miércoles, 27 de mayo de 2009

Boccherini en Arenas de San Pedro

Sonatas para violonchelo de Boccherini por La Ritirata Luigi Boccherini (1743-1805): SONATAS
La Ritirata
Director: Josetxu Obregón

Josetxu Obregón, violonchelo

Enrike Solinís, guitarra barroca, guitarra clásico-romántica y archilaúd
Daniel Zapico, tiorba
María Sánchez, violonchelo


1. Sonata para violonchelo y bajo G.5 en sol mayor

2. Sonata
para violonchelo y bajo G.3 en do mayor
3. Sonata
para violonchelo y bajo G.6 en do mayor
4. Sonata
para violonchelo y bajo G.4 en la mayor

5. Bonus track
----------
VERSO VRS 2065 (Diverdi) [50'48'']
Grabación: Agosto de 2008


En la localidad abulense de Arenas de San Pedro pasó Boccherini casi 10 años de su vida (1776/77-1785) acompañando al infante Luis de Borbón, en el exilio a causa de su matrimonio morganático. Y hasta al Palacio de la Mosquera de Arenas de San Pedro, que mandó construir el infante, hermano de Carlos III, se fueron el verano pasado los jóvenes componentes de La Ritirata para registrar estas bellas cuatro sonatas de Boccherini para el violonchelo, el instrumento del músico.

Aunque Boccherini debió de componer entre 30 y 40 obras para el violonchelo acompañado por bajo, sólo seis fueron publicadas en su vida, lo que ha hecho que haya dudas sobre algunas atribuciones. Josetxu Obregón ha escogido tres de las publicadas (nos. 4, 5 y 6 del catálogo de Yves Gérard) y ha añadido la G.3, sobre la que al parecer no hay dudas de autenticidad. Estas cuatro obras han podido ser datadas entre 1763 y 1773 y cronológicamente siguen la secuencia por la que han sido ordenadas en el CD: sólo la G.4 nació en España. Se trata de piezas en tres movimientos constrastantes y estructuras variadas: G.5 y G.4 se abren por el tiempo lento; G.5 y G.3, las más antiguas, se cierran además con un galante minueto; G.6 es la más ampliamente desarrollada e incluye un Largo central muy expresivo. En cualquier caso, las obras son muy exigentes en el terreno virtuosístico, con tesituras amplísimas y multitud de pasajes en el extremo agudo del instrumento.

Discípulo de Anner Bijlsma, Josetxu Obregón (Bilbao, 1979) es uno de los más destacados violonchelistas españoles de las jóvenes generaciones. De desempeño versátil, pues se mueve con igual aplomo en el terreno barroco que en la música del Romanticismo o posterior, Obregón, armado con un Sebastian Klotz de 1740, violonchelo de sonido bastante oscuro, que se afila de forma casi inverosímil pero sin perder mordiente en los agudos, resuelve todas las dificultades que le presentan las obras con elegancia, vigor y buen gusto. La apuesta por un continuo sin teclado resulta eficaz: el apoyo armónico del segundo violonchelo (que se elimina en G.3) y la tiorba y los toques muy refinados y gráciles de las guitarras (una de seis cuerdas en la más moderna de las obras) sirven de forma admirable a una música alejada por supuesto de las honduras y las brumas románticas y que por eso no ha sido demasiado atendida hasta fecha reciente, pero que a mí me parece muy hermosa. Como fin de fiesta, y anunciado en el CD como bonus track, la célebre Ritirata nocturna de Madrid, un homenaje que se hace el grupo a sí mismo.


Boccherini: Sonata para violonchelo y bajo en la mayor G.4 (Adagio - Allegro - Affettuoso) [11'15''] Josetxu Obregón. La Ritirata