martes, 5 de enero de 2010

Filosofías

A VUELAPLUMA
Leo con aguzado interés el indignado y amenazante artículo que José Luis López López, crítico musical de la edición sevillana de ABC, publicó ayer en Mundoclásico y contemplo con no poco asombro cómo en él se funden el platónico mito del gobierno de los mejores con ese adanismo tan de nuestro tiempo, según el cual todo comienza con cada nuevo ocupante del sillón y la vara de mando, como si a la señora Montaño no le hubiera tocado gestionar la montaña de humo (qué digo montaña, ¡cordillera!) levantada por su poético y contemporáneo antecesor en el cargo. De aquellos lodos, estos polvos de miseria e incertidumbre. Ay, Sevilla, Sevilla, vieja puta babilónica, donde se congracian a maravilla esas dos personalidades antitéticas de mis filosóficos años mozos, Heráclito y Parménides. Todo fluye, pero nada cambia.

Wikio

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Haré un poco de abogado del diablo, y lo dice uno que está sufriendo ya tijeretazos como ese: ¿cuál es el recorte presupuestario general de Cultura para 2010? (no lo sé, vaya ello por delante). A partir de ahí habría que hablar.

Si fuera importante poca responsabilidad cabrá achacar a Montaño, y, si es así, lo que nosotros le echaremos en cara por no pelearlo será tenido por mérito para sus jefes.
CS

ana de la robla dijo...

Rapapolvo...

Pablo J. Vayón dijo...

En absoluto. No hay ninguna intención ni censora ni impugnadora del artículo del señor López López, que me parece de interés. Son simples reflexiones hechas a vuelapluma en torno a algunos puntos de su contenido.

ana de la robla dijo...

No se me malinterprete, no he dicho yo tales cosas...