miércoles, 1 de julio de 2009

Mesías

El Mesías de Haendel por Frieder Bernius en Carus
Georg Friedrich Haendel (1685-1759): MESSIAH HWV 56
oratorio en tres partes con libreto de Charles Jennens

Carolyn Sampson, soprano
Daniel Taylor, alto
Benjamin Hulett, tenor
Peter Harvey, bajo
Kammerchor Stuttgart
Barockorchester Stuttgart
Director: Frieder Bernius
----------
2 CD CARUS 83.219 (Diverdi) [67'06'' - 72'05'']
Grabación: Diciembre de 2008


Hace ya mucho que sabíamos que por debajo de la superficie semoviente de los grandes nombres del mundo barroco (compositores e intérpretes) habitaba una realidad de una palpitante y descomunal riqueza, que esperaba simplemente a ser mostrada. Y si lo sabíamos era entre otras cosas por hombres como Frieder Bernius, un director que no tenía la prensa de Hogwood, Gardiner, Harnoncourt, Pinnock, Christie o Savall, pero que, pronto aprendimos, valía tanto como ellos. Gracias a él alcanzamos a descubrir un increíble repertorio de obras corales del siglo XVII que nadie se había preocupado de presentarnos, gracias a él supimos que los coros continentales podían ser tan buenos como los ingleses, que la expresión y el drama no estaban reñidos con la afinación ni el orden, y viceversa, gracias a él aprendimos a valorar lo infrecuente por lo que en ello pudiera haber de grandeza y no por su carácter más o menos exótico o elitista. Con el tiempo y los discos imprescindibles, a Frieder Bernius han empezado a reconocérsele sus méritos, y hoy ya es un nombre prestigioso para los buenos aficionados al Barroco. Nos alegramos (y el plural no es, aunque lo parezca, mayestático: el descubrimeinto fue compartido y quiero que su remembranza también lo sea), porque además ahora ya podemos escuchar a Bernius compitiendo con los grandes nombres en su terreno: el de las obras más populares.

De tú a tú. Porque este Mesías es excepcional. El Coro de Cámara de Stuttgart es un prodigio de empaste, equilibrio y capacidad para resaltar los matices más nimios; la orquesta tiene el sonido, la fuerza teatral, la densidad y redondez de las mejores; los solistas son excelentes. Carolyn Sampson me parece sencillamente la más grande soprano inglesa de nuestros días y la más importante que se haya dedicado nunca al Barroco en las tierras de su Graciosa Majestad; prefiero siempre una buena contralto a un contratenor, pero Daniel Taylor es un cantante extraordinario por su exquisita musicalidad y su franqueza, y luego, digan lo que quieran del color y de los graves, pero canta con una naturalidad que apabulla; no conocía a Benjamin Hulett, que me ha causado una excelente impresión, en especial en las partes más dramáticas de su cometido; Peter Harvey actúa con nobleza y da sentido a todo lo que hace. Bernius concibe la obra como un inmenso puzzle de colores, atmósferas y emociones en el que todo cabe, desde el susurro más estremecedor a la explosión más atronadora, del adorno más imaginativo y fugaz a la plegaria más adusta. Las piezas van encajando con desarmante coherencia desde una Sinfonía inicial un punto alicaída hasta un Amen final que parece que tuviera un da capo, porque dan ganas de volver inmediatamente al principio.


Haendel: "Surely - And with His stripes - All we, like sheep" de El Mesías [7'08''] Coro de Cámara de Stuttgart. Orquesta Barroca de Stuttgart. Bernius

4 comentarios:

Alberto Sosa dijo...

SirPa, aún no he tenido oportunidad de oír el gran oratorio del sajón desde la perspectiva del admirado Bernius.

Desde que lo conocimos, apostamos duro por él tras del buen sabor de boca que nos dejó aquella recopilación de la Selva de Monteverdi, seguido de las Sinfonías Sacras III de Shütz, pasando por las Vísperas de la Virgen, también del cremonés. Desde entonces ha pasado bastante tiempo y durante el transcurso nos hemos podido deleitar con lo que ha ido sacando a la luz en el cómodo formato del disco.

Me parece una entrada maravillosa, llena de la sinceridad que da el sentimiento, en donde le ofreces la relevancia justa y merecida a este gran director alemán que siempre nos contó la música con el idioma que entiende el alma.

Gracias por ser como eres.

Alberto

Pablo J. Vayón dijo...

Gracias, amicus meus. Grandes recuerdos y grande Bernius.

Mario Guada Gutiérrez dijo...

Hola:

Nunca he terminado de comprender como un maestro tan grande como Bernius, no ha acabado por figurar entre los más destacados directores del repertorio barroco.
Está ahí, omnipresente, pero nunca figura entre los de cabeza, cuando por méritos, debería estarlo.

Sus trabajos sobre Bach, Zelenka, Handel y otros muchos son siempre referencias.

En fin, supongo que su amplitud de miras no le ha beneficiado.

Un mvsical saludo.

ana de la robla dijo...

Grandísimo Bernius, sí. Me alegra leer tu comentario sobre él. Un beso.