lunes, 23 de junio de 2008

El triunfo de Haendel

Alessandro De Marchi
En 1678 el Teatro del Mercado de las Ocas abría sus puertas en Hamburgo. Se trataba de un local público, un poco a la manera del San Cassiano de Venecia, primero en su género, que venía funcionando desde 1637. El entusiasmo por la ópera se desata entonces en la ciudad hanseática, imponiéndose pronto un tipo de espectáculo que se componía de una mezcla de virtuosismo vocal italiano, estructura dramática francesa y elementos cómicos y populares germanos. Hasta allí se desplazó Haendel en 1703 en busca de fortuna, y allí, trabajando como compositor y como clavecinista, iba a iniciar su brillante carrera como autor dramático.

En 1706 Ferdinando de Médicis, príncipe heredero del Gran Ducado de Florencia, conoció al compositor y lo invitó a su corte, una invitación que Haendel iba a aprovechar hasta el límite, recorriendo la península italiana en un viaje de casi cuatro años que le procuró no sólo dinero y extraordinaria fama, sino un profundo conocimiento del estilo italiano, que iba a llevarse consigo a Inglaterra, donde lo elevaría al culmen de sus posibilidades estéticas.

De la primera etapa de su viaje no se sabe gran cosa, pero a principios de 1707 el compositor está ya en Roma, donde queda bajo el mecenazgo del marqués Ruspoli y entra enseguida en contacto con el cardenal Benedetto Pamphili, un protector de las artes que mantenía una de las orquestas más grandes y prestigiosas de la capital pontificia, que contaba como concertino nada menos que con Arcangelo Corelli, por entonces en la cima de su gloria. Es Pamphili quien le encarga a Haendel su primer oratorio, Il trionfo del Tempo e del Disinganno, con libreto del propio cardenal, una alegoría moral sobre la fugacidad de la belleza y los placeres mundanos en la que disputan cuatro personajes (Belleza, Placer, Desengaño y Tiempo).

Haendel por John Hudson (1749)
No se ha conservado el autógrafo pero sí la partitura de su estreno, que debió de tener lugar a finales de la primavera de 1707, posiblemente en el palacio de Pamphili. A esta ocasión pertenece la famosa anécdota transmitida por John Mainwaring, primer biógrafo de Haendel, según la cual, el compositor alemán, impaciente en los ensayos por los problemas que Corelli tenía con la obertura (escrita a la francesa), le habría arrebatado el violín de la mano para tocarla él mismo, a lo que el italiano respondería reconociendo su falta de comprensión del estilo francés. Verdadera o no la anécdota, lo cierto es que la obra se abre con una sinfonía tripartita a la italiana y se estructura en los dos actos de rigor. La orquestación es sencilla, cuerda, dos oboes y continuo, con el añadido de dos flautas para un par de arias y de un órgano que tiene un hermoso pasaje obligado. La obra, plena de fácil invención, rico melodismo, exuberante luminosidad y notable virtuosismo, sería muy apreciada por Haendel que la rehízo dos veces al final de su vida, en 1737 como Il trionfo del Tempo e della Verità y en 1757, en inglés, como The Triumph of Time and Truth.

La nueva grabación de Alessandro De Marchi resulta de extraordinario refinamiento y notable teatralidad. Maravillosa Roberta Invernizzi en el rol de la Belleza y soberbio el contratenor Martín Oro como Desengaño. A buen nivel también Kate Aldrich (Placer) y Jörg Dürmüller (Tiempo). En unos días, Marc Minkowski ofrecerá este mismo oratorio en la 57 edición del Festival de Granada.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 21 de junio de 2008]

Il trionfo del Tempo e del Disinganno por De Marchi
Georg Friedrich Haendel (1685-1759): IL TRIONFO DEL TEMPO E DEL DISINGANNO
Oratorio en dos partes, con libreto de Benedetto Pamphili (Roma, 1707)

Roberta Invernizzi, soprano (Bellezza)
Kate Aldrich, mezzosoprano (Piacere)
Martín Oro, contratenor (Disinganno)
Jörg Dürmüller, tenor (Tempo)
Academia Montis Regalis
Director: Alessandro De Marchi
----------
2 CD HYPERION CDA67681/2 (Harmonia Mundi) [68'07'' - 69'19'']
Grabación: Junio de 2007



Haendel: "Tu del Ciel ministro eletto", aria de la Belleza que cierra Il Trionfo del Tempo e Del Disinganno de Haendel. [4'58''] Roberta Invernizzi, soprano. Academia Montis Regalis. Alessandro De Marchi.

Tu del Ciel ministro eletto
non vedrai più nel mio petto
voglia infida, o vano ardor.
E se vissi ingrata a Dio
tu custode del cor mio
a lui porta il nuovo cor.

6 comentarios:

VOMITO dijo...

Por favor podrías subir mas arias interpretadas por la maravillosa Roberta Invernizzi a goear? espero que mi pedido no sea demasiado atrevimiento, es que aqui en el país donde vivo estos cds son imposibles de conseguir, solo puedo esperar que la gente los suba a youtube o paginas similares, desde ya muchisimas gracias.

saludos

Pablo J. Vayón dijo...

Amigo vomito, no se preocupe, no es mucho atrevimiento, y créame que lo entiendo. El problema es que estas grabaciones tienen derechos, y yo me he comprometido con prácticamente todas las distribuidoras españolas a no colgar en el blog más de un número (como máximo) por álbum, y con las que no me he comprometido, la limitación legal y el fair use me recomiendan no pasar de ahí. Por supuesto que en discos sucesivos en los que participe Roberta Invernizzi es muy posible que pueda volver a poner un fragmento suyo, pero no puedo prometerle nada más. Desconozco desde dónde escribe exactamente (Sudamérica, supongo), pero si tiene acceso a esta página vía Internet no tendrá problemas en encontrar tiendas en la propia América que sirvan discos a su país. Suerte.

Nikolai dijo...

Publica un pensiero nemico di pace por la Invernizzi por favor!!

Marta Adelia Castro dijo...

Pero que maravilla la voz de esta señora! he comprado este cede ayer y estoy encantada, hechizada con la voz de Roberta Invernizzi, su interpretación como la belleza es asombrosa por el dominio tecnico y expresivo que muestra a lo largo y ancho de la obra. El resto de los cantantes los he encontrado bastante por debajo del nivel de la señora Invernizzi.

Pablo J. Vayón dijo...

Invernizzi es muy buena, sí, y ha progresado notablemente, pasando de ser la típica soprano-jilguero a una cantante con cuerpo y un notable potencial lírico, pero Martín Oro también es un estupendo cantante y está muy bien aquí. Un saludo.

Nikolai dijo...

Concuerdo con Marta, Invernizzi es la estrella en esta grabación , encontré a Aldrich un poco avara en la coloratura si la comparo con las excelencias de Ann Hallenberg en la grabación que Haïm realizó para Virgin, y respecto a Oro me pareció lo más flojo de esta versión,el timbre de su falseto de color palido y poco consistente resulta penoso en comparación con la plenitud tonal y expresiva de las contraltos que han abordado este rol (Mingardo, Prina, Stutzmann) además que considero que el uso de contratenores en el repertorio del siglo XVIII es algo totalmente antihistórico.

Seguiré visitando diariamente este maravilloso blog.

Saludos!