sábado, 20 de junio de 2009

La era de los flamencos (2)

Masters from Flanders 1
ADRIAAN WILLAERT AND ITALY [CA. 1490-1562]

Capella Sancti Michaelis
Currende Consort
Director: Erik van Nevel

Katelijne van Laethem y Cristel de Meulder, sopranos
Jan Caals, alto
Jan van Elsacker, tenor
Job Boswinkel, bajo

Sophie Wattillon, Gail-Ann Schroeder y Piet Stryckers, violas da gamba
Peter van Heyghen, flauta dulce
Jean Tubéry, corneta
Simen van Mechelen, sacabuche alto
Jean-Jacques Herbin, sacabuche tenor
Franck Poitrineau, sacabuche bajo
Philippe Malfeyt, laúd
Herman Stinders, clave
Johan Laleman, órgano


1. Giovanni de Macque (c.1548/40-1614): Canzona alla Francese

Adrian Willaert (c.1490-1562)
2. Ave virgo
3. Lauda Jerusalem

Cipriano de Rore (1515/16-1565)
4. Signor mio caro
5. Schiet'arbuscel

Adrian Willaert
6. Douleur me bat
7. Vecchie letrose

Giaches de Wert (1535-1596)
8. Saule, Saule
9. Egressus Iesus

10. Giovanni de Macque: Capriccio sopre re fa mi sol

Giaches de Wert
11. Giunto alla tomba
12. Tu canti

13. Adrian Willaert: Quante volte diss'io

Cipriano de Rore
14. Mia benigna fortuna
15. Vous sçavez bien

16. Giovanni de Macque: Canzona 2

17. Cipriano de Rore: Frates, scitote

Giaches de Wert
18. Amen, amen dico vobis
19. Vox clamantis

20. Cipriano de Rore: Agimus tibi gratias
----------
ETCETERA KTC 1380 (Diverdi) [CD 1] [75'14'']
Grabación: 1993


El primer disco de la recopilación que Etcetera ofrece con los trabajos de Erik van Nevel sobre los grandes de la polifonía flamenca está centrado en tres compositores vinculados a distintas cortes y capillas italianas, Willaert, Rore y Wert. Aunque Willaert y Rore estuvieron juntos en Venecia, donde el primero de ellos fue nombrado maestro de capilla de San Marcos en 1527 y el segundo fue su alumno, en realidad su punto de confluencia fue la corte de Ferrara, primer destino de Willaert en Italia y con la que también estuvieron vinculados de uno u otro modo sus dos colegas. El CD recoge tanto obras profanas (chansons francesas, canzonettas y madrigales italianos) como religiosas. Se añaden además tres piezas instrumentales del napolitano Giovanni de Macque, compositor decisivo en el desarrollo de la música para tecla en el primer Barroco. El programa se caracteriza por su heterogeneidad, con gran variedad de texturas y de estilos, de la sencillez cercana a lo popular de piezas como el Vecchie letrose de Willaert al universo de afectos próximo al experimentalismo manierista de Giunto alla tomba de Wert, magistral muestra de su Libro VII de madrigales. Erik van Nevel no termina de sacar todo el partido a su estupendo grupo de solistas (¡qué quieren, me emociono cada vez que escucho la voz de Katelijne van Laethem, y aquí se distingue poco!), dando demasiado protagonismo al conjunto coral y doblando las voces con instrumentos, a veces con resultados sugerentes, pero otras oscureciendo demasiado las líneas polifónicas. En cualquier caso, el disco es disfrutable para cualquier amante de la polifonía del XVI, aunque le falta el punto último de diafanidad e intensidad que han conseguido otros intérpretes de esta música.


Wert: Giunto alla tomba. [5'09''] Currende Consort. Erik van Nevel

Giunto alla tomba, ove al suo spirto vivo
Dolorosa prigion’il ciel prescrisse;
Di color, di calor, di moto privo
Già marmo in vista al marmo il viso affisse,
Al fin sgorgando un lagrimoso rivo,
In un languido oimè proruppe, e disse :
O sasso amato tanto, amaro tanto,
Che dietro hai le mie
Fiamme, e fuor’ il pianto !

Non di morte sei tu, ma di vivaci
Ceneri albergo, ov’è nascosto amore.
Sento dal freddo tuo l’usate faci
Men dolci si, ma non men cald’al core.
Deh prendi questi piant’e questi baci
Prendi, ch’io bagno di doglioso umore,
E dalli tu poich’io non posso, almeno,
All'amate relique, ch’ai nel seno
[Torquato Tasso, Gerusalemme liberata, XII, 96-97]

1