domingo, 8 de noviembre de 2009

Síntesis barroca

Guillermo Peñalver
ENSEMBLE PROMETEO

Barroco sin fronteras. Componentes: Guillermo Peñalver, flauta travesera; Andoni Mercero y Jorge Jiménez, violines; Marta Sampere, viola; Mercedes Ruiz, violonchelo; Ventura Rico, contrabajo; Carlos García-Bernalt, clave. Programa: Obras de J. S. Bach, Telemann y C. P. E. Bach. Lugar: Iglesia de los Terceros. Fecha: Sábado 7 de noviembre. Aforo: Tres cuartos de entrada.

* * * *

SÍNTESIS BARROCA

Ensemble Prometeo, esto es, la Orquesta Barroca de Sevilla en versión reducida (siete solistas en esta ocasión) para demostrar por qué el conjunto está en primera línea mundial de su especialidad. Con un programa hecho de obras tan célebres como la Suite nº2 de Bach, la Burlesque de Don Quijote de Telemann, el más conocido de los Conciertos de Emanuel Bach, aquí en versión para flauta, el conjunto dio una muestra del actual paradigma interpretativo de la música barroca, que nace de una síntesis entre las prácticas de los pioneros, que arramblaron con todo lo que sonara a romántico, lo que dio origen a interpretaciones un tanto desencarnadas, y las de los más conspicuos representantes de la exageración y la extravagancia en materia de articulación, contrastes y ornamentos.

Nace así un estilo en el que se imbrican la exquisitez en el fraseo con el vigor y la vitalidad, y así sonó ayer la celebérrima Suite bachiana, con un Guillermo Peñalver magníficamente integrado en el conjunto y dando una exhibición de agilidad y elegancia en la Double de la Polonesa, maravillosamente apoyado por el contracanto en cello y clave. La Suite telemanniana sirvió para el contraste desenfadado de atmósferas, la ternura del sueño de Don Quijote o de sus suspiros por Dulcinea, la furia del ataque a los molinos de viento, el humor con el que se trata a Sancho Panza. Finalmente, el Concierto del otro Bach resultó un admirable paseo por los afectos, con ese embelesador lento central en el que el tono doliente quedó expuesto en primerísimo plano.

[Publicado en Diario de Sevilla el domingo 8 de noviembre de 2009]