jueves, 8 de enero de 2009

Richter en Bach

Bach por Sviatoslav Richter en Stradivarius
RICHTER PLAYS BACH
Sviatoslav Richter, piano

Johann Sebastian Bach (1685-1750)

CD 1
1. Sonata en do mayor BWV 966
2. Sonata en re mayor BWV 963
3. Sonata en re menor BWV 964 [atribución dudosa: es transcripción de la Sonata para violín en la menor BWV 1003, posiblemente realizada por Wilhelm Friedemann Bach, 1710-1784]
4. Capriccio en mi mayor BWV 993
5. Cuatro duetti del Clavierübung III [originales para órgano]
I. Nº1 en mi menor BWV 802
II. Nº2 en fa mayor BWV 803
III. Nº3 en sol mayor BWV 804
IV. Nº4 en la menor BWV 805

6. Concerto italiano en fa mayor BWV 971

CD 2
1. Suite inglesa nº1 en la mayor BWV 806
2. Suite inglesa nº3 en sol menor BWV 808

CD 3
1. Suite inglesa nº4 en fa mayor BWV 809
2. Suite inglesa nº6 en re menor BWV 811

CD 4
1. Suite francesa nº2 en do menor BWV 813
2. Suite francesa nº4 en mi bemol mayor BWV 815
3. Toccata en re menor BWV 913
4. Fantasía en do menor BWV 906
----------
4 CD STRADIVARIUS STR 33820-4 CD (Diverdi) [76'24'' - 52'10'' - 50'54'' - 51'18'']
Grabaciones: Abril (BWV 809 y 811, en vivo), Junio y Noviembre de 1991


Con los 75 años ya cumplidos, el ucraniano Sviatoslav Richter (Zhytomyr, 1915 - Moscú, 1997) dejó estos testimonios bachianos en los que muestra su visión del compositor, romántica, pero menos de lo que algunos imaginan. Hay por supuesto un aprovechamiento integral de las posibilidades del instrumento, con uso generoso del pedal de resonancia (calderones finales muy alargados), anchos contrastes de dinámicas y un manejo del color muy característico de la escuela rusa, pero eso no me parece lo esencial en la música de Bach: lo importante aquí es la claridad de las voces, la coherencia en la estructura interna de cada pieza, el control del ritmo, y eso lo ofrece Richter de forma por momentos apasionante. Su articulación, obvio, no es la de un Gould o la de una Rosalyn Tureck, ni siquiera la de un Schiff o una Argerich, pues Richter emplea el legato incluso de forma que puede parecer exagerada (Andante del Concierto italiano), pero no faltan en su interpretación flexiones mucho más afiladas, acentos poderosos y, sobre todo, una idea central que busca acercarse al sentido global, arquitectónico de la música bachiana: Richter la interpreta partiendo de una claridad más que aceptable de todos los planos sonoros (las voces suenan por norma independientes y no en forma de una voz principal acompañada), aunque es cierto que en algunos pasajes se aprecian pequeños emborronamientos por exceso de pedal o por pequeñas mermas en la agilidad de la digitación. Las Sonatas son en cualquier caso espléndidas, la Tocata resulta de una fascinante fantasía ornamental y en las Suites hay una estupenda caracterización de los aires de danza, con zarabandas claramente romantizadas (son los momentos en que el fraseo se estira y flexibiliza con más claridad por el uso del rubato) y gigas, bourrés y gavotas de un gusto plenamente galante. El sonido es por supuesto robusto, en momentos puede parecer incluso algo grueso, denso, oscuro, pero cuando el pianista lo aligera para las partes más rápidas y articuladas es como si saliera el sol. Un Bach no apto para todos los gustos, pero plausible y disfrutable.


Bach: Sonata en do mayor BWV 966 (Prelude/ Allemande/ Adagio - Allegro/ Fuga). [10'59''] Sviatoslav Richter.