lunes, 6 de abril de 2009

Tiempo de Pasión

Barthold Heinrich Brockes
La tradición de leer o representar la Pasión musicalmente es casi tan antigua como la Iglesia Católica. Su evolución, desde los primeros ejemplos en canto llano hasta creaciones tan inclasificables como la que Osvaldo Golijov hizo en el año 2000 sobre el Evangelio de Marcos, ha sido rica y compleja, aunque recientemente la popularidad de las dos grandes pasiones de Bach (la de San Juan clausura esta misma tarde en el Teatro de la Maestranza el Festival de Música Antigua de Sevilla) ha popularizado el modelo de la pasión-oratorio, que es sólo uno de los históricamente posibles.

Aprovechando la proximidad de la Semana Santa, Harmonia Mundi publica el último trabajo discográfico de René Jacobs, dedicado a la Pasión de Brockes de Telemann, obra que corresponde a un modelo emparentado con el de las bachianas, aunque algo diferente: era conocido como oratorio de la Pasión y presenta una mayor flexibilidad estructural al basarse en un texto enteramente versificado y no directamente en los evangelios. Ello se aprecia bien en esta obra de Telemann, que se divide en las dos partes de rigor, pero se abre con una larga Sinfonía (ausente normalmente en las pasiones-oratorios) y mezcla partes narrativas y líricas de forma mucho más flexible y variada, albergando en conjunto 31 arias, en general más breves (sólo 8 incluyen da capo), un aria con coro, siete ariosos, tres dúos, un trío, doce coros de turba, cuatro corales y catorce recitativos acompañados, que se interpolan de mil formas entre los mucho más cortos recitativos seccos.

Esta estructura musical debe sin duda mucho a la naturaleza del texto escogido por Telemann, Der für die Sünden der Welt leidende und sterbende Jesus (Jesús martirizado y muriendo por los pecados del mundo), obra publicada en Hamburgo en 1712 por el poeta Bartold Heinrich Brockes, un libreto sobre el que había trabajado ya Reinhard Keiser en el mismo año de su publicación y que Telemann afrontaría (igual que Haendel) en 1716, dos años antes de que lo hiciera Johann Mattheson. No puede pasarse por alto que estos cuatro grandes maestros coincidieron a principios de siglo en Hamburgo, por entonces centro de la ópera alemana, lo cual queda bien reflejado en las visiones que nos dejaron del poema de Brockes, que tenían mucho de óperas sacras.

René Jacobs (© Eric Larrayadieu para Harmonia Mundi)
Esa exuberancia teatral de la pasión telemanniana resulta admirablemente explorada por René Jacobs en una interpretación soberbia (una más del director belga) al frente de dos de los más importantes conjuntos alemanes dedicados al barroco, la Akademie für Alte Musik de Berlín y el RIAS Kammerchor y un plantel de solistas apenas conocido pero que responde con intenso y encendido dramatismo a los requerimientos de la batuta. La Pasión de Brockes de Telemann tal vez no alcance esa hondura mística e hiriente a que nos han acostumbrado las grandes obras dedicadas al género por Bach, pero combina exuberancia, introspección y patetismo con maestría absoluta.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 4 de abril de 2009]

La Brockes-Passion de Telemann por René Jacobs
Georg Philipp Telemann (1681-1767): BROCKES-PASSION TVWV 5:1

Birgitte Christensen, soprano (Hija de Sión I, Alma fiel I, María y Sirviente 3)
Lydia Teuscher, soprano (Hija de Sión II, Alma fiel II y Sirviente 2)
Marie-Claude Chappuis, mezzosoprano (Judas, Alma fiel III y Sirviente 1)
Donát Havár, tenor (Pedro, Pilato, Alma fiel IV y Centurión)
Daniel Behle, tenor (Evangelista, Alma fiel VI)
Johannes Weiser, barítono (Jesús, Alma fiel V)
RIAS Kammerchor
Akademie für Alte Musik Berlin
Director: René Jacobs
----------
2 CD HARMONIA MUNDI HMC 902013.14 [66'03'' - 73'48'']
Grabación: Marzo de 2008



Telemann: Una escena de Pedro de la Brockes-Passion. [7'05'']Donát Havár. Akademie für Alte Musik Berlin. René Jacobs.