martes, 26 de mayo de 2009

A Venecia en flauta

Música instrumental italiana del Seicento por Maurice Steger y amigos
VENEZIA 1625

Maurice Steger, flauta dulce
Hille Perl, viola da gamba
Lee Santana, chitarrone
Naoki Kitaya, órgano y clave
Sergio Ciomei, clave y órgano
Thomas Boysen, tiorba y guitarra barroca
Mauro Valli, violonchelo
Margret Köll, arpa barroca
Thor-Harald Johnsen, guitarra barroca
Sabrina Frey, flauta dulce
Eva Borhi, violín
Christian Beuse, dulcian
Stefan temmingh, flauta dulce
Peter Barczi, violín

1. Giovanni Battista Fontana (1571?-1630): Sonata II a Violino solo
[Sonate a 1, 2, 3...; Venecia, 1641]

Marco Uccellini (1603-1680)
2. Symphonia XX La Virmingarda
[Sinfonie boscarecie a violino solo e basso... Op.8; Venecia, 1660; Amberes, 1669]
3. Sonata XXVI sopra la Proserpina a 3. Doi Violini e Basso
[Sonate, correnti et arie... Op.4; Venecia, 1645]
4. Aria sopra la Bergamasca a 2 canti
[Sonate, arie, et correnti... Op.3; Venecia, 1642]


5. Giovanni Battista Fontana: Sonata III a Violino solo
[Sonate a 1, 2, 3...; Venecia, 1641]
6. Bernardo Storace (siglo XVII): Improvisación sobre la Ciaccona (Intavolatura per cimbalo)
[Selva di varie compositioni d'intavolatura per cimbalo ed organo; Venecia, 1664]

7. Tarquinio Merula (1590/95-1665): Chiaccona Canzone a 2 Violini, e a 3 col Violone
[Canzone overo sonate concertate... Op.12; Venecia, 1637]

8. Giovanni Battista Fontana: Sonata IV a Violino solo
[Sonate a 1, 2, 3...; Venecia, 1641]
9. Marco Uccellini: Symphonia XIV La Foschina
[Sinfonie boscarecie a violino solo e basso... Op.8; Venecia, 1660; Amberes, 1669]

10. Salomone Rossi (c-1570-c.1630): Sinfonia IX in eco a tre voci
[Il primo libro delle sinfonie et gagliarde...; Venecia, 1607]
11. Dario Castello (fl.1600-1630): Sonata II a Sopran solo
[Sonate concertate in stil moderno... Libro secondo; Venecia, 1629]
12. Marco Uccellini: Symphonia XVII La Stucharda
[Sinfonie boscarecie a violino solo e basso... Op.8; Venecia, 1660; Amberes, 1669]

Tarquinio Merula
13. Canzon XVII La Monteverde a 2. Violino e Violone
[Canzoni da suonare a doi & a tre (libro quarto) Op.17; Venecia, 1651]
14. Canzon La Pighetta a 2. Violino e Violone
[Canzone overo sonate concertate... Op.12; Venecia, 1637]

15. Alessandro Piccinini (1566-1638): Toccata 2 (Intavolatura di chitarrone)
[Intavolatura di liuto et di chitarrone, libro primo; Bolonia, 1623]
16. Giovanni Battista Fontana: Sonata 6 a Violino solo
[Sonate a 1, 2, 3...; Venecia, 1641]
17. Tarquinio Merula: Canzon La Strada a 3. Doi Violini e Violone
[Canzone overo sonate concertate... Op.12; Venecia, 1637]
18. Marco Uccellini: Sonata II detta La Luciminia contenta a violino solo
[Sonate, correnti et arie... Op.4; Venecia, 1645]
----------
HARMONIA MUNDI HMC 902024 [67'30'']
Grabación: Abril de 2008

El despertar de la música para conjunto instrumental se produce en el norte de Italia en los albores del siglo XVII. Las primeras obras tratan de imitar los modelos de la música vocal, lo que determina la búsqueda de efectos ornamentales semejantes a los de la voz. Las formas aún no están definidas y, aunque a medida que avance el siglo, el violín se irá imponiendo de forma incontestable para las partes superiores, en un primer momento la instrumentación suele dejarse abierta: la corneta tuvo gran predicamento en las primeras décadas del siglo, pero sin duda también serían habituales las flautas dulces o instrumentos de sonoridad grave, como el dulcian (un fagot primitivo; no empleo el nombre español de 'dulzaina' porque entre nosotros su uso se destina a otro instrumento, derivado de la chirimía y, por tanto, de la familia del oboe, que se conserva hoy en el registro folclórico de diversas regiones de España).

Maurice Steger había dejado ya en Harmonia Mundi dos discos dedicados al período tardobarroco, por lo que con este CD da un brusco golpe de timón y, acompañado por un amplio conjunto, se pasea por piezas de algunos de los grandes maestros italianos de la primera mitad del Seicento, algunos de los cuales (Uccellini, Castello) son considerados los grandes iniciadores de la escuela violinística italiana. Al margen de la pieza para clave de Storace y la laudística de Piccinini (única no publicada en Venecia), todo el programa se basa en sonatas y piezas afines (canzonas o sinfonías) que Steger toca con sus flautas dulces en diversas asociaciones con otros instrumentos. Cuando esta música se escucha en los arcos de los mejores violinistas barrocos de nuestros días (pienso por ejemplo en los acercamientos de Enrico Onofri, Elizabeth Blumenstock, Andrew Manze, Monica Huggett o Fabio Biondi), se hace difícil aceptar las interpretaciones en un instrumento como la flauta dulce, por más que Steger se muestre como un auténtico virtuoso y la variedad de timbres y atmósferas que obtiene merced a su amplio y competente equipo haga la escucha del disco muy entretenida. A mí me falta un punto de chispa, la ensoñación y los afectos del violín...


Uccellini: Sonata XXVI sopra la Proserpina. [4'13''] Maurice Steger y conjunto

6 comentarios:

Alberto Sosa dijo...

SirPa, se te olvida la violinista que hace carne de su instrumento: Hélène Schmitt. Puede que la omisión haya sido debida a que aún no ha presentado en disco ninguna obra (que yo recuerde) de los grandes italianos del violín del XVII.

Saludos

Pablo J. Vayón dijo...

Se debe a eso, obviamente. Pero pienso lo que esa mujer podría hacer con un Uccellini o un Marini y se me erizan hasta las pestañas...

Mario Guada Gutiérrez dijo...

Hola:

No puedo éstar más de acuerdo con esa afirmación.
Por muy bien que lo haga Steger -que lo hace-, las flautas de pico en raras ocasiones pueden emocionar como lo hace un instrumento de cuerda -en este caso un violín barroco-.

En cuanto a lo de Schmitt, no me extraña vuestro parecer, pues después de disfrutar de lo que es capaz de hacer con los Bach, Carbonelli, Schmelzer, Albertini y Matteis -su última grabación-, caben esperar mil y una maravillas más de esta reina del violín barroco.

Un mvsical saludo.

P.D. Tiene un Ucellini, grabado en 1999 para Christophorus, que no sé que tal estará...

Pablo J. Vayón dijo...

Muchas gracias, Mario, por esa nueva pista. Desconocía la existencia de ese disco (por la fecha, supongo que el debut de la violinista en la discografía), un disco que no me pierdo por nada del mundo...

Alberto Sosa dijo...

SirPa, si le encuentras la pista, proclámalo a los 4 vientos.

Hélène nacio con el violín injertado en su propio cuerpo.

Saludetes

Pablo J. Vayón dijo...

De momento, en Diverdi no lo tienen...