lunes, 15 de septiembre de 2008

Biber sacro, Biber profano

Heinrich Ignaz Franz von Biber
La conmemoración en los últimos 15 años del 350 aniversario de su nacimiento (1994) y del tercer centenario de su muerte (2004) han revitalizado la presencia del compositor bohemio Heinrich Ignaz Franz von Biber (Wartenberg, cerca de Praga, 1644 - Salzburgo, 1704) en los programas de conciertos y de los sellos discográficos. Reconocido en su época como uno de los mayores talentos violinísticos de Europa ("sus solos son los más difíciles y llenos de gracia que puedan encontrarse en cualquier música que yo haya visto del mismo período", escribía a finales del siglo XVIII el historiador británico Charles Burney) su figura se apagó durante casi dos centurias para resurgir con fuerza al calor del historicismo en las décadas finales del siglo XX.

Biber se había instalado en Salzburgo en 1670, al servicio del príncipe-arzobispo Maximilien Gandolph von Khuenburg, cuando la ciudad contaba ya con una catedral de dimensiones colosales, en la que solían desarrollarse brillantes ceremoniales acompañados por una música exuberante y monumental, que aprovechaba la disposición arquitectónica para el empleo de espectaculares efectos antifonales, tan del gusto barroco. Aunque en un principio la gran música ritual estaba fuera de su alcance, Biber tuvo la suerte de que al arzobispo le gustase la música de cámara. Así que el compositor escribía colecciones de música violinística que indefectiblemente dedicaba a su superior. Son hasta cuatro entre 1676 y 1684, entre ellas las Sonatas del Rosario, nunca editadas en vida del músico, aunque seguramente escritas hacia 1676, y el Fidicinium Sacro Profanum, que vio la luz en Núremberg en el año 1683.

En 1679, Biber había sido nombrado ya maestro de capilla, lo que le permitiría combinar desde entonces el exquisito refinamiento de la música camerística con la majestuosidad de las grandes piezas policorales religiosas. El juego dialéctico entre lo sagrado y lo profano iba a dar para mucho a los compositores austriacos de la época, como muestra el título de la colección de 1683 y algunos otros, tanto de Biber como de su maestro Schmelzer. Música de espíritu indudablemente camerístico, es posible que Biber pretendiese que las doce sonatas del Fidicinium (seis escritas a cinco voces y otras seis a cuatro, las segundas con especial protagonismo del primer violín) pudieran presentarse igualmente en el ámbito eclesiástico. Convertido en el más popular del músico, el ciclo de las Sonatas del Rosario (quince sonatas para violín y continuo más un Pasagalia final para violín solo), recurría al procedimiento de la scordatura (variación de la afinación convencional del violín) con el objeto de adaptar el color y la sonoridad de cada pieza a las implicaciones retóricas de cada misterio del Rosario con los que las Sonatas se relacionaban.

El conjunto italiano Bizarrie Armoniche
Si la fonografía está llena de estupendas versiones de las Sonatas del Rosario, a las que ahora se une esta de Riccardo Minasi y el conjunto Bizzarrie Armoniche, que juega con los contrastes extremos y la exuberancia ornamental, del Fidicinium Sacro Profanum sólo recuerdo una grabación completa anterior, el antiguo y admirable acercamiento del Clemencic Consort, con un jovencísimo Hiro Kurosaki de primer violín, así que este registro de David Plantier al frente de Les plaisirs du Parnasse puede considerarse una estupenda noticia para los amantes de la música vitalista y sorprendente, a la vez apasionada y refinada, de Biber, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de interpretaciones soberbias, explotadas al límite sus posibilidades sonoras y expresivas.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 13 de septiembre de 2008]


Las Sonatas del Rosario de Biber por Riccardo Minasiy Bizarrie Armoniche
Heinrich Ignaz Franz von Biber (1644-1704): ROSENKRANZ SONATEN
Riccardo Minasi, violín
Bizzarrie Armoniche

Elena Russo, violonchelo
Rodney Prada, viola da gamba y lirone
Margret Köll, arpa
Gabriele Palomba, tiorba
David Yacus, trombón
Davide Pozzi, clave y órgano
Matteo Riboldi, órgano
Ludovico Minasi, bassetto


CD 1:

1. Sonata I en re menor La Anunciación (sol - re -la - mi, afinación normal del violín)
2. Sonata II en la mayor La Visitación (scordatura: la - mi - la - mi)
3. Sonata III en si menor La Navidad (scordatura: si - fa sostenido - si - re)
4. Sonata IV en re menor La Presentación en el templo (scordatura: la - re - la - re)
5. Sonata V en la mayor El niño perdido y hallado en el templo (scordatura: la - mi - la - do sostenido)
6. Sonata VI en do menor La agonía en el huerto (scordatura: la bemol - mi bemol - sol -re)
7. Sonata VII en fa mayor La Flagelación (scordatura: do - fa - la - do)
8. Sonata VIII en si bemol mayor La Coronación de espinas (scordatura: re - fa - si bemol - re)
9. Sonata IX en la menor Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario (scordatura: do - mi - la - mi)
10. Sonata X en sol menor La Crucifixión (scordatura: sol - re - la -re)

CD 2:

1. Sonata XI en sol mayor La Resurrección (scordatura: sol - re - sol - re)
2. Sonata XII en do mayor La Ascensión (scordatura: do - mi - sol - do)
3. Sonata XIII en re menor La venida del Espíritu Santo (scordatura: la - mi - do sostenido - mi)
4. Sonata XIV en re mayor La Asunción de la Virgen (scordatura: la - mi - la - re)
5. Sonata XV en do mayor La Coronación de la Virgen (scordatura: sol - do - sol - re)
6. Passagalia en sol menor (sol - re - la - mi)
----------
2 SACD ARTS 47735-8 (Diverdi) [72'22'' - 51'44'']
Grabación: Septiembre de 2005 y Enero de 2006


Biber: Sonata X La Crucifixión de las Sonatas del Rosario. [9'03''] Riccardo Minasi. Bizzarrie Armoniche

Fidicinium Sacro Profanum de Biber por David Plantier y Les plaisirs du Parnasse
Heinrich Ignaz Franz von Biber (1644-1704): FIDICINIUM SACRO PROFANUM
Les plaisirs du Parnasse
Director: David Plantier

David Plantier y Eva Bohri, violines
Peter Barczi y Patricia Gagnon, violas
Maya Amrein, violonchelo
Michele Zeoli, violone
Andrea Marchiol, órgano
Shizuko Noiri, archilaúd


1. Sonata nº1 en si menor
2. Sonata nº2 en fa mayor
3. Sonata nº3 en re menor
4. Sonata nº4 en sol menor
5. Sonata nº5 en do mayor
6. Sonata nº6 en la menor
7. Sonata nº7 en re mayor
8. Sonata nº8 en si bemol mayor
9. Sonata nº9 en sol mayor
10. Sonata nº10 en mi mayor
11. Sonata nº11 en do menor
12. Sonata nº12 en la mayor
----------
ZIG ZAG TERRITOIRES ZZT080701 (Harmonia Mundi) [71'49'']
Grabación: Septiembre de 2007



Biber: Sonata nº4 del Fidicinium Sacro Profanum. [7'11''] Les plaisirs du Parnasse. David Plantier.

5 comentarios:

Papagena dijo...

Pues con gran sonrojo he de decir que no conocía a este señor, pero que he disfrutado de las dos audiciones que nos propones, especialmente la primera. Eso sí, probablemente de tener el disco en casa, si mi discoteca estuviera (JA!) colocada por orden cronológico, siempre se me iría la mano a su contemporáneo italiano, el gran Arcangelo Corelli. Debe ser que mi sensibilidad es mucho más mediterránea que centroeuropea...

Pablo J. Vayón dijo...

Se nota que eres clásica clásica, amiga. Biber representa todavía el espíritu indómito y bizarro, lleno de fantasía, imaginación y exageración, de los violinistas del XVII, mientras que Corelli es ya el orden racional del tardobarroco y el Clasicismo. Me encanta Corelli, pero Biber es una auténtica debilidad.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Maravillosa noticia. Biber no es una debilidad, sino un auténtico pecado. Su música jamás se agota.
Por lo demás, el sello Zig-Zag está dando magnífico ejemplo de saber hacer, con unas grabaciones soberbias. Plantier es un hacha: sus sonatas de Westhoff, que ahora mismo están en mi reproductor, son una delicia...

Pablo J. Vayón dijo...

Peazo de disco el de Westhoff, sí. Plantier es de los líricos del violín.

Narananínn nanínn (tararéese con la melodía del vals Fascinación, que no tiene obviamente nada que ni ver ni con Biber ni con Corelli, pero me venía bien para lo de los líricos... En fin, se me entiende, creo yo)

ANA DE LA ROBLA dijo...

:-D