lunes, 12 de octubre de 2009

España al aire (1)

César Camarero (segundo por la izquierda) con Taller Sonoro
Hace justo un año, coincidiendo también con la proximidad de la fiesta nacional del 12 de octubre, me felicitaba por el inicio en el prestigioso sello austriaco Kairos de una serie dedicada a los compositores españoles actuales [fue por la otra fiesta nacional, la del día de la Constitución]. La aparición en estos días de Anemos, la iniciativa conjunta con la que Glossa y Diverdi se impusieron en el concurso convocado por el INAEM para la creación de un sello que tuviera el compromiso de difundir la música contemporánea de nuestro país por todo el mundo, merece repetir los parabienes de entonces. Si durante mucho tiempo la falta de una industria fonográfica consolidada limitó la difusión de la música española, en los últimos años la situación ha mejorado notablemente. Gracias al apoyo de instituciones financieras (detrás de la colección de Kairos está Caja Madrid, igual que el BBVA sostiene proyectos similares en Verso y Neos) y a los esfuerzos de algunas administraciones autonómicas (Almaviva en Andalucía, el IVAM en Valencia), de la SGAE (sello Autor) o de promotores privados (como el de Columna Música, volcado con los creadores catalanes), los compositores e intérpretes españoles empiezan a disponer de alternativas interesantes para la promoción de sus trabajos.

Gramma de Sánchez Verdú en su estreno
Anemos se presenta con seis discos dedicados a otros tantos grandes maestros, de los cuales el andaluz Francisco Guerrero es el único ya fallecido. El Grupo Instrumental de Valencia dirigido por Joan Cerveró deja versiones afiladas e intensísimas de piezas camerísticas bien conocidas del músico (Concierto de cámara, Delta Cephei, Ars Combinatoria, Anemos C) y otras muy poco frecuentadas, como la sorprendente Vâda, con dos sopranos, o Hyades, que recurre a la electrónica. También se centra en la música de cámara el CD dedicado a César Camarero, nueve piezas tocadas por el estilo leve y refinadísimo de su autor, que tocan con precisión y pasión los sevillanos de Taller Sonoro. De Jesús Rueda se ofrece una serie de cinco piezas para percusión que interpreta el conjunto Drumming, que dirige Miquel Bernat. Admirable resulta también el trabajo que el Cuarteto Arditti brinda de un primer volumen de cuartetos de Cristóbal Halffter. Las singulares experiencias de Mauricio Sotelo en torno al mundo del flamenco quedan bien atrapadas en un disco variadísimo, que cuenta con la participación del cantaor Arcángel, el flautista Roberto Fabbriciani, el contrabajista Steffano Scodanibbio y el Ensemble Residencias. Finalmente, salto al mundo de la música teatral con José María Sánchez Verdú, cuya Gramma, estrenada en Múnich en 2006, es una de sus creaciones más conocidas y exitosas en Europa, aunque siga inédita en España. Mención especial a los originales diseños de Valentín Iglesias, que dan a la colección un atractivo aspecto visual. Globalmente considerado, Anemos es un soplo de aire fresco para la música española, una nueva oportunidad de abrir puertas y salir al mundo. O como dijo el poeta: “A la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo”.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 10 de octubre de 2009]

Francisco Guerrero por Joan cerveró
César Camarero por Taller Sonoro
Jesús Rueda por Drumming
Cristóbal Halffter por el Cuarteto Arditti
Mauricio Sotelo por el Ensemble Residencias
Gramma de Sánchez Verdú por Rüdiger Bohn



2 comentarios:

FLV-M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo J. Vayón dijo...

??????????