jueves, 9 de abril de 2009

La piedad en Alemania

De Profundis de MacLeod y Pierlot
DE PROFUNDIS

Stephan MacLeod, bajo
Ricercar Consort
Director: Philippe Pierlot

François Fernandez, violín y violín piccolo
Sophie Gent, violín
Philippe Pierlot, Kaori Uemura y Rainer Zipperling, violas da gamba
Eduardo Egüez, tiorba
Francis Jacob, órgano


Nicolaus Bruhns (1665-1697)
1. De Profundis
2. Der Herr hat seinen Stuhl

3. Dietrich Becker (c.1623-c.1679): Pavana a 5

Franz Tunder (1614-1667):
4. O Jesu dulcissime
5. Da mihi Domine

6. Dietrich Becker: Sonata a 3

7. Dietrich Buxtehude (1537-1707): Ich bin eine Blume zu saron BuxWV 45
8. Johann Christoph Bach (1642-1703): Wie bist du denn o Gott
----------
MIRARE MIR 041 (Harmonia Mundi) [66'05'']
Grabación: Marzo de 2007


Dos de las pocas cantatas conservadas de Nikolaus Bruhns se unen a dos motetes latinos de Franz Tunder, un lamento de uno de los tíos de Bach, una cantata de Buxtehude y un par de piezas instrumentales de Becker para conformar un interesante recorrido por el Barroco medio alemán. Stephan MacLeod es por frescura, claridad y distinción en el fraseo un cantante ideal para una música que el conjunto instrumental moldea con un sugerente tratamiento del color, entre la exuberante ligereza de los violines y la honda ternura de las violas.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 4 de abril de 2009]


Tunder: Da mihi Domine. [8'58''] Stephan MacLeod. Ricercar Consort. Philippe Pierlot.

1 comentario:

Mario Guada Gutiérrez dijo...

Hola:

¡Maravilloso disco! -será objeto de crítica en doblebarra-.

Es cierto que siento una especial predilección por este repertorio sacro de la alemania del XVII, pero es que este registro supone un auténtico hito en la interpretación de dicho repertorio (como lo fueran en su día uno de Herreweghe u otro de Scholl, con piezas para alto, por poner algunos ejemplos).
El trabajo de MacLeod es absolutamente modélico, con una línea precisa, reflexiva, expresiva, bella... y un timbre absolutamente envidiable.
Además, el trabajo del aparato instrumental me parece soberbio, firmando un acompañamiento de sobresaliente -sublime Fernandez, sobre todo en en lamento de Johann Christoph-.

Tuve la oportunidad de escuchar en directo una de las piezas del disco -precisamente ese lamento, en el Musika-Música de Bilbao- y quedé absolutamente emocionado.

Un disco para uno mismo y para regalar, hasta al peor de los enemigos.

Un mvsical saludo.