miércoles, 6 de agosto de 2008

Un compositor inagotable

Cantatas de Telemann por Mields, Mertens y Shalev Ad-El
Georg Philipp Telemann (1681-1767): CANTATAS
Dorothée Mields, soprano
Klaus Mertens, bajo
Accademia Daniel
Director: Shalev Ad-El

Tami Krausz, flauta travesera
Ofer Frenkel, oboe
Lilia Slavny, violín I
Daphna Ravid, violín II
Amos Boasson, viola
Thomas Fritzsch, violonchelo
Claus-Peter Nebelung, contrabajo
Shalev Ad-El, clave y órgano

Hans-Martin Rux y Almut Rux, trompetas
Stefan Gawlick, timbales


1. Zerschmettert die Götzen
cantata para soprano, bajo, dos trompetas, timbales, flauta travesera, oboe, dos violines y bajo continuo TVWV 2:7 (Música para la Consagración de la iglesia de Neuenstädten, 1751)

2. Der geliebte und verlorne Jesus
cantata para soprano, oboe, dos violines y bajo continuo TVWV 1:1099

3. Jesus und die Seele
cantata en diálogo para canto (el Alma), bajo (Jesús), oboe, violín al unísono y bajo continuo TVWV 1:1133
----------
CPO 777 249-2 (Diverdi) [71'49'']
Grabación: Marzo de 2006

Una brillante y gran cantata de Telemann, escrita en dos partes en 1751 para la consagración de un nuevo templo, forma la base de este disco, que se completa con otras dos cantatas extraídas de entre los centenares de ellas que dejó el músico hamburgués. La soprano Dorothée Mields y el bajo Klaus Mertens ponen las voces y la Accademia Daniel toca a instrumento por parte con delicado equilibrio.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 2 de agosto de 2008]


Telemann: "Naht man künftig im Gebete", dúo que abre la segunda parte de la cantata Zerchsmettert die Götzen. [5'24''] Dorothée Mields. Klaus Mertens. Accademia Daniel. Shalev Ad-El.

Naht man künftig im Gebete,
Vater! Dieser heilgen Stätte,
o so ser uns immer nahl
Wenn wir für des Königs Leben
unser Herz zu dir erheben,
so verweigne nie dein Ja.
Aber für die frechen Spötter
steh dein Tempel, Gott der Götter,
wider sie zu Zeugen da.

P.S. Son tantos los discos de CPO dedicados a cantatas de Telemann (¡pero son tantas las cantatas de Telemann!) que uno corre el riesgo de pasar sobre ellos como quien recorre manzana tras manzana de un barrio periférico en una gran ciudad: todos los edificios parecen iguales; y sería una injusticia, con Telemann y con uno mismo, pues en las obras del hamburgués hay una riqueza extraordinaria (de ideas melódicas, de soluciones tímbricas y armónicas, de gestos retóricos) que sólo reclama una escucha atenta y evitar la sempiterna y castrante comparación con el repertorio bachiano. Estas tres cantatas, por ejemplo, son muy diferentes entre sí: la primera de ellas es triunfal, brillante, expansiva, aun con momentos de recogimiento exquisito (como el dúo que pongo de ejemplo); de extremo lirismo la segunda; en el característico estilo del diálogo (Jesús y el Alma), de notable sobriedad la tercera. Versiones minimalistas, tocadas con gran delicadeza y cantadas con muy buen gusto por una Mields de voz algo frágil, pero encantadora, y un Mertens que nunca me apasiona y rara vez me emociona, pero que es como un reloj atómico, no falla nunca. Hay que escuchar el disco como si fuera el primero de cantatas de Telemann que cayera en nuestras manos.

3 comentarios:

acordeprometeo dijo...

Hola Pablo!!

Muchas gracias por el link a mi blog (El Rincón de Prometeo). Es todo un detalle por tu parte. Acabo de descubrir tu blog y es el blog que echaba de menos en la red.

Evidentemente no tengo ni la destreza ni la maestría para confeccionar una crítica discográfica a tu altura, pero si admito ser un devorador de música.

No conozco en profundidad la mayor parte de las cantatas de Telemann. Es más, creo ahora de memoria solo recordar fragmentos de una cantata de Telemann para tenor incluída en un disco de naxos, junto a otras arias de cantatas de Bach y Melchior Hoffmann. Así que me apunto la recomendación. En mi discoteca, lo que abunda de Telemann dentro de su brutal catálogo es música de cámara instrumental (Sonatas trío, Musique de Table, y varias sonatas para flauta)

Lo último que he comprado de cpo ha sido la Missa Solemmnis y otros trabajos vocales religiosos de Johann Stamitz. Wolfgang Helbich dirige la Orquesta barroca de Bremen con varios solistas. En mi modesta opinión es un trabajo formidable. No es un repertorio del que abundan demasiadas versiones en el mercado (solo conozco ésta), y el trabajo en sí tiene números muy conseguidos. Un sorprendente Motete de Venerabili Sacramento para soprano, coro y orquesta y la Missa Solemnis muy conservadora comparado con el estilo de Stamitz de sus sinfonías por ejemplo.

En fin, no te suelto más tostón. Tienes ya un lector asiduo. Por cierto, he comprado en la librería el Argonauta tu libro "La música clásica en Andalucía". Cuando finalice, si dios quiere mañana, "El coleccionista de sonidos" emprenderé la lectura de tu obra.

Un abrazo

Pablo J. Vayón dijo...

Pues gracias.

Lo cierto es que resulta imposible conocer todas las cantatas de Telemann, así que conocerlas en profundidad es ya materia inalcanzable para cualquiera. Algo parecido pasa con su música instrumental, que me ha proporcionado enormes satisfacciones (en concreto, hay un par de álbumes telemannianos de Reinhard Goebel en Archiv que fueron para mí fundamentales en su momento y que conservo como auténticas joyas de mi fonoteca: el cuádruple de la Tafelmusik y un disco con conciertos para instrumentos de viento).

Por lo que hace al sello CPO es la típica marca que si no existiera habría que inventarla. Es increíble la extensión de su catálogo y el alto nivel de calidad medio de sus productos. Es más, yo antes de comprarme ahora este disco de Shalev Ad-El, que es bueno pero está todavía a precio normal, me daría antes una vuelta por JPC, en concreto por la sección de ofertas especiales, donde pueden encontrarse más de mil discos rebajados, la mayoría de CPO, muchos a 2 o 3 euros, y en donde hay una nutrida selección de las grabaciones telemannianas del sello.

Un abrazo

acordeprometeo dijo...

Ah...¡¡qué halago compartir versiones que nos gustan!! Poseo en mi fonoteca los tríos y cuartetos de Tafelmusik por Goebel y el grupo de Musica Antiqua de Köln. Los descubrí en la colección de Altaya de la Deutsche Grammophon que completé hace algunos años, y tal como dices...me ha proporcionado enormes satisfacciones.

Gracias por la recomendación, mi bolsillo te lo agradecerá. Ahora mismo le hecho un vistazo. La economía es la economía, y más en estos tiempos de crisis...

Un abrazo y felicidades por el blog