jueves, 1 de octubre de 2009

Strauss contra el ruido

Un momento de La mujer silenciosa de Strauss en la producción de Marco Arturo Marelli que se verá en el Maestranza
Sir Morosus odia el ruido y por eso tengo especial simpatía por este personaje nacido de la imaginación de Ben Jonson, que Stefan Zweig reconstruyó admirablemente para una de las óperas menos conocidas de Richard Strauss, Die Schweigsame Frau (La mujer silenciosa), estrenada en Dresde en 1935 y que, como es bien sabido, conoció la censura del régimen nazi a causa del origen judío del genial libretista. Se trata en cualquier caso de una comedia en la mejor tradición de la ópera cómica napolitana (por ahí anda el Don Pasquale de Donizetti, pero también el Fígaro de Mozart y Rossini), que Strauss envolvió en una música mucho más compleja de lo que aparenta su tono chispeante y su transparencia casi camerística.

La obra no se había representado nunca en España, pero el Teatro de la Maestranza de Sevilla la estrena el sábado en una coproducción de las óperas de Dresde y Viena que cuenta con puesta en escena de Marco Antonio Marelli, la dirección musical de Pedro Halffter y el protagonismo canoro de Franz Hawlata, Barbara Bornemann, Klaus Kuttler, Berhard Berthold, Julia Bauer, Elena de la Merced, Karolina Gumos, Alfredo García, Felipe Bou y Pavel Kudinov. La representación se repite el lunes y el miércoles próximos. Como el sábado me toca escribir del estreno, llevo días trabajando en una obra que sólo conocía por referencias tangenciales. Dejo aquí como jugoso incentivo (aún quedan cerca de 1000 entradas entre los tres días) el comienzo del tercer acto de una función filmada en Múnich en 1972 y que contó con la batuta de Wolfgang Sawallisch. De esta propuesta bávara ha quedado testimonio discográfico en CD.

video