sábado, 23 de mayo de 2009

Haydn entre Viena y Londres

Sonatas finales para piano de Haydn por Alain Planès en Harmonia Mundi
Franz Joseph Haydn (1732-1809): PIANO SONATAS
Vol.2: The Late Sonatas

Alain Planès, piano

1. Sonata para piano nº58 en do mayor Hob.XVI:48
2. Sonata para piano nº59 en mi bemol mayor Hob.XVI:49
3. Sonata para piano nº60 en do mayor Hob.XVI:50
4. Sonata para piano nº62 en mi bemol mayor Hob.XVI:52
----------
HARMONIA MUNDI HMX 2961994 [73'27'']
Grabación: Octubre de 2007


El número 2 de volumen que se adjudica a este disco se enmarca dentro de la Edición Haydn que publica Harmonia Mundi, y teniendo en cuenta que los tres trabajos anteriores que Alain Planès dedicó al compositor se han recopilado y reeditado en un único álbum como volumen 1 de la serie. Hecha esta aclaración, cabe comentar, aun someramente el programa: dos sonatas escritas en Viena a finales de los años 80 y otras dos escritas en Londres en 1794-95. Compuesta en 1789 (¡el año de la revolución!), la Sonata nº58 fue encargo del famoso editor de Leipzig Breitkopf & Härtel. Se trata de una obra en solo dos movimientos, en los que se aprecia de nuevo el característico monotematismo de Haydn, pues los dos temas del Andante con espressione inicial derivan en realidad del mismo motivo: el compositor elude además la forma sonata clásica mediante el uso de las dobles variaciones (las segundas en modo menor). En el segundo movimiento Haydn recurre a una de sus formas favoritas: el rondó sonata, planteando un discurso chisposo y de amplio desarrollo. Datada en junio de 1790, la Sonata nº59 es extraordinaria, en especial por su segundo tiempo, un Adagio e cantabile que anuncia ya sin ambages el universo romántico. En el primer movimiento hay de nuevo una forma sonata con dos temas estrechamente emparentados. El tiempo central es de carácter tripartito, con la sección intermedia en modo menor, y una hondura melancólica muy acentuada. El final está marcado como Tempo di minuet, aunque en realidad Haydn elude las tres partes tradicionales y lo configura como un auténtico rondó.

La Sonata nº60 permaneció inédita (salvo su Adagio) hasta 1918. La obra fue escrita en Londres para la gran virtuosa Therese Jansen-Bartolozzi, una alumna de Clementi. Lo más destacado de la pieza es su primer movimiento, una vez más una mezcla de forma sonata monotemática (pues el segundo tema es en realidad una derivación del primero) y de variaciones, con un fino trabajo contrapuntístico y secciones de amplio desarrollo. El Adagio tiene forma sonata y es una página muy lírica, mientras que el final es un auténtico Scherzo (para Robbins-Landon el primer Scherzo auténtico de Haydn), que parece adelantar a Beethoven e incluye unas notas agudas que habían incorporado ya los pianos londinenses, pero no tenían aún los continentales. La Sonata nº62, destinada igualmente a Jansen-Bartolozzi, es muy posiblemente la más conocida de Haydn, también la más ampliamente desarrollada y la de más densas texturas. El Allegro inicial es por una vez una sonata con dos temas claramente contrastados y un desarrollo de modulaciones audaces. El Adagio, muy expresivo, está escrito en la remotísima tonalidad de mi mayor (se pasa de los tres bemoles de la tonalidad principal a los cuatro sostenidos), una de las tonalidades sorprendentes a las que modulaba el segundo tema en el primer tiempo, y se trata de un movimiento de carácter tripartito, con la sección central en mi menor y la repetición de la primera ligeramente variada. La pieza termina con un rondó sonata bienhumorado y de notables exigencias virtuosísticas.

Con un instrumento moderno, las interpretaciones de Alain Planès me parecen robustas, sólidas, de sonoridades amplias y bien contrastadas, técnicamente irreprochables, pero algo rígidas rítmicamente, sin demasiada fantasía en el fraseo ni en la ornamentación.


Haydn: "Adagio e cantabile" de la Sonata nº59. [8'57''] Alain Planès