sábado, 28 de febrero de 2009

Carmen en el cine (6): Charles Vidor

Dos carteles anunciadores de Los amores de Carmen
La Columbia trató de repetir el éxito de Gilda y dos años después de su estreno reunió de nuevo a la célebre pareja protagonista junto al director Charles Vidor. La productora recién creada por la actriz, Beckworth, participó también en el proyecto, una Carmen que se saldó con un rotundo fracaso. Alguien (puede que la misma Rita) debió de pensar que el exotismo algo inverosímil de una gitana pelirroja quedaría ampliamente compensado por los orígenes sevillanos de la actriz y sus inicios en el mundo del espectáculo junto a su padre, el bailarín Eduardo Cansino (que figura como coreógrafo en los créditos del film), pero desde luego que aquello no fue suficiente.

Rita Hayworth como Carmen
[Abro paréntesis. En la edición que la Diputación de Sevilla publicó en 1998 con dos tomos de obra crítica de Rafael Cansinos Assens, su viuda, Braulia Galán, comenta que el escritor era muy aficionado al cine, pero que no quiso acercarse a ver a Rita Hayworth, que era pariente suya, cuando estuvo en Madrid ("Yo no sé qué le hubiera costado ir a verla y saludarla y comentar algo. Con él no iba esas cosas"). Aprovecho para recomendar fervientemente la lectura de La novela de un literato, una de las mejores obras en el género de las memorias escritas en España en el pasado siglo.] [Otro paréntesis. Coincidiendo con el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla pudo verse, en ese horror grisáceo con tren en que han convertido la Avenida de la Constitución, una exposición de fotos sobre la vinculación de la ciudad con el cine en la que había una instantánea de la Hayworth en los años 40 aprendiendo supuestamente a tocar las castañuelas en un tablao flamenco.] Ni la influencia paterna ni las (imaginarias) clases en Sevilla ayudaron demasiado a la actriz para este papel, pues no resulta demasiado convincente en los números de baile y mucho menos cuando la ponen a cantar. Esto no es como despachar el Amado mío en un film noir ambientado en Buenos Aires: con ese acento y esa voz no se puede pretender convencer a nadie de que se es Carmen.



En cualquier caso, lo peor no es ni mucho menos la participación de la siempre fascinante Rita Hayworth, sino la adaptación de la novela de Merimée, enfatizado su pintoresquismo y su fatalismo hasta límites que bordean el ridículo. El carácter de femme fatale hollywoodiense de Carmen se presenta desde el inicio, en la misma forma en que se entablan las relaciones entre los protagonistas, la cosa menos natural del mundo, o en la muerte del oficial de Don José, ocasionada por un accidente que provoca con intención la propia gitana. Siguiendo a la novela, hace su aparición García, el marido de Carmen, aunque aquí no es tuerto, y Lucas, el torero, si bien la mezcla del vestuario y de los elementos decorativos (aparece una fuente que tiene de sevillana lo mismo que Glenn Ford de navarro) crean un ambiente más cercano al kitsch que a la recreación historicista o, simplemente, tópica. La banda sonora se encargó a un respetado maestro clásico, Mario Castelnuovo-Tedesco, que rehuyó en cualquier caso el color local, presentando una música en la típica tradición del neorromanticismo sinfónico hollywoodiense. Si las escenas urbanas resultan siempre recargadas y cargantes (horror vacui), la sierra es un decorado de auténtico cartón-piedra. El duelo entre García y Don José, que termina con la muerte del primero, es en cambio uno de los pasajes mejor logrados de toda la película, por más que la banda de contrabandistas sea de auténtico sainete: terminan siendo dos junto al soldado, que los trata con desprecio y es presentado como un auténtico salteador de caminos. El final es el de la ópera, pero sólo porque transcurre en los alrededores de la plaza de toros. Mejor verlo que contarlo.



FICHA TÉCNICA

Título original: The loves of Carmen (Los amores de Carmen)
Fecha de producción: 1948
Duración: 99 minutos

Director: Charles Vidor
Guión: Helen Deutsch, a partir de Prosper Merimée
Fotografía: William E. Snyder
Dirección artística: Stephen Goosson y Cary Odell
Decorados: William Kiernan y Wilbur Menefee
Música: Mario Castelnuovo-Tedesco

Reparto:
Rita Hayworth (Carmen)
Glenn Ford (Don José)
Ron Randell (Andrés)
Victor Jory (García)
Luther Adler (Dancaire)
Arnold Moss (Coronel)
Joseph Buloff (Remendado)
Margaret Wycherly (Hechicera)
Bernard Nedell (Pablo)
John Baragrey (Lucas)

[En IMDb. En Wikipedia. Claudia79. En El Criticón. Galerías de fotos de Rita Hayworth.]

1 (Cecil B. DeMille) - 2 (Charles Chaplin) - 3 (Ernst Lubitsch) - 4 (Jacques Feyder) - 5 (Florián Rey)