sábado, 18 de octubre de 2008

Ornamento y pasión de la España galante

Molly Marsh y Jorge Jiménez
XACONA

X Ciclo de Música Antigua para Jóvenes Intérpretes de la Obra Social de Cajasol. Componentes: Jorge Jiménez, violín; Molly Marsh, oboe, Mercedes Ruiz, violonchelo; Yoshi Kazama, clave. Programa: La España Galante (obras de Josep y Joan Pla, Domenico Scarlatti y Nicolás Ximénez). Lugar: Iglesia del Convento de Santa Isabel. Fecha: Viernes 17 de octubre. Aforo: Tres cuartos de entrada

* * *

ORNAMENTO Y PASIÓN DE LA ESPAÑA GALANTE

Fundado en Barcelona en 2000 por el violinista Jorge Jiménez y la oboísta Molly Marsh, dos habituales de la Orquesta Barroca de Sevilla, el conjunto Xacona ha conseguido en su corta vida importante resonancia internacional, incluido el Primer Premio del prestigioso Concurso Internacional de Música Antigua de Brujas en su edición del año 2006.

Para su presentación en Sevilla, el grupo se presentó en formación de cuarteto, con su clavecinista habitual, el japonés Yoshi Kazama, y la colaboración de Mercedes Ruiz, bien conocida por su relevante papel en la vida musical sevillana, como miembro de la OBS y otros conjuntos de cámara.

En programa, un paseo por música de la España del siglo XVIII, que tenía el interés de presentar una de las Sonatas para violín y continuo publicadas por el prácticamente desconocido Nicolás Ximénez en Londres en 1764, música ornamental de no gran sustancia pero notable virtuosismo, que Jorge Jiménez salvó con solvencia, partiendo de un sonido no muy grande, pero un fraseo ágil y de extraordinaria musicalidad, que le sirvió igual para trazar las difíciles florituras del primer movimiento como para enfatizar los afectos expresivos del segundo.

Bien conocidas las obras de los hermanos Pla, sonatas en trío escritas en el mismo estilo de divertimento galante que la de Ximénez, pero que destacan por las constantes y muy bellas imitaciones entre los instrumentos superiores y por la sensualidad de los tiempos lentos, que el conjunto tocó con curvilínea morbidez y muy sugerente empaste entre el oboe delicadísimo de Marsh, el violín un punto agreste de Jiménez y el cello elegante y siempre intenso de Ruiz. Claro y exquisito en el fraseo el Scarlatti de Kazama, digno alumno de Koopman.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 18 de octubre de 2008]