico Natale Sarri (1679-1744): Barbara Gelosia
----------
BERLIN Classcis 0017702BC (Gaudisc) [66'51'']
Grabación: Abril de 2004


La mezzo navarra Maite Beaumont acumula más éxitos en países centroeuropeos que en España, aunque su bello timbre, su cálida expresividad y su facilidad para la coloratura, tan afines al mundo barroco, los derroche en discos como éste que registró para Berlin Classics en 2004 y ahora trae a España Gaudisc. Un recorrido por arias y cantatas de compositores poco conocidos (Gasparini, Conti, Sarri) o completamente desconocidos (Magini, Fedeli) es lo que aquí se ofrece, con el acompañamiento de un conjunto de sonido agreste e incisivo.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]


Sarri: "Son disprezzato da un core ingrato", aria de la cantata Barbara Gelosia. [4'03''] Maite Beaumont. Lauten Compagney. Wolfgang Katschner

Son disprezzato
da un core ingrato,
e perché a sdegno
quel cor non prendo,
d'ira m'accendo
contro di me.

Vuole il destino
per mio dispetto,
che serbi affetto
quest'alma amante
a un'inconstante
priva di fé.

P.S. Aparte de para tener el que creo es mi primer documento fonográfico de Maite Beaumont, mucho menos promocionada en España de lo que sin duda merece, este disco me ha permitido descubrir que Nicola Matteis tuvo un hijo que también fue músico (aunque sus obras me parecen menos atrevidas e interesantes que las de su padre) y para conocer a otros tres compositores por completo nuevos para mí (Maggini, Mancia, Fedeli; del primero de ellos al parecer no se sabe nada más que su nombre perdido en un manuscrito con esa cantata). Como he hecho en otras ocasiones para discos con contenido similar a éste, he puesto las piezas instrumentales en cursivas para distinguirlas de las piezas vocales, que son todas cantatas, salvo las arias de Gasparini, que proceden de las óperas que señalo. El disco vale de verdad la pena, tanto por escuchar a Maite como por conocer obras de músicos casi desconocidos, y ello a pesar de que las cuerdas del grupo de Katschner suenan un tanto desabridas.

miércoles, 30 de julio de 2008

La melodía de Bárbara

Poulenc de Barbara Hendricks
Francis Poulenc (1899-1963): MÉLODIES
Barbara Hendricks, soprano
Love Derwinger, piano

1. Trois poèmes de Louise de Vilmorin FP. 91 (1937)
[Louise de Vilmorin, 1902-1969]
I. Le garçon de Liège
II. Au-delà
III. Aux officiers de la garde blanche


2. Fiançailles pour rire FP. 101 (1939)
[Louise de Vilmorin]
I. La Dame d'André
II. Dans l'herbe
III. Il vole
IV. Mon cadavre est doux comme un gant
V. Violon
VI. Fleurs

3. Airs chantés FP. 46 (1927-28)
[Jean Moréas, 1856-1910]
I. Air romantique
II. Air champêtre
III. Air grave
IV. Air vif

4. C (J'ai traversé les ponts de Cé) FP. 122 nº1 [Deux Poèmes de Louis Aragon FP. 122, 1943]
[Louis Aragon, 1897-1982]

5. À sa guitare FP. 79 (1935)
[Pierre de Ronsard, 1524-1585]

6. La courte paille FP. 178 (1960)
[Maurice Carême, 1899-1978]
I. Le sommeil
II. Quelle aventure !
III. La reine de coeur
IV. Ba, Be, Bi, Bo, Bu
V. Les anges musiciens
VI. Le carafon
VII. Lune d'Avril

7. Tel jour telle nuit FP. 86 (1936-37)
[Paul Éluard, 1895-1952]
I. Bonne journée
II. Une ruine conquille vide
III. Le front comme un drapeau perdu
IV. Une roulette couverte en tuiles
V. A toutes brides
VI. Une herbe pauvre
VII. Je n'ai envie que de t'aimer
VIII. Figure de force brûlante et farouche
IX. Nous avons fait la nuit

8. Les Chemins de l'amour (Valse Chantée) FP. 106 (1940)
[Jean Anouilh, 1910-1987]
----------
ARTE VERUM ARV-004 (Diverdi) [56'30'']
Grabación: Noviembre de 2006 y Noviembre de 2007


Barbara Hendricks se acerca por primera vez en disco a las canciones de Francis Poulenc, un compositor al que la soprano sueca-estadounidense confiesa sentirse muy unida y cuyas mélodies formaban parte desde hace tiempo de su repertorio de concierto. El estupendo ciclo Tel jour telle nuit, sobre poemas de Éluard, es el centro de un disco en el que la tierna sensibilidad, el humor, la ironía de los Tres poemas de Louise de Vilmorin, La courte paille, las Fiançailles pour rire o Les chemins de l’amour se despliegan en versiones líricas y detallistas.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]


Poulenc: Les Chemins de l'amour. [4'01''] Barbara Hendricks, Love Derwinger.

Les chemins qui vont à la mer
Ont gardé de notre passage,
Des fleurs effeuillées
Et l'écho sous leur arbres,
De nos doux rires clairs,
Hélas ! des jours de bonheur
Radieuses joies envolées,
Je vais sans retrouver traces
Dans mon coeur.

Chemins de mon amour,
Je vous cherche toujours,
Chemins perdus, vous n'êtes plus
Et vos échos sont sourds.
Chemins du désespoir,
Chemin du souvenir,
Chemin du premier jour,
Divins chemins d'amour.

Si je dois oublier un jour,
La vie effaçant toute chose,
Je veux, qu'en mon couer, un souvenir repose,
Plus fort que l'autre amour.
Le souvenir du chemin,
Où tremblante et toute éperdue,
Un jour j'ai senti sur moi
Brûler tes mains.

martes, 29 de julio de 2008

Christoph vuelve a Schubert

Winterreise por Prégardien y Pentaèdre
Franz Schubert (1797-1828): WINTERREISE
ciclo de 24 lieder sobre poemas de Wilhelm Müller

Christoph Prégardien, tenor
Joseph Petric, acordeón
Pentaèdre

Danièle Bourget, piccolo, flauta y flauta en sol
Martin Carpentier, clarinete y clarinete bajo (y voz en 17)
Normand Forget, oboe d'amore (y voz en 17)
Louis-Philippe Marsolais, trompa y trompa barroca (y voz en 17)
Mathieu Lussier, fagot (y voz en 17)


1. Gute Nacht [Buenas noches]
2. Die Wetterfahne [La veleta]
3. Gefror'ne Tränen [Lágrimas heladas]
4. Erstarrung [Entumecimiento]
5. Der Lindenbaum [El tilo]
6. Die Post [El correo]
7. Wasserflut [Torrente]
8. Auf dem Flusse [En el arroyo]
9. Rückblick [Mirada atrás]
10. Der greise Kopf [La cabeza cana]
11. Die Krähe [La corneja]
12. Letzte Hoffnung [Última esperanza]
13. Im Dorfe [En el pueblo]
14. Der stürmische Morgen [Mañana tormentosa]
15. Täuschung [Engaño]
16. Der Wegweiser [El poste indicador]
17. Das Wirtshaus [La posada]
18. Irrlicht [Fuego fatuo]
19. Rast [Descanso]
20. Die Nebensonnen [Los soles fantasmas]
21. Frühlingstraum [Sueño de primavera]
22. Einsamkeit [Soledad]
23. Mut! [¡Valor!]
24. Der Leiermann [El tañedor de zanfoña]
----------
ATMA CLASSIQUE ACD2 2546 (Gaudisc) [69'32'']
Grabación: Septiembre de 2007


El tenor Christoph Prégardien ha grabado la versión original del Viaje de invierno de Schubert (con Staier, en Teldec), la excepcional reinterpretación de la obra a cargo de Hans Zender (con el Klangforum Wien y Cambreling, en Kairos) y ahora esta singular visión firmada por Normand Forget en 2005 y que se basa en un acompañamiento a base de acordeón, flauta, clarinete, oboe d’amore, trompa y fagot. Schubert sobrevive al arreglo y Prégardien, acompañado por el conjunto Pentaèdre, lo canta con el desgarrado lirismo que mejor le conviene.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]


Schubert: "Der Leiermann" de Winterreise. [3'31''] Christoph Prégardien. Pentaèdre

Drüben hinterm Dorfe
Steht ein Leiermann
Und mit starren Fingern
Dreht er, was er kann.

Barfuß auf dem Eise
Wankt er hin und her
Und sein kleiner Teller
Bleibt ihm immer leer.

Keiner mag ihn hören,
Keiner sieht ihn an,
Und die Hunde knurren
Um den alten Mann.

Und er läßt es gehen
Alles, wie es will,
Dreht und seine Leier
Steht ihm nimmer still.

Wunderlicher Alter,
Soll ich mit dir geh'n?
Willst zu meinen Liedern
Deine Leier dreh'n?

[En las afueras del pueblo/ hay un tañedor de zanfoña,/ que con dedos entumecidos/ toca lo mejor que puede.// Con pies desnudos sobre la nieve/ va dando tumbos de acá para allá/ y su platillo/ está siempre vacío.// Nadie se acerca a escucharlo,/ nadie lo mira/ y los perros gruñen/ alrededor del viejo.// Pero a él le da igual/ ni se inmuta,/ sigue tocando su zanfoña/ que nunca calla.// Extraño viejo,/ ¿debo ir contigo?/ ¿Girarías la rueda de tu zanfoña/ para mis canciones?]

P.S. El Winterreise de Schubert se ha arreglado de innumerables formas para su interpretación. En 1993, Hans Zender consiguió con Schuberts Winterreise - eine komponierte Interpretation (Viaje de invierno de Schubert – una interpretación compuesta) el milagro de integrar la obra original en un contexto de música actual sin forzar para nada a Schubert, pero enfatizando incluso el sentido expresivo de cada lied; en mi opinión una de las grandes obras musicales de los últimos 20 años. Las otras versiones que he escuchado se limitan a orquestar con mayor o menor acierto el piano original según diferentes combinaciones tímbricas. Para su quinteto de viento, Normand Forget preparó este arreglo, eficaz y curioso, con un acordeón como centro y algunos toques singulares, como el empleo de esa trompa natural en Die Post, que recuerda por supuesto al Postillón mozartiano. Forget ordena las canciones según el poemario de Wilhelm Müller, lo que aporta un sentido algo diferente al conjunto (se puede comparar este orden con el que dio Schubert a los poemas por ejemplo aquí). Finalmente, sigo prefiriendo titular la última canción como El tañedor de zanfoña en lugar del habitual El organillero, que se sigue copiando de traducción a traducción y despista mucho más que ayuda al oyente poco familiarizado con el entorno cultural de Schubert/Müller. El término 'Leier' designa en castellano a la 'lira', pero también a la 'viola de rueda', que no es otra cosa que la popular zanfoña. Es evidente que el viejo no toca un organillo, pero tampoco una lira, sino uno de los instrumentos característicos de los mendigos europeos desde la Edad Media, esto es la zanfoña, convertida en este contexto en auténtico topos de la lírica y la pintura centroeuropeas. Prefiero también El tañedor de zanfoña a El zanfoñista, pues el sustantivo puede tener una base etimológica aceptable, pero no se usa y, en consecuencia, la Academia no lo recoge en su Diccionario.

lunes, 28 de julio de 2008

Fantasmas de Britten

Benjamin Britten
La nutrida producción para la escena de Benjamin Britten (1913-1976) ha conocido desigual suerte desde la muerte del músico. Algunas de sus obras se han asentado sin problemas en el repertorio internacional, aunque otras muchas apenas se programan fuera de Inglaterra. Entre las óperas puras, Owen Wingrave es de las menos conocidas, aunque no le falten valores a un título escrito para la televisión, pero que Britten trasladó sin cambiar un silencio de la partitura a los escenarios.

Fue en 1954, durante el proceso de composición de Una vuelta de tuerca, uno de sus más famosos títulos líricos, basado en un no menos célebre relato de fantasmas de Henry James, cuando Britten conoció otra obra de parecidas características del mismo escritor, adaptación de una pieza teatral anterior, y que el compositor estimó como posible argumento de una nueva ópera. Owen es un joven huérfano, último representante de una rancia estirpe de soldados, que se forma en Londres, en la academia militar de Spencer Coyle, una escuela que ha decidido abandonar, pues descubre que en realidad odia las armas. Cuando, a través de su comprensivo instructor, su tía, que en esos momentos pasa casualmente por Londres, conoce la noticia, Owen es obligado a volver inmediatamente a su mansión rural de Paramore, donde su abuelo, sir Philipp, su prometida, Kate, y la madre de ésta lo esperan enojados pero con la idea de reconducir su decisión. Sin embargo, ésta es firme y Owen termina siendo desheredado por Sir Philipp y rechazado por todos, salvo por Spencer Coyle y su esposa. Cuando Kate lo llama cobarde y lo desafía a pernoctar en la habitación encantada, donde en otro tiempo un viejo coronel Wingrave asesinó a su hijo, también contrario a convertirse en oficial, Owen acepta el reto. En medio de la noche, inquieta y arrepentida, la joven vuelve a la estancia que ella misma ha cerrado por fuera y encuentra muerto a su prometido.

Richard Hickox
La obra servía de forma admirable a los ideales pacifistas de Britten, de forma que cuando la BBC le pidió una obra para la televisión en 1967, con la guerra de Vietnam en el primer plano de la actualidad internacional, el músico decidió que el sujeto ideal era justo este Owen Wingrave, cuyo libreto encargó a Myfawny Piper, que había adaptado también Una vuelta de tuerca. La obra fue producida por la televisión y ofrecida el 16 de mayo de 1971, alcanzando notable resonancia. Dos años después, la ópera, en dos actos, fue estrenada en Covent Garden. Mezcla de diversos procedimientos musicales, en los que se mezclan tonalidad, modalidad y aun serialismo, con líneas vocales fluidas, en tono de conversación, y una orquesta de notable tamaño, en que percusión y metales juegan un papel destacado, Owen Wingrave no se grababa para el disco desde el registro de Decca de la época de su estreno. En 2005 apareció una versión en DVD (sello Kultur), ambientada en la crisis de Suez de 1956, y ahora Chandos la ofrece en una espléndida interpretación de Richard Hickox, un habitual del mundo de Britten, al frente de su City of London Sinfonia y un equipo vocal de absoluta garantía que encabeza el barítono Peter Coleman-Wright en el rol protagonista, bien secundado por Alan Opie, James Gilchrist, Elizabeth Connell, Janice Watson, Sarah Fox, Pamela Helen Stephen y Robin Leggate.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]

Owen Wingrave de Britten por Hickox
Benjamin Britten (1913-1976): OWEN WINGRAVE
ópera en dos actos con libreto de Myfanwy Piper basado en un relato de Henry James

Peter Coleman-Wright, barítono (Owen Wingrave, el último de los Wingrave)
Alan Opie, barítono (Spencer Coyle, director de una academia militar)
James Gilchrist, tenor (Lechmere, compañero de Owen en el centro de Coyle)
Elizabeth Connell, soprano (Miss Wingrave, tía de Owen)
Janice Watson, soprano (Mrs Coyle)
Sarah Fox, soprano (Mrs Julian, una viuda instalada en Paramore)
Pamela Helen Stephen, mezzosoprano (Kate, su hija)
Robin Leggate, tenor (Sir Philipp, abuelo de Owen; Narrador)

Tiffin Boys' Choir (director: Simon Toyne)
City of London Sinfonia
Director: Richard Hickox
----------
2 CD CHANDOS CHAN 10473 (2) (Harmonia Mundi) [64'31'' - 42'47'']
Grabación: Diciembre de 2007



Britten: Owen Wingrave ("Ah, Owen, what shall I do?", final de la Escena 1 del Acto II). [7'41'']Pamela Helen Stephen, Peter Coleman-Wright, James Gilchrist. City of London Sinfonia. Richard Hickox.
[Texto del fragmento en páginas 183-197 del libreto de Chandos: 92-99 de este PDF]

domingo, 27 de julio de 2008

HM Gold (Segundo lanzamiento)

HM Gold es la colección de reediciones en serie media que Harmonia Mundi diseñó con motivo de su medio siglo de vida. El primer lanzamiento incluía 15 títulos y en estos días llega la segunda tanda, otros 15 cedés, que traen consigo una de las mayores joyas de todo el catálogo de la multinacional francesa, al menos en mi opinión: la Missa Pange lingua de Josquin en la versión del Ensemble Clément Janequin y el Ensemble Organum, el primer disco de polifonía verdaderamente grande (he estado tentado de escribir 'abrumadoramente grande') que recuerdo haber escuchado y el que me liberó de la sombra de la aburrida ortodoxia de los coros ingleses. Pero también hay otras cosas estupendas, como la Trauerode de Bach en las manos de quien es el mejor intérprete que yo haya oído nunca de la música religiosa del Cantor, Philippe Herreweghe, el Venus y Adonis de Blow en la chispeante visión de René Jacobs (muy superior a la antigua de Medlam, también en HM), un buen disco de cantatas de Buxtehude por Junghänel o el Requiem de Fauré en su versión camerística, otra vez en las manos de Herreweghe (que luego grabaría también la versión sinfónica) y con la encantadora Agnès Mellon haciendo un celestial "Pie Jesu". El resto no está nada mal, pues la gran Victoria de los Ángeles canta las Canciones de Falla y el Trío Wanderer hace una buena Trucha de Schubert; en cambio, la Misa de Notre Dame de Machaut de Marcel Pérès no me apasiona (prefiero sin duda el refinamiento, la sutileza y la luminosidad de Dominique Vellard), el rescate de la Misa Christi Resurgentis de Biber por Andrew Manze (escuché su estreno en España en la Semana de Música Religiosa de Cuenca) me parece algo anodino y Fretwork, conjunto que me aburre soberanamente en directo (lo contrario que Keyrouz, que me gustó más cuando la oí en vivo que en sus adormecedoras grabaciones), pasa sin pena ni gloria por el Odhecaton de Petrucci, primera obra musical impresa de la historia. Pongo las portadas de los discos por orden (absolutamente subjetivo, obviamente) de preferencia, dejando para el final dos que no he escuchado (Krenek y Alkan/Liszt) y otros dos de los que tengo palídísimos recuerdos (la Water Music de McGegan y el Schubert de Pennetier y compañía).



Josquin por Organum y el Ensemble Clément Janequin
Trauerode de Bach por Herreweghe
Blow por Jacobs
Buxtehude por Junghänel
Fauré por Herreweghe
La Trucha de Schubert y Hummel por Trío Wanderer y amigos
Machaut por el Ensemble Organum
Falla por Victoria de los Ángeles y Josep Pons
Biber por Manze
Canto bizantino por Keyrouz
Petrucci por Fretwork
Haendel por McGegan
Schubert por Pasquier, Pennetier y Pidoux
Krenek por Marcus Creed
Alkan y Liszt por Betrand y Amoyel

Geraldine Farrar

Geraldine Farrar por Friedrich August von Kaulbach
Geraldine Farrar, por Friedrich August von Kaulbach, c. 1905
[Geraldine Farrar Collection, Biblioteca del Congreso de Washington]

I hated to sit for this picture; even a quick photo was a chore. As I recall with von Kaulbach, we enlivened the sitting hours with matters of the moment, musical and artistic [...] These sittings lasted from an hour to three or four, according to the light and discretion of the artist. I was then of such lively temperament that an induced position after a time would get artificial to my mind, and I would beg for a little diversion and walk about the studio.

sábado, 26 de julio de 2008

Chez Lillas Pastia: Los hilillos y el comer

Con la venia, míster Vayón

Que digo yo que si usted no libra nunca, que hasta yo me canso leyéndolo, incluso ahora que me he tomado unas vacaciones y tengo más tiempo para el ocio inteligente. No, no piense mal, que no he acompañado al Emperador y sus centuriones a la patria de Pu Yi, allá se las apañen ellos con las equicientas partículas de CO2 por millón y las chiquimiles porras extensibles por losa cuadrada o romboidal. No, tampoco he hecho la ruta de las playas mediterráneas ni del bacalao, apenas tres días en la France neonapoleónica y luego vuelta a la piel de toro, que no está mi desacelerado bolsillo para dispendios, sobre todo teniendo en cuenta que, como bien sabe, soy de esos que gustan del buen comer y el mejor beber y por menos de 40 euros por cubierto no me molesto en poner un pie fuera de mi casa. Aunque, a fuerza de serle sincero, puedo asegurarle que cada vez me van quedando menos ganas de ponerlo (fuera de casa, el pie), y no crea que es por las polémicas churrientas aventadas por cacerolos mediocres con deseos de medrar ni por la pérdida de calidad gastronómica de nuestras mejores sartenes ni siquiera por la inflación, que donde antes ibas cuatro veces ahora vas tres y santas pascuas, es más porque uno tiene ya una edad y no está dispuesto a soportar lo que en muchas casas de comidas pretenden hacerte soportar. Que en multitud de restaurantes españoles aún pueda entrar cualquier tipo en bermudas o traje de armani a estropearte el solomillo de ternera en salsa de trufas negras con su apestoso marlboro resulta ya tan terriblemente patético que para qué le voy a contar, si hasta una de las mejores cadenas de hoteles nacionales permitía hasta no hace ni dos años fumar en la zona de desayunos, país de bárbaros. Pero eso casi no es lo peor, qué puede esperarse al fin de un gobierno ultrapopulista que mantiene a un ectoplasma con barba como ministro de sanidad... Lo peor es el hilillo musical con que te atormentan hasta en los comedores más reputados y prestigiosos. Hubo un santuario, hará ya un lustro, en la vieja, ancha y noble Castilla, de esos que no dejan de aparecer en las guías más célebres y encopetadas ni de serte recomendado por los amigos más fiables, que se me cayó al nivel de la ermita de aldea nada más traspasar el umbral, hasta me temblaban las piernas por la emoción, figúrese, al descubrir horrorizado a la orquesta de Paul Mauriat de fondo. La semana pasada rocé otra vez la catástrofe, cuando en la costa cantábrica, en un local de esos que se adornan, henchidos de hortera orgullo, con reportajes fotográficos de los personajes ilustres que suelen visitarlo, realeza incluida, tuve que solicitar a la amable camarera, entre compungido y abochornado por las miradas que me lanzaba mi partenaire sueca con cara de no entender nada, que si era posible que bajasen un puntito el volumen de Kiss FM, o “si pueden quitarla directamente, vaya” (espero que al menos sonase todo lo impertinente que pretendí que sonase, aunque allí siguió, si bien a menor volumen, el hilillo popero flotando entre las alcachofas y los boletus). Cien euros con su pico costó la fiesta, y eso que mi sueca era vegetariana (y seguirá siéndolo, supongo), no vaya a pensarse que le hablo de una taberna de puerto. Consultas de odontólogos y urólogos orleros, taxis prerrafaelistas, supermercados pantagruélicos,
posmodernos baretos y salones de toda categoría y condición, gimnasios purulentos, grandes almacenes y los chicos, boutiques rococós, hasta bancos y alfarerías te abruman ya con una música (o lo que sea que vomitan sus infectos altavoces) que nadie les ha pedido. ¿Hasta cuándo, lo sabe usted que es una persona sensible e instruida, hasta cuándo seguirán abusando de nuestra paciencia? Sabe qué le digo, que hace bien con su industriosa y solitaria dedicación literaria, en un búnker terminaremos todos, protegidos de la barbarie que nos asola, que ni comer tranquilos, sin humos y entre susurros, nos dejan ya.

Monsieur Pastia

Avance HM de agosto

En su 50 aniversario, la multinacional francesa no se detiene. Como declarase hace unas semanas a Javier Pérez Senz para El País, Bernard Coutaz, fundador y factótum de Harmonia Mundi, sigue creyendo en el formato CD para la música clásica, lo cual se nota en una producción de novedades que mantiene prácticamente invariable el ritmo de los últimos años, a lo que se suman nuevas colecciones de reediciones y lanzamientos especiales. En los próximos días recorreré las previsiones del sello de aquí a final de año, empezando ahora mismo por el mes de agosto.

Para comenzar de la mejor manera posible, el disco-catálogo 2008/09 recoge nada menos que la versión de la Akademie für Alte Musik de Berlín de las Suites orquestales de Bach, una de las cimas incuestionables de la interpretación de estas obras, en un doble CD que viene además preparado con un enlace que permite acceder a todo el catálogo del sello on-line, extractos sonoros incluidos. Le siguen las seis novedades previstas para sobrellevar con buen ánimo la canícula veraniega.

Disco Catálogo 2008/09

Bach por Akademie für Alte Musik Berlin (Disco catálogo 2008-09)

Novedades agosto 2008

O felice morire por Joel frederiksen y el Ensemble Phoenix Munich



Brahms por Cédric Tiberghien






Brahms por el Cuarteto Casals



Ludus Danielis por The Dufay Collective



Tarik O'Regan por Conspirare, Craig Hella Johnson & Company of Voices


viernes, 25 de julio de 2008

El diabólico guitarrista

Sonatas de guitarra de Paganini por Guido Fichtner
Nicolò Paganini (1782-1840): THE 37 GUITAR SONATAS
Guido Fichtner, guitarra
(Instrumento fabricado por Renato Barone, copia de una guitarra de Louis Panormo, 1822
)

CD 1: Sonatas para guitarra nos. 1-16
CD 2: Sonatas para guitarra nos. 17-37
----------
2 CD DYNAMIC CDS 550/1-2 (Diverdi) [55'42'' - 59'13'']
Grabación: Mayo de 2007


Sí, el mefistofélico virtuoso del violín también era guitarrista, y entre las obras que dejó para el instrumento destacan estas 37 sonatas, que no son otra cosa que pimpantes minuetos seguidos en la gran mayoría de los casos (hay 5 excepciones) de un segundo movimiento, que se pretende contrastante. No es que las obras sean para quitar el sentido, pero escuchadas poco a poco tienen su gracia, que nace de la confluencia entre un espíritu aristocrático de salón y una búsqueda de la expresión a través de las modulaciones y los juegos con el color que resultan muy agradables. Por otro lado, el sonido de la guitarra de Fichtner está grabado con una nitidez y una calidez espectaculares y el guitarrista se muestra como un intérprete hábil y muy musical. Vale.


Paganini: Sonata para guitarra nº15 (Minuetto, Perligordino - Allegretto). [3'46''] Guido Fichtner

jueves, 24 de julio de 2008

Los velos de la samaritana

Los alimentos eran deliciosos, tanto por la maestría con que habían sido cocinados como por la abundancia de especias, y la conversación de nuestra anfitriona, inteligente, alegre y versátil. Contó anécdotas divertidas relacionadas con el ejercicio de su profesión y afirmó que, además de ser una cortesana complaciente, sabía leer y escribir, cantar y bailar, y para demostrarnos esto último, una vez concluido el ágape, sacó del cofre una lira, se puso a tañerla y ejecutó con mucha gracia unos pasos de la danza de los siete velos, que goza de mucha popularidad en esta región, mientras su hija marcaba el ritmo con una pandereta y el niño Jesús aporreaba un tamboril. Cuando iba por el cuarto o quinto velo, Zara la samaritana ordenó a los niños ir a dar forraje al cordero y, apenas hubieron salido, cerró la puerta con llave, me condujo al lecho y en un instante, con gran pericia, alivió mi desasosiego y consoló mis penas.

[Eduardo Mendoza, El asombroso viaje de Pomponio Flato, 2008 (Seix Barral)]

Viva Nápoles

Alla Napoletana por Suonare e Cantare
ALLA NAPOLETANA: VILLANELLE & MASCHERATE
Suonare e Cantare

Francisco Orozco, canto, laúdes y colasciontini
Françoise Enock, viola, violone y colascione
Jeanne Boëlle, laúd y guitarra
Jean-Michel Deliers, chalumeaux, zanfoña, cornamusa, sordón, oboes de cápsula, dulcema y guimbarda
Eva Godard, corneta, corneta muda y flautas
Jean Gaillard y Sabrina Arunkumar, flautas
Michèle Claude, pandereta, zarb, tamboriles, tambores, castañuelas

1. Joan Ambrosio Dalza (act. c.1508): Piva [Intabulatura di lauto, Libro quarto, 1508]
2. Orlando de Lasso (1532-1594): O belle fusa [Libro il villanelle, Moresche e altre canzoni, 1581]
Giovanni da Nola (1510/20-1592):
3. Tri cechi siamo [Canzoni villanesche, 1545]
4. Madonna voi me fare una camisa [Canzoni villanesche, 1545]
5. Anónimo: Pavana La morte della ragione
6. Johannes de Colonia (act. c.1537): Madonna tu mi fai lo scorruciato [Canzone villanesche alla napoletana, 1537]
7. Giorgio Mainerio (c.1535-1582): Schiarazula Marazula [Il primo libro di balli, 1578]
8. Giovanni da Nola: Cingari siamo [Canzoni villanesche, 1545]
9. Giulio Cesare Barbetta (c.1540-1603): Moresca 4a detta La bergamasca [1585]
10. Giovanni da Nola: Chi la gagliarda [Canzoni villanesche, 1545]
11. Giorgio Mainerio: Gagliarda La lavandara [Il primo libro di balli, 1578]
12. Baldassare Donato (1529?-1603): O quant'amore t'ho portato [Villanesche alla Napoletana, 1545]
13. Joan Ambrosio Dalza: Calata alla spagnola [Intabulatura di lauto, Libro quarto, 1508]
14. Giovanni da Nola: Le fave ch'o chiantate [Canzoni villanesche, 1545]
15. Giovan Tomaso di Maio (c.1490-d.1548): Madonna non e piu lo tiemp'antico [Canzon villanesche alla napolitana, 1545]
16. Giovanni da Nola: Medici nui siamo [Canzoni villanesche, 1545]

17. Joan Ambrosio Dalza: Piva [Intabulatura di lauto, Libro quarto, 1508]
18. Pietro Paolo Borrono da Milano (c.1490/95-d.1563): Saltarello de la preditta [Intabolatura de leuto Casteliono, 1538]
19. Johannes de Colonia: Boccuccia d'uno persico parturo [Canzone villanesche alla napoletana, 1537]
20. Anónimo: La Paduana del rey
21. Giovanni da Nola: Una lampuca ho visto [Canzoni villanesche, 1545]
22. Anónimo: La lavandara gagliarda
----------
ALPHA (Les chants de la terre) 524 (Diverdi) [64'51'']
Grabación: Diciembre de 2004


Conocí a Francisco Orozco a principios de los años 90, cuando participó con el Ensemble Alegría en la Muestra de Música Antigua en la Provincia que organizaba por entonces con apreciable éxito la Diputación de Sevilla. El grupo me sonaba de haberlo visto por algunas tiendas de discos, pero no fue hasta entonces que me hice con algunos de sus trabajos para el sello Pierre Verany, que me parecieron de notable interés, muy especialmente el dedicado a Gautier de Coincy. Pasados unos años, les perdí la pista, pero Orozco empezó pronto a colaborar con Artefactum, por lo que tuve de nuevo contactos con él, esta vez incluso de carácter personal. Aparte de un tipo estupendo, me parece Francisco Orozco un músico culto, muy bien documentado siempre, imaginativo y capaz. Su desenfadada manera de entender las artes del canto y la declamación garantizan el éxito en todas sus actuaciones. Aunque principalmente se le relacione con la música medieval, ha hecho también incursiones en el terreno del Renacimiento, fundamentalmente en la música profana y, sobre todo, en aquella que tiene un contacto más evidente con el universo de lo popular, que es el que recrea en este disco con el conjunto Suonare e Cantare, que lidera junto a Jean Gaillard y Françoise Enock (compañera ya en Alegría). Y es que la música napolitana siempre se alimentó de una fértil fusión entre elementos opuestos (lo popular y lo culto, lo sacro y lo profano, la aristocracia y el pueblo, el palacio y la calle...). Las vilanescas se desarrollaron en el siglo XVI paralelamente a los madrigales, si bien solían estar escritas a 3 voces (por las 5 del madrigal clásico) y su temática aunque podía ser tan variada como la del otro género, noble por excelencia, tenía tendencia a deslizarse hacia lo sardónico, lo burlesco y lo sicalíptico, con abundante recurso al dialecto y al doble sentido. Este CD se centra en una publicación de Giovanni da Nola, las Canzoni villanesche de 1545, aunque recurre también a otros compositores y editores del tiempo (incluido Lasso, cuyas vilanescas han sido grabadas con frecuencia, o Mainerio y su muy célebre Schiarazula Marazula) para completar una mirada luminosa, brillante, teatral, imaginativa en su pretensión de situarse a mitad de camino entre lo culto y lo popular sobre un repertorio que sirve como cabal retrato de la sociedad napolitana de la época.


Johannes de Colonia: Madonna tu mi fai lo scorruciato. [3'58''] Suonare e Cantare

Madonna tu mi fai lo scorruciato
Che t'haggio fatto che griffi la cera?
Anima mia questa n'è via
De contentar 'st'affannato core.

Me par che m'habbi in tutto abbandonato
Che non t'affaci all'hora della sera
Anima mia...

Va, figlia mia, che ci haggio indivinato
Che saccio con chi giochi a covallera
Anima mia...

Donque mio caro ben dolce signora
Habbi pietà d'un chi te solo adora
Anima mia...

[Señora, ¿te has enfadado conmigo?/ ¿qué te he hecho para que te muestres tan hostil?/ Mi amor, esa no es la manera/ de satisfacer a este corazón turbado.// Pienso que me has abandonado por completo/ porque de noche ya no te asomas a tu ventana/ Mi amor...// Vamos, mi niña, que lo he adivinado,/ y ya sé con quién juegas al caballito./ Mi amor...// Por eso, querida mía, mi dulce señora,/ ten piedad de quien solo a ti te adora/ Mi amor...]


miércoles, 23 de julio de 2008

Alianza de religiones

Tallis y Byrd por Stile Antico
HEAVENLY HARMONIES
Stile Antico

Helen Ashby, Kate Ashby, Alison Hill y Kirsty Hopkins, sopranos
Emma Ashby, Eleanor Harries y Carris Jones, altos
Peter Asprey, Andrew Griffiths y Tom Herford, tenores
Will Dawes y John Herford, barítonos
Oliver Hunt, Matthew O'Donovan, bajos


1. Thomas Tallis (c.1505-1585): Third Tune: Why fum'th in fight [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
2. William Byrd (c.1540-1623): Vigilate [Cantiones sacrae I, 1589]
3. Thomas Tallis: Fifth Tune: E'en like the hunted hind [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
4. William Byrd: Ne irascaris Domine [Cantiones sacrae I, 1589]
5. Thomas Tallis: Second Tune: Let God arise [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
6. William Byrd: Exsurge Domine [Cantiones sacrae II, 1591]
7. Thomas Tallis: Sixth Tune: Expend, O Lord [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
8. William Byrd: Infelix ego [Cantiones sacrae II, 1591]
9. Thomas Tallis: Eigth Tune: God grant with grace [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
10. William Byrd: Laetentur coeli [Cantiones sacrae I, 1589]
11. Thomas Tallis: First Tune: Man blest no doubt [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
12. William Byrd: Quis est homo [Cantiones sacrae II, 1591]
13. Thomas Tallis: Veni creator: Come Holy Ghost [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
14. William Byrd: Propios de la Misa para Pentecostés [Gradualia II, 1607]:
I. Introito: Spiritus Domini
II. Ofertorio: Confirma hoc Deus
III. Comunión: Factus est repente

15. Thomas Tallis: Seventh Tune: Why brag'st in malice [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
16. William Byrd: Tribulationes civitatum [Cantiones sacrae I, 1589]
17. Thomas Tallis: Fourth Tune: O come in one to praise the Lord [9 Psalm Tunes for Archbishop Parker's Psalter]
18. William Byrd: Laudibus in sanctis [Cantiones sacrae II, 1591]
----------
HARMONIA MUNDI HMU 807463 [78'51'']
Grabación: Mayo de 2007


Los impulsores de la oscurantista santa alianza de nuestro tiempo gozarán sin duda con un disco como éste (o mejor, gozarían, si la música les interesara). Sencillos, austeros y homofónicos salmos anglicanos conviven aquí en perfecta armonía con exuberantes motetes latinos destinados a la levantisca grey católica de la Inglaterra reformada. Pasados los siglos, perseguidores y perseguidos qué son sino dos caras de la misma (ridícula) moneda (aún en circulación, para nuestra desgracia)... Tallis escribió en los años 60 sus salmos para el salterio del arzobispo Parker en un reconocible y sobrio estilo homofónico, pensado para el canto comunitario. Byrd puso música a textos subversivos relativos a la destrucción de Jerusalén, el exilio babilónico o el Juicio Final, aunque también a otros de carácter penitencial, pues los católicos ingleses pensaban, como tantos otros perseguidos de la historia, que sus sufrimientos eran consecuencia directa de sus pecados, y era por ello que buscaban el perdón divino. Byrd escribió sus motetes en una polifonía que si tenía en cuenta las recomendaciones tridentinas de claridad y orientación a la piedad no renunciaba a la brillantez de la ornamentación ni a los madrigalismos más audaces, que buscaban conmover e instruir al tiempo, manteniendo la cohesión del grupo e incitando a la rebeldía (aunque fuera sólo interior). Stile antico es un grupo formado por cantantes jóvenes crecidos en la más genuina tradición británica, pero que atemperan las características típicas del estilo inglés con interpretaciones que buscan un mayor equilibrio entre tesituras y un más decidido énfasis en los matices textuales de las piezas cantadas.


Byrd: Laudibus in sanctis. [5'34'']. Stile antico

martes, 22 de julio de 2008

Extraviada en Tokyo

La Traviata con Scotto, Carreras y Bruscantini en Tokyo en 1973 (sello VAI)
Giuseppe Verdi (1813-1901): LA TRAVIATA
ópera en cuatro actos con libreto de Francesco Maria Piave, basado en La dama de las camelias, novela de Alexandre Dumas hijo

Renata Scotto, soprano (Violetta)
José Carreras, tenor (Alfredo)
Sesto Bruscantini, barítono (Giorgio Germont)
Anna di Stasio, mezzosoprano (Flora Bervoix)
Franco Lombardi, bajo (Marqués d'Obigny)
Guido Mazzini, barítono (Barón Douphol)
Fernando Jacopucci, tenor (Gastone)
Anna Pedroni, soprano (Annina)
Carlo Meliciani, bajo (Doctor Grenvil)

Orquesta Sinfónica NHK
Coro de Ópera Italiano NHK
Director: Nino Verchi
----------
VAI 4434 (DVD) (LR Music) [129']
Subtítulos en inglés, alemán, español, francés, japonés e italiano.
Grabación: Septiembre de 1973


Interesante documento operístico rescatado por el sello VAI de una serie emitida por la NHK japonesa a principios de los años 70 bajo el título genérico de Lírica Italiana. Se trata aquí de una Traviata que pudo verse en Tokyo en septiembre de 1973 con una Renata Scotto en la plenitud de sus 39 años, un jovencísimo Carreras de 26 y un Sesto Bruscantini que a esas alturas no sólo había dignificado los roles de bajo bufo, sino que había lustrado muchos otros papeles con la franqueza y capacidad comunicativa de su canto. La puesta en escena (de cuya responsabilidad no se da noticia) es tan clásica y tan eficaz teatralmente como cualquiera puede imaginar de aquellos tiempos. La fuerza de la interpretación se concentra en el canto, lo cual entiende a la perfección un maestro como Nino Verchi, que saca de los conjuntos nipones un sonido de impecable cantabilidad italiana y deja a las voces todo el protagonismo. Scotto demuestra que después de Callas no ha habido una Violetta como ella, impecable en las coloraturas del primer acto, dramáticamente conmovedora en el final; Carreras, intactos los agudos, es todo pasión y frescura; Bruscantini deja un “Di Provenza” de una calidez y una naturalidad en la línea de canto apabullantes. La filmación incorpora unos molestos subtítulos japoneses que no pueden eliminarse, aunque su impacto se minimiza con los subtítulos en español que también se ofrecen.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 19 de julio de 2008]

video
Verdi: "Di Provenza" de La Traviata. Sesto Bruscantini. Orquesta NHK. Nino Verchi

video
Verdi: Final de La Traviata. Renata Scotto, José Carreras, Sesto Bruscantini. Orquesta NHK. Nino Verchi

lunes, 21 de julio de 2008

Bretón en la rue del Percebe

La Verbena de la Paloma, según Marina Bollaín
Renace la zarzuela. Lastrado durante décadas por montajes bienintencionados pero de escasa enjundia teatral y musical, el género lírico español llega al siglo XXI en un más que aceptable estado de salud. Las grabaciones de varios títulos en los años 80 y 90 con algunas de las más rutilantes figuras de la ópera española (Domingo, Kraus, Bayo, Álvarez...) anunciaron una reactivación del repertorio que ha conocido su manifestación más esplendorosa en las últimas producciones del madrileño Teatro de la Zarzuela, una vez liberado de sus funciones de Teatro Nacional de Ópera tras la reapertura del Real.

En 2006 disfrutamos en el Maestranza de la espléndida producción que la Zarzuela hizo del que posiblemente es el título más popular de todo el repertorio, el sainete lírico en un acto La Verbena de la Paloma, con música de Tomás Bretón (1850-1923) y libreto de Ricardo de la Vega (1839-1910). Aquella fue una producción imaginativa y cuidada en sus más pequeños detalles, pero respetuosa con el original, muy distinta a la que ahora ofrece el sello Decca en un DVD que recoge la peculiar visión de Marina Bollaín, tal y como pudo verse en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial en julio de 2006, aunque la propuesta, que Bollaín titula Noche de verano en la Verbena de la Paloma, se había realmente estrenado en el Hebbe-Theater de Berlín en 2002.

Don Hilarión (David Rubiera) con sus patitos de goma
Es posible que el espectáculo no guste a los puristas, pues, aunque respeta íntegra la partitura de Bretón, Bollaín se toma notables libertades con los personajes, los diálogos y hasta la trama. La acción se desarrolla en una estructura metálica que simula una casa de vecinos dividida en diferentes pisos y habitáculos, inspirada sin duda en las viñetas de 13 Rue del Percebe del TBO. En la misma casa tienen su botica don Hilarión, la señá Rita su taberna y la tía Antonia (que aquí es tío), una peluquería. Julián es repartidor de butano y don Hilarión ya no es el simpático vejete con voz de tenor cómico de siempre, sino un joven y apuesto donjuán de guardarropía, más pueril e inocente que verdaderamente fatuo.

Aparte algunos cambios en los diálogos, Bollaín mete de rondón al final del segundo cuadro una melancólica canción gallega de temática amorosa, adjudica la copla al personaje de Casta y en el tercer y último cuadro, sin música en el original, introduce una filmación con diferentes escenas grabadas en las propias fiestas madrileñas, para terminar montando una auténtica verbena, en la que un personaje creado para la ocasión (Severiana) canta, acompañado por una banda de salsa, una rumba y otros temas populares (entre ellos, las Dos gardenias de Machín) en un ambiente que ha perdido por completo la gracia del tipismo madrileño tal y como se codificó en este y otros títulos del género y que, con la excusa de la actualización, se desliza hacia un chabacano barriobajerismo de desarraigado lumpen de arrabal, en el que dudo mucho que se sientan representados los vecinos de Lavapiés.

Musicalmente, Miguel Roa, al frente del Coro y la Orquesta de la Comunidad de Madrid, muestra su absoluta afinidad con el género, ofreciendo una visión chispeante, brillante y rica en matices. Entre las voces, destaca el estupendo Julián de José Antonio López y el don Hilarión de David Rubiera (si uno se acostumbra al cambio de imagen del personaje). Marina Pardo vibra más de la cuenta en su señá Rita, María José Suárez sale bien librada de la copla y Amparo Navarro cumple de sobra como Susana.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 19 de julio de 2008]

La Verbena de la Paloma de Roa/Bollaín en Decca
Tomás Bretón (1850-1923): [Noche de verano en] LA VERBENA DE LA PALOMA
sainete lírico en un acto con libreto de Ricardo de la Vega.

José Antonio López, barítono (Julián)
Amparo Navarro, soprano (Susana)
María José Suárez, mezzosoprano (Casta)
David Rubiera, tenor (Don Hilarión)
Emilio Sánchez, tenor (Don Sebastián)
Marina Pardo, mezzosoprano (Señá Rita)
Federico Gallar, barítono (Tío Antonio)
Nuria Castejón (una bailaora)
Cristina Luar, cantante (Severiana)
Felipe García-Vao, tenor (el tabernero)
Anabel Aldalur, mezzosoprano (una vecina)
Fernando Cobo, tenor (Primer Joven / Primer Guardia)
Ángel Saiz, tenor (Segundo Joven / Segundo Guardia)

Manuel Coves, pianista
Orquesta Graffiti

Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid
Director: Miguel Roa

Adaptación y directora de escena: Marina Bollaín
[Edición crítica: Ramón Barce (ICCMU)]
Escenografía y decorados: Natascha von Steiger, Marie Greffrath y Josune Lasa
Vestuario: Josune Lasa
Iluminación: Olga García (A. A. I.)
Una producción de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid

Imágenes de vídeo (extraídas de la Verbena de la Paloma en agosto de 2001): Franziska Seeberg y Marina Bollaín

Productor del vídeo: Juan Andreu Baixauli
----------
DECCA 074 3262 (DVD) (Universal) [75' + documental con entrevistas a Roa y Bollaín de 12']
Subtítulos en inglés, francés, alemán y castellano (documental sólo subtitulado en inglés)
Grabación: Teatro de San Lorenzo de El Escorial, en vivo, en el verano de 2006.


video
Bretón: "¿Dónde vas con mantón de Manila?" (habanera concertante) de La Verbena de la Paloma. José Antonio López, Amparo Navarro. Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Miguel Roa.