sábado, 3 de enero de 2009

Un triste adiós

El pasado 1 de enero, y tras el fulgurante e inesperado agravamiento de una terrible enfermedad, falleció en Sevilla Juan Carlos Moreno. Vinculado a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y al Teatro de la Maestranza casi desde la fundación de ambas instituciones, Juan Carlos trabajó en sus departamentos de documentación y comunicación en diferentes etapas y con variadas funciones, aunque en realidad hizo muchas otras cosas por teatro y orquesta, entidades que conocía como pocos. Sencillo, afable y siempre accesible, Juan Carlos no fue sólo un apoyo permanente para los que de un modo u otro trabajamos en contacto directo con la actividad musical sevillana, sino también un acicate constante para profundizar en cualquiera de los temas que abarcaban su insaciable curiosidad y su amplísima cultura, las cuales quedaban desveladas a la primera conversación y con absoluta naturalidad, pues nunca se caracterizó por ser persona pedante ni jactanciosa. Más allá de esas virtudes, que lo definían como un profesional extraordinario, Juan Carlos fue un hombre machadianamente bueno, de esos de los que uno puede enorgullecerse de haber conocido. Su muerte ha causado en todos aquellos que lo tratamos un hondo pesar.

Séale la tierra leve.



4 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Descanse en paz.
Saludos,
Diego

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Mi pésame a todos sus seres queridos.

Anónimo dijo...

doy fé de las palabras escritas in mmoriam de Juan Carlos
una persona extremadamente culta y educada
que llevó su enfermedad cn admirable entereza

Sit ti terra levis

lola dijo...

Juan Carlos, una persona a la que recordaré con gran nostalgia, era un libro lleno de sabiduría, le echaré de menos siempre que esté en el teatro y siento tanto no poder haberle dado todo mi apoyo en esos duros momentos......