sábado, 23 de enero de 2010

Verosimilitud del mito

Mariví Blasco
EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS

II Ciclo de Música Antigua de la Universidad (MAUS 2010). Componentes: Mariví Blasco, soprano; Miguel Rincóm, guitarra barroca y tiorba; Carina la Debla, danza. Programa: Eros y Psique (obras de Landi, Frescobaldi, Kapsberger, Ferrari, Marín, Marini, Strozzi, Monteverdi, Tromboncino y Cara). Lugar: Vestíbulo del Rectorado. Fecha: Viernes 22 de enero. Aforo: Lleno.

* * *

VEROSIMILITUD MONÓDICA DE LOS MITOS CLÁSICOS

La mitología grecolatina ha servido siempre como motivo de inspiración en todas las ramas de las artes, pero en el paso del siglo XVI al XVII, justo cuando se gestaba el género operístico y la monodia acompañada empezaba a reemplazar al género polifónico, en el campo musical los mitos clásicos lo inundaban todo. Es justo lo que necesitaba la soprano Mariví Blasco para dar vida a un espectáculo como el que presentó anoche en el vestíbulo del Rectorado: un paseo por el mito de Eros y Psique a través de piezas monódicas de Landi, Marín, Monteverdi, Ferrari, Marini o Strozzi, que se completaron con un par de frótolas (Tromboncino, Cara) y alguna pieza instrumental.

Con el apoyo soberbio de Miguel Rincón desde las cuerdas pulsadas (prodigiosa su presentación del tema de Si dolce è il tormento, que rozó el terreno de lo inefable) y los estilizados movimientos de Carina La Debla, que combinó gestos flamencos con danza contemporánea, Blasco logró momentos en verdad conmovedores. Con su singular timbre, su voz no grande, pero de tesitura generosa y notable homogeneidad, y, sobre todo, con su entrega absoluta en el terreno ornamental y expresivo, las piezas más delicadas, como el Novello Cupido de Marini o el Si dolce de Monteverdi impactaron por su ternura y emotividad, y ello a pesar de algunos excesos con la retórica en la hermosa obra monteverdiana. En las obras de Landi mostró buen dominio de la declamación y el énfasis dramático iluminó las arias de Strozzi, Ferrari y Frescobaldi.

En definitiva, lo que hizo El Imperio de los Sentidos fue sumergirse de lleno en el género representativo, aquel que Monteverdi elevó a la categoría de lo sublime. Aun con un guión y una puesta en escena mejorables, el espectáculo resulta equilibrado y verosímil y presenta grandes posibilidades de desarrollo en el futuro.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 23 de enero de 2010]

Wikio