jueves, 31 de julio de 2008

Maite barroca desde Berlín

Dolce mio ben,  Maite Beaumont
DOLCE MIO BEN
Maite Beaumont, mezzosoprano
Lauten Compagney
Director: Wolfgang Katschner

Birgit Schnurpfeil y Anne von Hoff, violines
Ulrike Paetz, viola
Ulrike Becker, violonchelo
Annette Rheinfurth, contrabajo
Mark Nordstrand, clave
Hans-Werner Apel, guitarra y tiorba


Francesco Gasparini (1661-1727):
1. "Dolce mio ben" de Flavio Anicio Olibrio
2. "Cor nemico, amante core" de Anfitrione
3. "Sparger no vò più lagrime" de L'amor generoso

4. Francesco Bartolomeo Conti (1681-1732): Clori sei tutta bella

Nicola Matteis el Joven (c.1670-1749):
5. Aria
6. La dia Spagnola
7. Chaconne en la mayor

8. Signore Maggini: Da che vide il duo sembiante

Luigi Mancia (c.1665-1708):
9. Sinfonia
10. Solo
11. Allegro

12. Ruggiero Fedeli (1655-1722): Lascamenti al mio duolo speranze adultrici

13. Nicola Matteis el Joven: Chaconne en sol menor

14. Domenico Natale Sarri (1679-1744): Barbara Gelosia
----------
BERLIN Classcis 0017702BC (Gaudisc) [66'51'']
Grabación: Abril de 2004


La mezzo navarra Maite Beaumont acumula más éxitos en países centroeuropeos que en España, aunque su bello timbre, su cálida expresividad y su facilidad para la coloratura, tan afines al mundo barroco, los derroche en discos como éste que registró para Berlin Classics en 2004 y ahora trae a España Gaudisc. Un recorrido por arias y cantatas de compositores poco conocidos (Gasparini, Conti, Sarri) o completamente desconocidos (Magini, Fedeli) es lo que aquí se ofrece, con el acompañamiento de un conjunto de sonido agreste e incisivo.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 26 de julio de 2008]


Sarri: "Son disprezzato da un core ingrato", aria de la cantata Barbara Gelosia. [4'03''] Maite Beaumont. Lauten Compagney. Wolfgang Katschner

Son disprezzato
da un core ingrato,
e perché a sdegno
quel cor non prendo,
d'ira m'accendo
contro di me.

Vuole il destino
per mio dispetto,
che serbi affetto
quest'alma amante
a un'inconstante
priva di fé.

P.S. Aparte de para tener el que creo es mi primer documento fonográfico de Maite Beaumont, mucho menos promocionada en España de lo que sin duda merece, este disco me ha permitido descubrir que Nicola Matteis tuvo un hijo que también fue músico (aunque sus obras me parecen menos atrevidas e interesantes que las de su padre) y para conocer a otros tres compositores por completo nuevos para mí (Maggini, Mancia, Fedeli; del primero de ellos al parecer no se sabe nada más que su nombre perdido en un manuscrito con esa cantata). Como he hecho en otras ocasiones para discos con contenido similar a éste, he puesto las piezas instrumentales en cursivas para distinguirlas de las piezas vocales, que son todas cantatas, salvo las arias de Gasparini, que proceden de las óperas que señalo. El disco vale de verdad la pena, tanto por escuchar a Maite como por conocer obras de músicos casi desconocidos, y ello a pesar de que las cuerdas del grupo de Katschner suenan un tanto desabridas.

4 comentarios:

rafa dijo...

Ya se que no corresponde a esta entrada, pero hoy se emite el último programa de Clásicos Populares y me gustaría que, en sitios como este, no se pasase por alto el acontecimiento. Aquí en España hemos sido muchos los que hemos descubierto la música clásica gracias a este programa. Ha sido como una cuña que, gracias a su formato divertido e informal, metía un poquito de música en la vida diaria de un montón de oyentes que, de otra manera, probablemente nunca se habrían acercado a este tipo de música. Yo mismo, que ahora tengo 41 años, empecé a escuchar música clásica porque mi madre tenía puesta Radio Nacional durante todo el día y durante un tiempo coincidió que a la vuelta del colegio sonaba Clásicos Populares. Las anécdotas tan divertidas que contaban sobre los compositores y los fragmentos de música tan escogidos y selectos que emitían, me cautivaron. Hasta ahora. Y creo que como yo hay muchísima gente más en este país. Estoy convencido de que este programa ha hecho una labor en la difusión de la cultura musical en España que no tiene parangón con nada ni con nadie (en relación con la inversión en medios y personal). Por aquí pasaron varios gobiernos, muchos ministros de cultura, muchísimos directores de RNE... pero nadie cuestionó la labor de Clásicos Populares, que se ha mantenido en la parrilla de programación durante... 32 años!. Hasta que se planteó este lamentable Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prejubila a un montón de grandes profesionales de la radio y la televisión públicas, y entre ellos, a Fernando Argenta (54 años), director de Clásicos Populares. Los prejubilan además con casi la totalidad del sueldo, lo que resulta especialmente indignante ya que utilizan nuestro dinero para hacerles una oferta que casi no pueden rechazar y conseguir así que dejen de ofrecernos el servicio que nos ofrecían. El ERE me parece un auténtico atentado cultural contra este país y el Ministro de Cultura, como mínimo, debería responder por ello. Creo que los que queremos a la música deberíamos denunciar estas cosas en los medios y con los recursos que tengamos a mano. Mientras, a los que crecimos con Clásicos Populares no nos queda más que lamentarnos, despedirnos y agradecerles la labor a los que lo hicieron posible.

Pablo J. Vayón dijo...

Pues bien dicho ha quedado por tu parte. A mí sólo me queda añadir que, pese a mi confianza en un hombre al que admiro sinceramente como Fernando Palacios, me temo que la mejor Radio 2 (o Radio Clásica, como tristemente pasó a llamarse hace unos años, marcando el camino al matadero) es cosa del pasado, y habrá que ir acostumbrándose...

Papagena dijo...

Hola! Enhorabuena por tu blog, acabo de descubrirlo y es muy interesante :-)

Me encanta Maite Beaumont! La escuché en La Clemenza del real y me gustó mucho, desde entonces pienso seguirle la pista.

Pablo J. Vayón dijo...

Muchas gracias. A mí también me gusta mucho el tuyo, de ahí el enlace (y eso a pesar de que no soporté nunca ni al coche fantástico ni a su propietario, pero bueno... :-) )

Yo no la he visto nunca cantar en directo. Mis únicas referencias eran por radio, algún disco en el que participaba y cortes escuchados por la red. Este era mi primer disco completo y me parece una cantante estupenda, a la que espero que se la puede escuchar más en España en el futuro.