domingo, 11 de octubre de 2009

La era de los flamencos (8)

Obrecht, Isaac y de la Rue en Masters from Flanders
JACOB OBRECHT - HEINRICH ISAAC - PIERRE DE LA RUE

Capella Sancti Michaelis
Currende Consort
Director: Erik van Nevel

Katelijne van Laethem, soprano
Jan Caals, alto
Jan van Elsacker, tenor
Job Boswinkel, bajo
Michel Puissant, alto

Doron Sherwin, corneta
Harry Ries, sacabuches
Charles Toet, sacabuche tenor
Wim Becu, sacabuche bajo
Marcel Ketels, flauta dulce
Patrick Laureys, flautas dulces
Erik van Nevel, chirimía
Willem Bremer, chirimía alto y flauta dulce bajo
Norbert Kunst, chirimías y bajones
Piet Stryckers, viola da gamba
Bart Roose, laúd
Bart Quartier, percusión
Johan Laleman, órgano


1. Jacob Obrecht (1457/8-1505): Salve Regina

Heinrich Isaac (c.1450-1517):
2. In Gottes Namen
3. In meinem Sinn
4. Ach, was will doch mein Herz
5. Alla battaglia
6. Mon père m’a donné mari
7. Es wollt ein Maegdlein grasen gahn

Pierre de la Rue (c.1460-1518):
8. Il viendra le jour désiré
9. Autant en emporte le vent
10. Fors seulement
11. Laudate Dominum, omnes gentes

Jacob Obrecht:
12. Beata es, Maria
13. Parce, Domine
14. Den haghel ende die calde snee
15. Weet ghy wat minder jonghen herten deert
16. Als al de weerelt in vruechden leeft

Heinrich Isaac:
17. Rorate, caeli
18. Virgo prudentissima
----------
ETCETERA KTC 1380 (Diverdi) [CD 7] [70'20'']
Grabación: 1994


Este volumen reúne obras de tres de los grandes maestros de la generación nacida a mediados del siglo XV que, curiosamente, apenas cruzaron sus caminos. Obrecht trabajó fundamentalmente en su Flandes natal, aunque curiosamente murió de peste en Ferrara en uno de los pocos viajes que hizo a Italia. Isaac fue en cambio un reputado maestro del emperador Maximiliano I en Viena y de los Medici en Florencia, mientras que Pierre de la Rue trabajó como maestro de capilla para la corte borgoña, en desempeño de cuyo cargo acompañó a Felipe el Hermoso a España. Trabajó luego para Margarita de Austria en Malinas y para el archiduque Carlos.

Obrecht destacó particularmente en la música religiosa y por eso parece un acierto abrir el CD con su prodigioso tratamiento del Salve Regina. Se incluyen de él otros motetes y algunas canciones alemanas. Isaac fue un compositor de naturaleza camaleónica, capaz de adoptar el estilo local allá por donde pasara. Compuso también mucha música sacra, de lo que son buen ejemplo el par de motetes que cierran el CD, aunque en nuestro tiempo se ha hecho más famoso por sus canciones francesas, italianas y alemanas, de las que se ofrecen una pequeña selección. Finalmente, De la Rue, acaso el maestro más refinado y delicado de los tres, el que tuvo un estilo más cercano al del divino Josquin. Su obra es de un volumen y una variedad notabilísimas, aunque aquí se lo presenta sólo a través de tres canciones francesas y un salmo.

Ya dije en la presentación de la colección que uno de sus defectos era la poca presencia del género religioso por excelencia de la época, el de la misa polifónica, y en este volumen se echa especialmente de menos, pues es riquísimo el arsenal de misas que han sobrevivido de estos tres maestros. Tampoco me gusta el abuso de las interpretaciones instrumentales de las canciones (cada vez que a una canción se le quita la letra hay algo que se pierde irremediablemente; no encuentro ventajas a esta práctica, salvo que la recreación instrumental sea capaz de presentar el tema desde un punto de vista por completo nuevo y enriquecedor). Por lo demás, el nivel de conjuntos y solistas se mantiene al nivel del resto de la serie, si acaso, algo débiles las flautas...


Obrecht: Salve Regina. [8'10''] Currende Consort. Erik Van Nevel

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7

1 comentario:

ana de la robla dijo...

Por cierto, que lo del aplatanamiento colectivo que indicas en el margen de tu blog era de esperar...