martes, 14 de abril de 2009

Telemann joven, Telemann viejo

Cantatas de Telemann por Hermann Max
Georg Philip Telemann (1681-1767): DREI SIND, DIE DA ZEUGEN IN HIMMEL
Cantatas

Veronika Winter, soprano
Lena Susanne Norin, alto
Jan Kobow, tenor
Ekkehard Abele, bajo
(1-3)

Ingrid Schmithüsen, soprano
Claudia Schubert, alto
Howard Crook, tenor
Gotthold Schwarz, bajo
(4)

Rheinische Kantorei
Das Kleine Konzert
Director: Hermann Max

1. Drei sind, die da zeugen im Himmel TVWV 1:377 [Erdmann Neumeister]
[Cantata para la Trinidad; Eisenach, 1711]


2. Ich hatte viel Bekümmernisse TVWV 1:843 [Erdmann Neumeister]
[Cantata para el 2º Domingo de Adviento; Frankfurt, 1717]


3. Wie liegt die Stadt so wüste TVWV 1:1629 [Johann Friedrich Helbig]
[Cantata para el 10º Domingo después de la Trinidad; Hamburgo, 1727]


4. Er kam, lobsingt ihm TVWV 1:462 [Daniel Schiebeler]
[Oda para el Día de la Ascensión; 1759]

----------
CPO 77 195-2 (Diverdi) [57'08'']
Grabaciones: Abril de 1997 (4), Marzo de 2006


El caudal inagotable de música que mana del inabarcable catálogo de Telemann es muy tenido en cuenta en su Magdeburgo natal, que desde 1962 organiza un Festival en torno a su figura. Este disco de CPO recoge un concierto del 18 de marzo de 2006, ofrecido en el seno de dicho Festival, que reúne tres cantatas religiosas de diferentes períodos del músico: Drei sind, die da zeugen im Himmel es una obra extraída de su primer gran ciclo de música religiosa moderna, una cantata festiva, como muestra el instrumentario, que prevé nada menos que seis trompetas, timbales, dos oboes, cuerdas y continuo; Ich hatte viel Bekümmernisse (el mismo título de la BWV 21, mi cantata preferida de Bach) es algo posterior y resulta bastante más austera con respecto tanto a la anterior como a la bachiana homónima; Wie ligt die Stadt so wüste representa un estado algo más avanzado en la composición de cantatas por parte de Telemann: la estructura es similar, con alternancia de recitativos, arias breves, coros y corales, pero las texturas parecen aligerarse, lo cual no obsta para el recurso al cromatismo con intenciones retóricas.

El disco se completa con una grabación de la Radio de Colonia casi diez años anterior, que recoge una obra de la senectud del músico, escrita sobre una Oda de Daniel Schiebeler con toda la exuberancia que el tema (la Ascensión) exigía, por lo que Telemann prescribe un acompañamiento instrumental a base de tres trompetas, timbales, dos traversos, oboe ad libitum, cuerdas y continuo. Hermann Max es un gran especialista en la música alemana sacra del XVIII y sus conjuntos rinden a gran nivel, especialmente el coro, pues a los oboes del grupo instrumental podría habérsele pedido un poco más de redondez y elegancia. En 1997, Max contó con un elenco extraordinario, que me parece en general superior al de 2006, en el que destaca el atractivo tenor Jan Kobow, pese a todo una voz más ligera que la poderosamente expresiva de Howard Crook, pero las voces femeninas son claramente inferiores. En cualquier caso, nuevo ejemplar telemanniano en el impresionate catálogo de CPO, que es tan bienvenido como los anteriores.


Telemann: Drei sind, die da zeugen im Himmel. [12'12''] Solistas. Rheinische Kantorei. Das Kleine Konzert. Hermann Max