martes, 2 de junio de 2009

Verdes prados: La solución

No ha habido sorpresas en la encuesta que planteé sobre el "Verdi prati" de la Alcina de Haendel. Desde el principio las interpretaciones 2 y 4 se destacaron, hasta el punto de que la presencia de las otras dos versiones puede considerarse meramente testimonial en el aprecio de quienes decidieron participar.

La opción menos votada fue la que se presentaba como nº1, que sólo recibió un voto, que además no cuenta, pues fue el que yo (que había prometido neutralidad) le di en los últimos minutos hábiles de la encuesta, ya que me dolía ver a una cantante de la talla de Della Jones por completo ignorada. En mi opinión, la pieza está muy bien cantada, aunque entiendo que el vibrato pueda resultar molesto (a mí no me molesta especialmente) y el acompañamiento de Richard Hickox y una llamada City of London Baroque Sinfonia es pesadote, poco grácil y apropiado a la música, pero hay que tener en cuenta que se trata de una grabación para el sello EMI realizada en 1985 con un concepto que, aunque fue muy apreciado en su tiempo, hoy está claramente superado.

Della Jones
-----
Mucho más moderna (1999) es la opción que quedó en tercer lugar (con sólo 2 votos) y que se presentaba con el nº3. En mi opinión, el problema está otra vez en una orquesta poco nítida y un ritmo más bien alicaído. La que canta es Susan Graham, mezzo de extraordinaria musicalidad, pero que aquí parece aburrida y poco motivada, pienso que a causa del mortecino acompañamiento que le sirve William Christie con Les Arts Florissants. La grabación fue publicada en el sello Erato y tomada en vivo en la Ópera de París, lo que acaso pueda justificar esa indefinición de los planos sonoros. No obstante, creo que Christie no es un demasiado buen haendeliano, como muestra también su sólo mediano Orlando.


Susan Graham
-----
Mucha más aceptación tuvo la versión presentada con el nº2, que llegó a liderar la prueba hasta pocos días antes del cierre de las votaciones. Se trata de una grabación extraída de un disco que había tratado en el blog hacía relativamente poco. Fue registrado en 1998, publicado por Harmonia Mundi con el título de Ombra mai fu y reeditado recientemente para incluirlo en la Edición Haendel de la multinacional francesa. Como bien decía maac en su comentario, la sofistificación de Andreas Scholl le sienta bastante bien a esta música. Su línea de canto es de una refinadísima elegancia y sus ornamentaciones tienen un sugerente poder de atracción. La Akademie für Alte Musik de Berlín acompaña además con una limpieza, una transparencia y una forma de respirar con el cantante y de acentuar siempre en el momento oportuno en verdad soberbias.

Andreas Scholl
-----
Los ocho votos que se llevó Scholl no fueron en cualquier caso suficientes para imponerse a la versión nº4, que al final obtuvo 11. Se trata de la más moderna de las cuatro interpretaciones propuestas, ya que fue grabada en el año 2007. De Maite Beaumont admira sobre todo la musicalidad, la naturalidad en la emisión, la homogeneidad del timbre, la diáfana tersura de la línea. Acompaña Alan Curtis con Il Complesso Barocco en su última contribución (o penúltima, porque a la vez se publicó Ezio) a la serie de óperas haendelianas que está grabando para Archiv. Director irregular como pocos, Curtis está aquí bastante acertado y, de cualquier modo, su grabación se beneficia de los avances en la interpretación haendeliana de la última década: el acompañamiento es claro, bien articulado y con suficiente relieve (muy eficaz la cuerda pulsada en el continuo).

Maite Beaumont
-----
Y eso es todo. Muchas gracias a los participantes.