sábado, 13 de septiembre de 2008

Carmen en el cine (4): Jacques Feyder

Un cuaderno sobre la Carmen de Feyder en la página de la Cinemateca francesa
La gran película sobre Carmen. Una extraordinaria superproducción para la época, que creó una enorme expectación en Francia. Desde el anuncio de su rodaje, en la segunda mitad de 1925, hasta su estreno, el 5 de noviembre de 1926 en el cine Marivaux de la capital francesa, donde se concentró todo el París que tenía algo que ver con el mundo del cine, las revistas del sector le dedicaron atención a cada anécdota, a cada detalle del rodaje y de la producción.

Un cartel de Carmen de Jacques Feyder
El belga Jacques Feyder buscó el realismo por encima de todo, de modo que una gran parte de la película está rodada en exteriores (Ronda y su serranía, aunque algunas tomas se hicieron al parecer a última hora en la costa azul). Todo el equipo se trasladó a Andalucía y allí trabajó los dos últimos meses del año 1925. Feyder había llegado antes, con su escenógrafo Lazare Meerson, quien tomó apuntes del natural (la Filmoteca francesa conserva un cuaderno con unos 80 dibujos), que luego sirvieron para la construcción de los decorados en los estudios de Montreuil y Joinville, donde el rodaje se terminó durante el invierno y la primavera de 1926. Muchos de esos dibujos tienen un toque orientalista y exótico, bien porque Meerson llegó en su viaje hasta el Norte de África o porque exageró los rasgos de lo que contemplaba hasta encontrar lo que acaso había venido buscando, la España imaginaria de los románticos.

Dibujo de Lazare Meerson
De los decorados que salieron de estos esbozos resultó especialmente valorada la reproducción de la Calle Sierpes de Sevilla, con sus 80 metros de largo una de las mayores reconstrucciones del cine francés hasta aquel momento. Han quedado algunos dibujos de los que Meerson hizo en Sevilla, aunque no las fotografías que al parecer se utilizaron para ajustarse a las características reales de la calle. Cuando, terminado el rodaje, estos decorados fueron demolidos, algunos periodistas de los que cubrían la producción del film se lamentaron profundamente por su pérdida.

Apuntes de Sevilla de Lazare Meerson
La Carmen de Feyder sigue fielmente la novela de Merimée, hasta el punto de que en muchas ocasiones se reproducen literalmente los diálogos de la novela. Esta estrecha relación con lo literario fue una seña de identidad del cine francés de los años 20. Aquí apenas hay guiños a la ópera (si acaso, la llegada de la guardia rodeada de niños). Los personajes son los de la novela. Don José de Lizzarrabengoa (pusieron una 'z' de más) aparece en su pueblo navarro de Elizondo jugando a la pelota y enzarzado en una pelea que termina con un muerto, de ahí su huida, que es seguida hasta su llegada a Sevilla, enrolado en el regimiento de Almansa. Los tipos, los vestuarios, los ambientes, los lugares filmados crean un cuadro de extraordinario realismo (si obviamos el hecho de que Sevilla aparezca rodeada de montañas). Algunos detalles del original de Merimée han sido sin embargo modificados: por ejemplo, García el Tuerto aparece aquí casi desde el principio y vemos su detención y su ingreso en la prisión de Tarifa (en la novela, se supone que lleva ya dos años en ella y sólo lo conocemos después de su fuga); todas las peripecias vividas por Carmen en Gibraltar han sido radicalmente eliminadas; se han unificado algunos episodios ocurridos en distintos momentos de la novela; algo diferente resulta también la muerte del Remendado; finalmente, la corrida de toros donde Lucas primero triunfa y luego sufre una cogida tiene lugar en Ronda y no en Córdoba.

Un Cartel de Carmen de Feyder
La figura de Lucas aparece aquí estupendamente contextualizada. No es el Escamillo torero de Bizet, pero tampoco el picador que uno imagina cuando le dicen que así es como lo llama Merimée en la novela. Las imágenes de la lidia nos lo presentan como una especie de rejoneador, aunque torea también a pie, y es, desde luego, la gran estrella de la función, y así figura su nombre convenientemente destacado en los carteles que anuncian la corrida. La película es absolutamente fiel a la novela, tanto en la conquista de la divisa del toro que brinda a Carmen, como en las aclamaciones por su triunfo y su posterior cogida, aunque aquí se va un poco más lejos, ya que se muestra su muerte, algo que en ningún momento llega a explicitarse en la novela.

Cartel de la Carmen de Feyder
Aparte de la reconstrucción realista de ambientes y personajes, la obra de Feyder se caracteriza por la pulcritud de un trabajo técnico en el que abundan ya los travellings y en el que destaca la especial exquisitez de la fotografía (el campamento de los contrabandistas por la noche es un auténtico prodigio, casi un homenaje a la pintura tenebrista; las hogueras dan a los personajes el aspecto de muchas de las figuras de un Georges La Tour). Compone todo ello una historia en la que el buscado exotismo de las anteriores producciones en torno a Carmen ha quedado casi por completo eliminado, en el que las relaciones entre los personajes son mucho más verosímiles (a ello ayuda también el larguísimo metraje, más de dos horas y media, que permite desarrollar mejor el argumento) y ese tono entre tópico, paródico y casi risible que, seguramente a pesar de sus productores, rezumaban las películas anteriores, incluso las más serias, como las de DeMille o Lubitsch, ha quedado superado. Resulta también significativo el tintado de las cintas, procedimiento habitual de la época, que buscaba añadir colores simbólicos para resaltar cada momento dramático y que la restauración de la película en 2001 ha logrado preservar (o reconstruir) de forma admirable.

La protagonista principal de la película es Raquel Meller, la cupletista aragonesa, que era por entonces una grandísima estrella en Francia (y en España, por supuesto: no tengo a mano las extraordinarias memorias de Rafael Cansinos Assens que publicó Alianza en tres volúmenes, La novela de un literato, puede que las mejores del siglo pasado en nuestro país, donde aparecen abundantes referencias a las relaciones entre Meller y los intelectuales españoles de la época). Su Carmen no da sólo el tipo físico a la perfección, sino que sabe ser sensual y trágica cuando corresponde, y sus ojos llenan a menudo la pantalla. Como anécdota, la aparición de Luis Buñuel como contrabandista. Las pretensiones del productor de hacer de esta Carmen un producto derivado de la obra literaria y no de la ópera se notan también en la música. Se prescinde por completo de Bizet. La banda sonora fue encargada a un compositor español, de sólo 20 años de edad, quien para más señas, era el alumno predilecto de Falla, Ernesto Halffter. Su música combina los ritmos y los giros españolistas con una armonización y una instrumentación bastante cercana a la de música francesa. Lo mejor que puede decirse de ella es que sirve al objetivo de acompañar las imágenes reforzando, aun sin énfasis innecesarios, su potencial dramático y simbólico.

1. La gitana y su rom
video

2. Las calles de Sevilla
video

3. El duelo
video

4. La noche
video

5. Triunfo y cogida
video

6. El final de Carmen
video

FICHA TÉCNICA

Título original: Carmen
[Muda]
Año de producción: 1926
Duración: 160 minutos.

Director: Jacques Feyder
Guión: Jacques Feyder
Productor: Alexandre Kamenka
Fotografía: Maurice Desfassiaux, Roger Forster, Paul Parguel
Director artístico: Lazare Meerson
Música: Ernesto Halffter

Reparto:
Raquel Meller
(Carmen)
Louis Lerch (Don José Lizzarrabengoa)
Gaston Modot (García, el Tuerto)
Victor Vina (Dancaire)
Guerrero de Sandoval (Lucas)
Charles Barrois (Lillas Pastia)
Jean Murat (el Teniente)
Raymond Guérin-Catelain (el Duque de El Chorro)
Andrée Canti (madre de don José)
Roy Wood (oficial inglés)
Pedro de Hidalgo (Remendado)
Luis Buñuel (un contrabandista)
Joaquim Peindo (un guitarrista)
Hernando Vines (otro guitarrista)
Georges Lampin

[En la Filmoteca francesa. En Films de France. En IMDB. Ferdinand von Galitzien. Raquel Meller en la Gran Enciclopedia Aragonesa. El Relicario cantado por Raquel Meller en Youtube.]

1 - 2 - 3

2 comentarios:

Pablo J. Vayón dijo...

No puedo ver los vídeos ni en Firefox 3 ni en el nuevo Google Chrome, aunque sí en Opera y en Explorer 7. No sé si alguien tiene el mismo problema que yo, aunque es posible que sea cosa del pluguin de Flash. Acabo de instalar el 10, ya que el anterior me daba problemas con todos los arhcivos de vídeo y audio en todos los navegadores salvo en el Explorer. Solucioné ese problema con el cambio, pero ahora me aparece este nuevo con los vídeos de Blogger. Si pasa por aquí algún experto informático que pueda orientarme lo agradecería mucho.

Papagena dijo...

Yo los veo bien...