domingo, 22 de noviembre de 2009

La era de los flamencos (10)

Ockeghem y Francia, noveno volumen de Masters from Flanders
JOHANNES OCKEGHEM AND FRANCE

Capella Sancti Michaelis
Currende Consort
Director: Erik van Nevel

Guillemette Laurens, mezzosoprano

Jan Caals, alto
Jan van Elsacker, tenor
Erik van Nevel, tenor
Job Boswinkel, bajo

Doron Sherwin, corneta
Harry Ries, sacabuches
Charles Toet, sacabuche tenor
Wim Becu, sacabuche bajo
Marcel Ketels, flauta dulce
René van Laken, viola da gamba, chirimía tenor
Norbert Kunst, chirimías y bajones
Erik van Nevel, chirimía
Piet Stryckers, viola da gamba
Phillipe Malfeyt, laúd, percusión
Johan Laleman, órgano

1. Loyset Compère (c.1445-1518): Magnificat

Johannes Ockeghem (c.1410/20-1497):
2. Alma redemptoris mater
3. Ma bouche rit
4. Petite camusette

Antonius Divitis (c.1470-c.1530):
5. Per lignum
6. Salve regina

Loyset Compère:
7. Gaude prole regia
8. Vous me faites morir
9. Je suis amie du fourrier
10. Scaramella fa la galla

11. Johannes Prioris (act.c.1485-1512): Elle l’a pris

12. Antoine de Févin (c.1470-1511/12): Zain. Recordata est Ierusalem

13. Loyset Compère: Omnium bonorum plena

14. Johannes Ockeghem: Credo de la Misa Fors seulement
----------
ETCETERA KTC 1380 (Diverdi) [CD 9] [76'55'']
Grabación: 1990-94


Con Johannes Ockeghem volvemos a situarnos ante uno de esos maestros que marcaron toda una época. En su tiempo fue un músico admirado como pocos. Johannes Tinctoris lo consideraba el primero de su generación como compositor y alababa también su extraordinaria voz de bajo. A su muerte, Ockeghem fue llorado por músicos e intelectuales varios, de Jean Molinet (en la famosa elegía Nymphes des bois a la que pondría música de forma magistral Josquin) a Guillaume Crétin y Erasmo de Rotterdam. Pero fue Cosimo Bartoli quien en 1567 hizo el juicio más extraordinario sobre su figura: "Ockeghem fue prácticamente el primero en estos tiempos que redescubrió la música, la cual estaba casi completamente muerta, del mismo modo que Donatello redescubrió la escultura". Un exceso que acaso pueda atribuirse a las relaciones de Bartoli con la corte francesa, en la que la llegada de Ockeghem produjo en efecto una auténtica conmoción, hasta el punto de que el centro neurálgico de la vanguardia musical pasó de los Países Bajos al entorno de París. Si durante algún tiempo se valoró especialmente la habilidad del compositor para plantear juegos intelectuales con el contrapunto, más recientemente ha empezado a considerarse su faceta de músico oscuro, místico, un romántico en un mundo que, con Josquin, iba a virar hacia la luz y la transparencia clásicas.

En cualquier caso, el disco recoge sólo cuatro piezas de Ockeghem, aunque entre ellas se cuentan algunas de las más extraordinarias, como Petite camusette, una de las canciones polifónicas más hermosas jamás escritas, o el Credo de una de sus misas más formidables, la escrita sobre su propio rondeau Fors seulement, una auténtica exhibición de ciencia compositiva por el uso variadísimo del material de partida. En el resto del disco luce especialmente la figura de Loyset Compère, quien seguramente fue alumno de Ockeghem y estuvo siempre vinculado a la corte francesa, para la que trabajó en Milán, Cambrai y otras plazas. Tanto Prioris como Févin y Divitis (Antonio el rico) fueron cantores en la corte de Francia.

Como el anterior disco de la serie, en este colabora la mezzo Guillemette Laurens y también como en él el peso de los solistas de Currende Consort es mayor en la interpretación de la música religiosa. La claridad de las líneas queda a veces algo comprometida por el empleo a menudo excesivo de instrumentos (Credo de Ockeghem, por ejemplo), aunque hay una intensidad y un tratamiento de los contrastes muy expresivos (resulta ardoroso el Magnificat de Compère, espléndidamente aprovechados los contrastes entre tesituras), con una notable delicadeza en las canciones más tiernas. Acaso el disco más convincente de la colección.


Ockeghem: Petite camusette. [4'28''] Currende Consort. Erik van Nevel

S’elle m’amera je ne scay,
Mais je me mettray en essay
D’acquerir quelque peu sa grace.
Force m’est que par la je passe;
Ceste fois j’en feray l’essay.
L’aultre jour tant je m’avençay,
Que pres-que tout mon cuer lassay,
Aler sans que luy demandasse

S’elle m’amera je ne scay,
Mais je me mettray en essay
D’acquerir quelque peu sa grace.
Puis apres le coup me pançay
Que long temps a que ne cessay,
Ne me fut que je ne l’aimasse;
Mais c’est ung jeu de passe passe,
J’en suis com-me je commeçay.

S’elle m’amera je ne scay,
Mais je me mettray en essay
D’acquerir quelque peu sa grace.

Petite camusette,
A la mort m’avez mis.
Robin et Marion
S’en vont au bois joy,
Ilz s’en vont bras a bras,
Ilz s’en sont endormis.
Petite camusette,
A la mort m’avez mis.

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9

Wikio