martes, 14 de octubre de 2008

Segovia en el mapa del Barroco


Jerónimo de Carrión (1660-1721): AH DE LOS ELEMENTOS
Capilla Jerónimo de Carrión
Director: Alicia Lázaro

María del Mar Fernández Doval, Miryam Vincent y Carolina Martínez, sopranos
Miguel Mediano, Miguel Bernal y Javier Corcuera, tenores
Emilio Gómez, barítono
Lluís Coll y Nuria Sanromà, cornetas
Joaquim Guerra, bajón
Bárbara Sela, fagot
Alba Fresno, viola da gamba
Manuel Vilas, arpa de dos órdenes
José Ignacio Gavilanes, órgano
Rodrigo Muñoz, percusión


1. Con el ayre ayrecillo que corre
2. Ay tortolilla triste
3. Misa de Batalla del octavo tono
4. Con perlas la aurora
5. A la salud de los Reyes
6. Aves, ayres, fuentes
7. Gilguerillos, juguete festivo
8. Ah de los elementos
----------
VERSO VRS 2058 (Diverdi) [55'41'']
Grabación: Julio y Septiembre de 2007


Este es el segundo disco que Alicia Lázaro y su Capilla Jerónimo de Carrión dedican al compositor, posiblemente segoviano, que da nombre al grupo. Nacido hacia 1660, Carrión fue, desde 1690 y hasta su muerte en 1721, maestro de capilla de la catedral de Segovia, donde se conservan, entre muchas otras obras, la Misa de batalla y los villancicos que incluye este trabajo, realizado con notable solvencia por un conjunto de siete voces acompañado por ministriles que abunda así con éxito en el rescate del patrimonio barroco hispano.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 11 de octubre de 2008]


Carrión: Aves, ayres, fuentes. [5'08''] Capilla Jerónimo de Carrión. Alicia Lázaro.

Aves, ayres, fuentes,
no cantéis acordes
no sopléis ruidosas
no corráis veloces.
Aves, no cantéis
ayres, no sopléis
fuentes, no corráis veloces.
Atentos oíd
ternuras amorosas
del alma infeliz.
Oíd, escuchad,
reír y cantar.
Escuchad, oíd, llorar y gemir.

Coplas:
1.- Pues que galán divino
con el velo sutil
ocultas a mis ojos
tus adornos de líquido carmín.
Déjame cantar
y también reír
viéndote encubrir
cuando sólo vienes a ser para mí.

2.- No dudo que soy lodo
mas lodo tan feliz
que puedo con tu gracia
beber los resplandores al zenit.
Déjame llorar
y también gemir
viédome excluir
por mentidos gozos
de gozos sin fin.

3.- Tus silbos amorosos
te prometo seguir
que no puede perderse
quien te lleva Señor por adalid.
Déjame llorar
y también gemir
viendo producir
al diciembre flores
que eran del abril.