miércoles, 10 de diciembre de 2008

En un palacio cordobés

Sones de palacio. Baile de comedias por Cinco Siglos
SONES DE PALACIO. BAILES DE COMEDIAS
Cinco Siglos
Director: Miguel Hidalgo

Miguel Hidalgo, guitarra de cinco órdenes y archilaúd
Antonio Torralba, flautas
Gabriel Arellano, violín
José Ignacio Fernández, bandurria barroca
Daniel Sáez, colachón
Antonio Sáez, percusión


Anónimo (¿Luis de Góngora y Argote, 1561-1627?):
1. Jácara
2. Gallarda
3. Pasacalle [Biblioteca Nacional de Madrid. Ms.4118]

4. Anónimo: Folías [Realización de Cinco Siglos]
5. Andrea Falconieri (1585-1656): Chacona [Libro primo di villanelle, 1616]
6. Lucas Ruiz de Ribayaz (siglo XVII): Villano [Luz y Norte, 1676]

7. Anónimo: El Amable variado [Bartolomé Ferriol y Boxeraus: Reglas útiles para los aficionados a danzar, 1745]
8. Anónimo: Seguidilla [Pablo Minguet: Reglas y advertencias generales..., 1754]

9. Santiago de Murcia (?-d.1732): Jota [Códice Saldívar 4, c.1730]
10. Anónimo: La favorita [Francisco Tejada: Libro de música para clavicímbalo, 1721]

Santiago de Murcia:
11. Zarambeques
12. Fandango [Códice Saldívar 4, c.1730]

13. Anónimo: Tarantela española de José Recuero [Fco. Xavier Cid: Tarantismo observado en España..., 1787]
----------
FONORUZ CDF 2117 (Gaudisc) [47'38'']
Grabación: Julio de 2008


Especializados durante mucho tiempo en el repertorio medieval, los cordobeses de Cinco Siglos han salido hace poco a probar otras músicas, como mostraba ya su anterior trabajo y reafirma este último, en el que recrean famosos aires de danza del Barroco español. Folías, pasacalles, jácaras, jotas, seguidillas, chaconas, fandangos y hasta una tarantela pueblan este CD jaranero y chisposo, de instrumentación variada y exuberante, a la que el abundante empleo de la bandurria barroca y las castañuelas dan un toque singular.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 6 de diciembre de 2008]


Tarantela española de José Recuero. [3'32''] Cinco Siglos

P. S. Pese a la cercanía de Córdoba, sólo he escuchado una vez en directo al conjunto Cinco Siglos. Fue hace unos años (¿3-4?) en el ciclo de Música Antigua que organiza en Sevilla Cajasol (entonces, todavía Caja San Fernando) y el nombre del grupo lo propuse yo a la programadora (perdóneseme la inmodestia). Lo conocía por sus discos y además de que sonaban estupendamente, me parecían gente seria y humilde, de esos que trabajan de verdad para la música y que disfrutan haciéndola y presentándola al público. Cuando yo los oí, su repertorio era básicamente medieval (siempre en formato instrumental), aunque ahora se han metido en cosas barrocas, como muestran en este disco, en el que se mueven entre Góngora y Goya, como bien comenta el amigo Antonio Torralba en unas notas muy documentadas, ilustradas a color y magníficamente escritas, que además se pueden descargar en pdf (lo recomiendo absolutamente). Él lo explica todo mucho mejor de lo que yo pudiera hacerlo (desde la posibilidad de que Góngora dejara algunas tablaturas en música a los líos de corte provocados por la afición de Felipe IV por María de Calderón, la Marizápalos, o el origen de todas las danzas que en el CD se incluyen, de la jota al pasacalle o la tarantela, y su presencia en España), así que no tengo nada que añadir al respecto. Sólo un breve apunte para justificar la forma en que he listado los temas en este comentario: he puesto como anónimas aquellas piezas de las que se conocen versiones previas y que fueron recogidas por tratadistas españoles en sus libros (que se incluyen detrás, pues el CD está bien detallado en ese sentido), aunque sé que el criterio es muy discutible (¿que por qué concedo rango de autor a Ruiz de Ribayaz y no a Tejada? Buena pregunta, que todavía me estoy haciendo yo mismo). Si Antonio me recomienda otro tratamiento o ve algún error, lo cambiaré gustoso.

3 comentarios:

Antonio Torralba dijo...

Muchas gracias, Pablo, por la reseña en DIARIO DE SEVILLA y por tus amables comentarios ahora en el blog. La presencia de nuestro disco aquí nos honra especialmente.

Lo que planteas en la parte final de esos comentarios es un asunto sin solución, a no ser que pensemos que no hay asunto, esto es, que el problema está en que nos empeñamos en que todo tenga un autor, o sea anónimo; pertenezca a un género, o a otro; tenga por un lado un compositor y por otro uno o varios intépretes; etc. Queremos que cada disco tenga su nicho. Estas músicas se resisten a las clasificaciones habituales porque son algo así como genéricos. Como los palos en el flamenco. Y, así, tenemos fuentes transmisoras, autores del tema, autores seguros o probables de la glosa. Incluso autores transmisores de las glosas de otros. Las trece piezas del disco se basan en temas genéricos. Uno solo (y hablo de los temas en sí, no de las glosas) tiene autor conocido seguro: Camprá (El amable). Otro, probable: Purcel (La Favorita). Respecto a las piezas que tomamos de Santiago de Murcia, hay sospechas fundadas de que son suyas las realizaciones, pero no los temas. Etc. Eso en cuanto a los esquemas base. Las glosas sí pudieran pertenecer a Góngora y los otros autores que se citan expresamente en el programa del disco poniendo "de". Los otros datos relativos a fuentes los hemos puesto de otra forma, porque de ellos hemos tomado sólo el esquema y, acaso, alguna glosa. Es decir de Falconieri hemos tomado el tema de chacona (objeto de innumerables variantes segun los autores) en la manera en que él lo recoge, pero la realización es tan nuestra como la de Folías, que aparece en las notas del disco sin fuente precisa porque utilizamos el tema base tal y como aparece en fuentes demasiado numerosas como para ser citadas. Como para ser relevantes.
La idea musical del grupo era añadir un elemento más a ese embrollo en la línea de la propia esencia del repertorio. Siendo músicas que vivían y se transmitían al calor del contexto (los músicos que compartían velada hasta la madrugada en casa de Góngora no se quedaban mirando cómo éste tañía), las hemos adaptado a nuestra propia velada vistiéndolas de un estilo concertado español. En los libros de guitarra y de tecla, en los tratados de baile y otro están concentradas en pequeñito las músicas que en realizaciones de más instrumentos animaban fiestas y teatros. El caso es parecido al de las masques inglesas.

Pablo J. Vayón dijo...

Perfecta explicación. Así lo entiendo también desde luego, pero de alguna forma tenía que ponerlo y yo, tal vez porque me moví algún tiempo en el terreno de la bilbioteconomía y la documentación, soy especialmente tozudo en tratar de conseguir siempre la máxima homogeneidad posible en los procedimientos de cita, como forma de facilitar la identificación y la difusión más amplia y precisa del tema de estudio que corresponda. Se pierde mucha información (o mucho tiempo buscándola) por una mala indexación o una incorrecta clasificación de materiales. Aunque reconozco que estoy un poco obsesionado con la taxonomía.

ana de la robla dijo...

Lindo disco, yo también lo tengo a punto de caramelo para escribir una nota sobre él. Y además Antonio es un cielo :-)