martes, 29 de julio de 2008

Christoph vuelve a Schubert

Winterreise por Prégardien y Pentaèdre
Franz Schubert (1797-1828): WINTERREISE
ciclo de 24 lieder sobre poemas de Wilhelm Müller

Christoph Prégardien, tenor
Joseph Petric, acordeón
Pentaèdre

Danièle Bourget, piccolo, flauta y flauta en sol
Martin Carpentier, clarinete y clarinete bajo (y voz en 17)
Normand Forget, oboe d'amore (y voz en 17)
Louis-Philippe Marsolais, trompa y trompa barroca (y voz en 17)
Mathieu Lussier, fagot (y voz en 17)


1. Gute Nacht [Buenas noches]
2. Die Wetterfahne [La veleta]
3. Gefror'ne Tränen [Lágrimas heladas]
4. Erstarrung [Entumecimiento]
5. Der Lindenbaum [El tilo]
6. Die Post [El correo]
7. Wasserflut [Torrente]
8. Auf dem Flusse [En el arroyo]
9. Rückblick [Mirada atrás]
10. Der greise Kopf [La cabeza cana]
11. Die Krähe [La corneja]
12. Letzte Hoffnung [Última esperanza]
13. Im Dorfe [En el pueblo]
14. Der stürmische Morgen [Mañana tormentosa]
15. Täuschung [Engaño]
16. Der Wegweiser [El poste indicador]
17. Das Wirtshaus [La posada]
18. Irrlicht [Fuego fatuo]
19. Rast [Descanso]
20. Die Nebensonnen [Los soles fantasmas]
21. Frühlingstraum [Sueño de primavera]
22. Einsamkeit [Soledad]
23. Mut! [¡Valor!]
24. Der Leiermann [El tañedor de zanfoña]
----------
ATMA CLASSIQUE ACD2 2546 (Gaudisc) [69'32'']
Grabación: Septiembre de 2007


El tenor Christoph Prégardien ha grabado la versión original del Viaje de invierno de Schubert (con Staier, en Teldec), la excepcional reinterpretación de la obra a cargo de Hans Zender (con el Klangforum Wien y Cambreling, en Kairos) y ahora esta singular visión firmada por Normand Forget en 2005 y que se basa en un acompañamiento a base de acordeón, flauta, clarinete, oboe d’amore, trompa y fagot. Schubert sobrevive al arreglo y Prégardien, acompañado por el conjunto Pentaèdre, lo canta con el desgarrado lirismo que mejor le conviene.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]


Schubert: "Der Leiermann" de Winterreise. [3'31''] Christoph Prégardien. Pentaèdre

Drüben hinterm Dorfe
Steht ein Leiermann
Und mit starren Fingern
Dreht er, was er kann.

Barfuß auf dem Eise
Wankt er hin und her
Und sein kleiner Teller
Bleibt ihm immer leer.

Keiner mag ihn hören,
Keiner sieht ihn an,
Und die Hunde knurren
Um den alten Mann.

Und er läßt es gehen
Alles, wie es will,
Dreht und seine Leier
Steht ihm nimmer still.

Wunderlicher Alter,
Soll ich mit dir geh'n?
Willst zu meinen Liedern
Deine Leier dreh'n?

[En las afueras del pueblo/ hay un tañedor de zanfoña,/ que con dedos entumecidos/ toca lo mejor que puede.// Con pies desnudos sobre la nieve/ va dando tumbos de acá para allá/ y su platillo/ está siempre vacío.// Nadie se acerca a escucharlo,/ nadie lo mira/ y los perros gruñen/ alrededor del viejo.// Pero a él le da igual/ ni se inmuta,/ sigue tocando su zanfoña/ que nunca calla.// Extraño viejo,/ ¿debo ir contigo?/ ¿Girarías la rueda de tu zanfoña/ para mis canciones?]

P.S. El Winterreise de Schubert se ha arreglado de innumerables formas para su interpretación. En 1993, Hans Zender consiguió con Schuberts Winterreise - eine komponierte Interpretation (Viaje de invierno de Schubert – una interpretación compuesta) el milagro de integrar la obra original en un contexto de música actual sin forzar para nada a Schubert, pero enfatizando incluso el sentido expresivo de cada lied; en mi opinión una de las grandes obras musicales de los últimos 20 años. Las otras versiones que he escuchado se limitan a orquestar con mayor o menor acierto el piano original según diferentes combinaciones tímbricas. Para su quinteto de viento, Normand Forget preparó este arreglo, eficaz y curioso, con un acordeón como centro y algunos toques singulares, como el empleo de esa trompa natural en Die Post, que recuerda por supuesto al Postillón mozartiano. Forget ordena las canciones según el poemario de Wilhelm Müller, lo que aporta un sentido algo diferente al conjunto (se puede comparar este orden con el que dio Schubert a los poemas por ejemplo aquí). Finalmente, sigo prefiriendo titular la última canción como El tañedor de zanfoña en lugar del habitual El organillero, que se sigue copiando de traducción a traducción y despista mucho más que ayuda al oyente poco familiarizado con el entorno cultural de Schubert/Müller. El término 'Leier' designa en castellano a la 'lira', pero también a la 'viola de rueda', que no es otra cosa que la popular zanfoña. Es evidente que el viejo no toca un organillo, pero tampoco una lira, sino uno de los instrumentos característicos de los mendigos europeos desde la Edad Media, esto es la zanfoña, convertida en este contexto en auténtico topos de la lírica y la pintura centroeuropeas. Prefiero también El tañedor de zanfoña a El zanfoñista, pues el sustantivo puede tener una base etimológica aceptable, pero no se usa y, en consecuencia, la Academia no lo recoge en su Diccionario.