miércoles, 23 de diciembre de 2009

Lamento sinfónico

Pedro Halffter y Monica Groop en el concierto de la ROSS del 22 de diciembre de 2009 (© Victoria Hidalgo / Diario de Sevilla)[© Victoria Hidalgo / Diario de Sevilla]

REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE SEVILLA

9º Programa de abono de la Temporada 2009-10. Solista: Monica Groop, mezzosoprano. Director: Pedro Halffter. Programa: Paráfrasis de Pedro Halffter; Lieder eines fahrenden Gesellen de Gustav Mahler; Sinfonía nº6 en si menor Op.74 Patética de Piotr Ilich Chaikovski. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Martes 22 de diciembre. Aforo: Dos tercios de entrada.

* * * *

LAMENTO SINFÓNICO

Hay ocasiones en que la realidad te pone la metáfora en la punta de la pluma. El mismo día en que el Patronato del Teatro de la Maestranza se permitía cerrar su reunión anual sin dar cuenta pública de los presupuestos que manejará la institución el año próximo, el mismo día en que sobre el futuro de la ROSS (puesto en duda públicamente desde hace semanas por la Consejera y la Delegada del ramo) se extendía el más absoluto mutismo oficial, la orquesta dedicó un programa al lamento, la tragedia y el fatalismo musicales. Y es que hay fechas que las carga el diablo.

Desde la Paráfrasis del propio Halffter sobre el famoso lamento del Dido y Eneas de Purcell hasta el Adagio lamentoso que cierra la Patética de Chaikovski (incluso el título pareció puesto a propósito), todo el programa exploraba ese perfil de sombra que tiene que ver con el dolor, la angustia, la desesperanza y la tragedia.

En la obra de Purcell, glosada por Halffter con dinámicas permanentemente leves y un caleidoscópico juego de timbres, la muerte espera a la protagonista tras su canto. En las Canciones del camarada errante de Mahler es en cambio el desengaño amoroso el que anida en el corazón de un joven habitualmente interpretado por una voz masculina. En esta ocasión fue la finesa Monica Groop la que les dio vida con extraordinaria exquisitez en el fraseo, bellísimo centro, agudos algo mates y pequeños apuros en los graves. Acompañamiento sinuoso, acaso falto de un punto de acidez.

Para Halffter, la de Chaikovski parece ser puro fatalismo, y ello quedó ampliamente reflejado en una interpretación intensa, de contrastes muy marcados, con un Vals un punto seco, una cuerda esplendorosa en el Scherzo y unos trombones que pusieron los justos aguijonazos de dolor en un ambiente marcado también por el recuerdo al recientemente fallecido maestro Sutej.

[Publicado en Diario de Sevilla el miércoles 23 de diciembre de 2009]

Wikio