miércoles, 29 de octubre de 2008

La corte de los libertinos

La Cour de Célimène de Thomas rescatada por Opera Rara
Ambroise Thomas (1811-1896). LA COUR DE CÉLIMÈNE
[Opéra-comique en dos actos, con libreto de Joseph-Bernard Rosier]

Laura Claycomb, soprano (La Condesa)
Joan Rodgers, soprano (La Baronesa, su hermana)
Alastair Miles, barítono (El Comandante de Beaupré)
Sébastien Droy, tenor (El Caballero de Mérac)
Nicole Tibbels, soprano (Bretonne)

Geoffrey Mitchel Choir
Philharmonia Orchestra
Director: Andrew Litton
-----------
2 CD OPERA RARA ORC37 (Diverdi) [53'11 - 42'36'']
Grabación: Julio de 2007


Hay compositores que apenas son conocidos por una obra, figura muy común entre los operistas. ¿Escribió Catalani otra cosa que La Wally, Ponchielli algo más además de La Gioconda, Leoncavallo sólo Los Payasos? Hay casos peores: músicos que sólo se conocen por un fragmento de una obra mayor e incluso por obras que jamás ellos compusieron (el caso extremo sería el de Albinoni y el Adagio de Giazotto). Ambroise Thomas pertenece a esta categoría. Hasta ahora yo podía citar de carrerilla dos obras suyas: Mignon y Hamlet, aunque nunca había escuchado de ellas más que las famosas arias que se incluyen en tantas antologías. Pero parece que Thomas existió de verdad y que además de esas dos óperas escribió muchas más, la mayoría al parecer adscribibles al género (casi un cajón de sastre) de la opéra comique, como esta La cour de Célimène que el sello Opera Rara rescata en doble CD.

Acción ambientada en París en 1750 para un argumento típico y tópico: la condesa quiere vengarse de todos los hombres por las infidelidades continuas de su antiguo marido, y para ello juega a despertar los deseos de una corte de aduladores (el coro, magnífico hallazgo), de la que destacan un viejo comandante, que dice ser su prometido, y un joven caballero enamorado; a su lado, su hermana la baronesa que condena su conducta; por tramas inverosímiles, duelo incluido entre los dos hombres, la condesa se promete en matrimonio primero con uno, luego con el otro y luego, amenaza de un nuevo duelo mediante, otra vez con el uno, todo ello en medio de un encendido elogio de su libertad para escoger y vivir como mejor le plazca. Ambiente libertino, en tono de farsa por supuesto, que Thomas resuelve con una música elegante, chisposa y burbujeante. No es Offenbach, seamos serios, pero prefiero mil óperas como ésta antes que el 90% de las que escribió ese moscón llamado Donizetti. El elenco es además estupendo (brillantísima Laura Claycomb), la orquesta de primer nivel y la producción de Opera Rara tan lujosa como de costumbre.


Thomas: "Que voulez-vous" de La Cour de Célimène. Laura Claycomb. Orquesta Philharmonia. Andrew Litton