sábado, 20 de marzo de 2010

Hay muchos mundos en Bach

Pierre Hantaï
PIERRE HANTAÏ

XXVII Festival de Música Antigua de Sevilla (Femás'10). Pierre Hantaï, clave. Programa: Obras de Johann Sebastian y Wilhelm Friedemann Bach. Lugar: Casa de la Provincia. Fecha: Viernes 19 de marzo. Aforo: Casi lleno.

* * * *

HAY MUCHOS MUNDOS EN EL MUNDO DE LOS BACH

El traslado del inicialmente previsto Salón de los Tapices del Alcázar al pequeño patio de la Casa de la Provincia acabó resultando beneficioso para el concierto ofrecido por Pierre Hantaï (París, 1964), pues el escaso público tuvo la posibilidad de estar mucho más cerca del intérprete, disfrutar de asientos más confortables y de una mejor acústica.

Con el mismo instrumento que ya utilizara la semana pasada Trevor Pinnock para su recital de la Sala Joaquín Turina de Cajasol (una excelente copia de un Lablache de fines del siglo XVII que es propiedad del sevillano Alejandro Casal), Hantaï lució lo mejor de su estilo, que se asienta en una flexibilidad y una fluidez de fraseo de naturaleza poética que trasciende por completo el indudable virtuosismo del intérprete. Si en Pinnock la agilidad manual se colocaba en primer plano de la atención del espectador, aquí su papel resulta secundario, pues el oyente se ve inmerso en todo un universo plagado de pequeños matices que le exigen su participación. Con un tratamiento variadísimo de la articulación (legato y staccato combinados de mil formas), un uso notablemente sobrio de los diferentes registros del instrumento y una ornamentación de exquisita sutileza, el gran maestro francés confrontó a Bach con su primogénito Wilhelm Friedemann, alumno aventajadísimo.

Se juntaron en realidad varios mundos en el concierto de anoche: por un lado, el del contrapunto del Clave bien temperado (Libro II) y sus retazos didácticos del Clavierbüchlein que el gran Sebastian elaboró para la formación del hijo; por otro, el de la danza cortesana, que representó la Suite inglesa nº4; finalmente, el de la fantasía un poco fuera de su tiempo, con atisbos de sensibilidad prerromántica de las obras de Friedemann, cuyo homenaje (en 2010 se cumplen 300 años de su nacimiento) no habría podido dejar el festival sevillano en más elegantes y fértiles manos.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 19 de marzo de 2010]

Wikio