miércoles, 27 de agosto de 2008

Trovadores del medievo catalán

Amors e Cansó de la Capella de Ministrers
AMORS E CANSÓ: TROBADORS DE LA CORONA D'ARAGÓ
Capella de Ministrers
Director: Carles Magraner

Marta Infante, mezzosoprano
Jordi Ricart, barítono
David Antich, flautas
Carles Magraner, fídula
Juan Manuel Rubio, ud, arpa y zanfoña
Efrén López, ud, zanfoña, laúd y guitarra medievales
Pau Ballester, percusión


1. Raimon de Miraval (fl. 1885-1229): Bèl m'es q'ieu chant

Berenguer de Palou (c.1150-c.1885):
2. Bona dona
3. De la gensor qu'om vey'
4. Ab la fresca clardat
5. Totz temoros e duptans
6. Dona, la genser qu'om veya
7. Aital dona
8. Tant m'abelis

9. Ponç d'Ortafá (c. 1217-c.1240): Si al perdut mon saber

10. Guiraut Riquier (c.1230 - c. 1300): Pus astres no m'es donatz

Anónimo (Manuscrito de San Juan de las Abadesas, siglo XIII):
11. Era us preg
12. S'anc vos ame
13. Amors, merce no sia
14. Ara lausetz, laset

15. Matieu de Caersí (siglo XIII): Tant suy
----------
CDM 0823 (Diverdi) [74'59'']
Grabación: Febrero de 2008


De los tres discos dedicados por la Capella de Ministrers al octavo centenario del nacimiento del rey Jaime I de Aragón, este se acerca al repertorio de los trovadores catalanes, muy especialmente a la figura de Berenguer de Palou, cuyas obras ocupan más de la mitad del CD. Marta Infante canta con gran intensidad, adaptándose espléndidamente al repertorio, mientras que Jordi Ricart se muestra como un fraseador extraordinario, lo que le hace mucho bien a esta música, tanto como el acompañamiento, que es más delicado que exuberante.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 23 de agosto de 2008]


Berenguer de Palou: Tant m'abelis. [4'59''] Capella de Ministrers. Carles Magraner

Tant m'abelis joys et amors et chans
et alegrier, deport e cortezia,
que·l mon non a ricor ni manentia
don mielhs d'aisso·m tengues per benanans;
dons, sai hieu ben que midons ten las claus
de totz los bens qu'ieu aten ni esper,
e ren d'aiso sens lieys non puesc aver.

Sa gran valors e sos humils semblans,
son gen parlar e sa belha paria,
m'an fait ancse voler sa senhoria
plus que d'autra qu'ieu vis pueys ni dabans,
e si·lsieur cors amoros e suaus
en sa merce no·m denha retener,
ja d'als Amors no·m pot far mon plazer.

Tant ai volgut sos bes e sos enans,
e dezirat lieys e sa companhia
que ja no cre, si lonhar m'en volia,
que ja partir s'en pogues mos talans;
e 'sieu n'ai dit honor ni be ni laus,
no m'en fas ges per messongier tener,
qu'ab sa valor sap ben proar mon ver.

Belha dompna, corteza, benestans,
ab segur sen, ses blasm'e ses folhia,
sitot no·us vey tan soven cum volria,
mos pessamens aleuja mos afans,
en qu·en delieyt e·m sojorn e·m repaus;
e quian no·us puesc estiers del huells vezer
vey vos ades en pessan jorn e ser.

Sabetz per que no·m vir no·m balans
de vos amar, ma belha douss'amia?
Quar ja no·m cal doptar, si hie·us avia,
que mesclessetz falsia ni enjans;
per qu'ieu am maism quar sol albirar n'aus,
que vos puscatz a mos ops eschazer
qu'autra baizar, embrassar ni tener.

Doncs, s'ieu ja·m vey dins vostres bratz ebclaus
si qu'ambeduy nos semblem d'un voler,
meravil me on poiria·l joy caber.

[Tanto me gustan gozo y amor y canto/ y alegría, ocio y cortesía,/ que en el mundo no hay riqueza ni caudal/ que me pueda hacer más feliz;/ por lo tanto, yo sé que mi dama tiene las llaves/ de todos los bienes que yo espero y anhelo,/ y nada de esto, sin ella, puedo obtener.// Su gran valor y su humilde semblante,/ su gentil habla y su compañía,/ me han hecho siempre querer a su señoría/ más que a otra que yo hubiera visto después ni antes;/ y si su cuerpo amoroso y dulce y suave/ no se digna a retenerme y a darme merced,/ nunca de ningún otro amor podré obtener placer.// He deseado con tanta fuerza su bien y su ventaja,/ y la había deseado a ella y su compañía/ que ya no creo, si me quiero alejar,/ que se pudiera partir mi voluntad;/ y si he contado el honor y el bien y la alabanza,/ no me molesto que me tengan por mentiroso,/ puesto que, con su virtud, bien sabe probar mi verdad.// Bella dama, cortesana, pudiente,/ con cordura, sin deshonras y sin locura,/ a pesar de que no os veo tan a menudo como querría,/ alivia mis afanes mi pensamiento,/ en que me deleito y me recreo y me repongo;/ y cuando, por otra parte, no os puedo físicamente ver/ os veo, en todo momento, en el pensamiento día y anochecer.// ¿Sabéis por qué no vacilo ni dejo/ de amaros, mi bella y dulce amada?/ Porque no tendría que temer, si yo os tuviera,/ que mezclarais falsedad ni engaño;/ porque yo amo más, pero sólo me atrevo a imaginar,/ que vos podáis corresponder a mi necesidad/ que a otra besar, abrazar y poseer.// Así pues, si me viera rodeado por vuestros brazos/ de forma que los dos tuviéramos la misma voluntad,/ no creo que pudiera existir un gozo mayor.]