viernes, 3 de julio de 2009

Un fracaso de Haendel

Ezio de Haendel por Alan Curtis para Archiv Georg Friedrich Haendel (1685-1759): EZIO HWV 29
ópera en tres actos con libreto anónimo a partir de uno homónimo de Pietro Metastasio

Ann Hallenberg, mezzosoprano (Ezio)
Karina Gauvin, soprano (Fulvia)
Sonia Prina, contralto (Valentiniano)
Marianne Andersen, mezzosoprano (Onoria)
Anicio Zorzi Giustiniani, tenor (Massimo)
Vito Priante, bajo (Varo)

Il Complesso Barocco (Elizabeth Blumenstock, concertino)
Director: Alan Curtis
----------
3 CD ARCHIV 477 8073 (Universal) [67'56'' - 61'08'' - 57'45'']
Grabación: Septiembre de 2008


Ezio fue la tercera ópera de Haendel concebida sobre libretos de Pietro Metastasio, tras Siroè (arreglado por Haym) y Poro (arreglado por mano anónima), pero si las dos anteriores se habían impuesto de forma rotunda, Ezio se saldó con uno de los mayores fracasos del músico. Estrenada el 15 de enero de 1732, sólo cinco funciones se ofrecieron de la obra, que no fue repuesta en vida del autor. No conozco tampoco ninguna puesta en escena moderna, aunque supongo que habrá habido alguna en los festivales alemanes dedicados al compositor. En cuanto a las grabaciones, había un par de opciones anteriores con instrumentos modernos y bastantes cortes, pero ésta de Curtis es la primera grabación que se hace, que yo conozca al menos, con instrumental de época.

Razones para el fracaso se han dado varias. No pudo ser desde luego por causa del elenco, que encabezaba Senesino, bien escoltado por Anna Maria Strada del Pò, Francesca Bertolli o Antonio Montagnana, aunque se ha sugerido que (como luego pasaría también en Orlando) los roles principales no eran lo suficientemente virtuosísticos para el estándar al que el propio Haendel había acostumbrado a su público. Se ha insinuado también que fue el rocambolesco argumento (basado en un hecho histórico acontecido en el año 451, tras la victoria del general Ezio contra Atila en la Batalla de los Campos Cataláunicos, suceso alterado para ofrecer un lieto fine) el que no gustó al público londinense. En cualquier caso, la obra incluye como siempre en Haendel arias extraordinarias, entre ellas "Se povero il ruscello" (Massimo), "Finchè un zeffiro soave" (Fulvia), "Va' dal furor portata" (Massimo; Mozart compondría con este mismo texto y a sus tiernos 9 años una virtuosística aria de concierto), "Ecco alle mie catene" (Ezio), "Se la mia vita dono è d'Augusto" (Ezio) o "Già risonar d'intorno" (Varo; espectacular pieza marcial, con trompetas en el acompañamiento).

Curtis hace una Obertura estupenda, impetuosa, brillante, magníficamente articulada y perfilada. Luego la batuta decae algo, pero el tono general resulta más que suficiente para disfrutar de esta obra infrecuente y de la que no hay otras opciones en disco. El punto más fuerte de la interpretación lo pone en cualquier caso la voz sensual y elegante de la mezzo sueca Ann Hallenberg. Sonia Prina es la cantante expresiva de siempre, aunque las oscilaciones en el color son también tan evidentes como de costumbre, aparte de que la contralto italiana tropieza con problemas en los pasajes más ágiles, de forma muy evidente en el aria de presentación de Valentiniano ("Se tu la reggi al volo"). El otro elemento destacado del elenco es el impetuoso bajo napolitano Vito Priante, voz joven con puntuales problemas de colocación, pero siempre intensa y de apreciable agilidad. La soprano ligera canadiense Karina Gauvin, con tendencia siempre al gritito en los agudos, rinde a buen nivel. No conocía a los otros dos solistas vocales, que completan el elenco con solvencia, pero sin alardes, demasiado descolorida me ha parecido en cualquier caso la voz del tenor Anicio Zorzi Giustiniani. Como digo, globalmente, disfrutable.


Haendel: "Ecco alle mie catene" de Ezio [7'01''] Ann Hallenberg. Il Complesso Barocco. Alan Curtis

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me temo que el título de este post lleva a engaño, ya que da a entender que lo que es un fracaso es la versión encabezada por el pobre Curtis.

Pablo J. Vayón dijo...

Estimado Anónimo: en periodismo se usan muchas veces titulares intencionadamente ambiguos para que la gente no se quede sólo con las letras gordas y lea la pieza completa, que lógicamente deberá aclarar el sentido de lo titulado. Lo irritante es cuando del titular no se deduce absolutamente nada de lo que contiene el artículo o cuando después de la lectura de éste la ambigüedad se mantiene igual que al principio, pero sincera y modestamente no creo que sea el caso.

Gracias por su comentario.

Nicolas dijo...

Al igual que alcina esta grabacion me resulto agridulce, Curtis vuelve a caer en los tempi soporiferos de siempre, vuelve a confiar un heroico personaje masculinode contralto a una mezzosoprano que aunque maravillosa en estilo y tecnica esta bastante lejos de lo que, al menos yo espero en un rol de Senesino. Espremos que en el futuro Curtis decida trabajar mas en crear dinamismo y tension y tambien decida convocar a mejores sopranos que gauvin.

Anónimo dijo...

No le negaré que incitar, incita a la lectura, esperando morbosamente que ponga usted a parir a los intérpretes. Otra cosa es que a los de ARCHIV o al propio Curtis les hiciera gracia el hecho de que usted utilice un titular que produce un equívoco tan obvio. Quien no lea el artículo entero, y sólo se quede con el encabezamiento y los títulos de crédito del disco, es probable que vaya por la vida pensando que la opinión de usted sobre esta versión es negativa.

Sin acritud, y con toda mi admiración hacia su blog y su trabajo en general. (De hecho le leo a usted en Scherzo desde 1993, ¿o era 1994?)

Un saludo

Anónima

Pablo J. Vayón dijo...

Xacto. Fue 1984.

Querida Anónima, ¿la conozco de algo? Tanta precisión con las fechas me resulta sospechosa...

Mario Guada Gutiérrez dijo...

Hola:

Yo sólo he escuchado el acto I y tengo pendientes los otros dos discos del cofre -tener tanta lista de espera para escuchar y seguir adquiriendo discos es lo que tiene- y lo cierto es que la obra me parece inferior en calidad a otras óperas handelianas -siendo, aún así, de gran belleza en muchos momentos, pero con un genio como Handel no valen los notables-.

En cuanto a la interpretación, más de lo mismo: ¿qué sería de Curtis sin sus magníficos elencos vocales y sus solventes concertinos?

Un mvsical saludo.

mordecad dijo...

Ezio igual necesita un Fasolis para resplandecer...