jueves, 21 de enero de 2010

Afinidades y coincidencias

Hopkinson Smith (© Naoya Ikegami)[Hopkinson Smith (© Naoya Ikegami)]

HOPKINSON SMITH

II Ciclo de Música Antigua de la Universidad de Sevilla (MAUS 2010). Hopkinson Smith, vihuela y laúd renacentista. Programa: Obras de Francesco Canova Da Milano y Luis Milán. Lugar: Capilla del Rectorado. Fecha: Miércoles 20 de enero. Aforo: De tres cuartos a media entrada.

* * *

AFINIDADES Y COINCIDENCIAS

En su Declaración de instrumentos musicales, magna obra publicada a mediados del siglo XVI, el ecijano Juan Bermudo llamaba al laúd "vihuela de Flandes". Por la misma época, en el extranjero, la vihuela era conocida como "laúd de España". Dos instrumentos, el laúd del Renacimiento y la vihuela, que comparten afinación y un repertorio casi idéntico, que incluye danzas, fantasías y todo punto de música polifónica vocal (canciones de la época o más antiguas, pero también motetes y partes de misa) pasada a las cuerdas.

Francesco Canova Da Milano, conocido en su época como el Divino por la especial maestría de su ejecución laudística, y el español Luis Milán, el autor del primer libro de vihuela conocido, coincidieron no sólo en su apellido y en el siglo que les tocó vivir, sino en que El Maestro, la publicación de Milán, vio la luz en Valencia en 1536, justo el mismo año que la primera edición con obras de Da Milano (Intavolatura de viola o vero lauto… libro primo della Fortuna) aparecía en Nápoles.

El gran maestro de los instrumentos de cuerda pulsada, el neoyorquino residente en Suiza desde hace décadas Hopkinson Smith, unió las personalidades de ambos compositores en este concierto que inauguró el II Ciclo de Música Antigua de la Universidad. Como entre las obras editadas de Da Milano no figura ni una sola danza, pero el músico sin duda debió de tocar muchas de forma habitual, el laudista americano ha escrito algunas en el estilo del compositor italiano y a partir de canciones y temas que éste no pudo dejar de conocer.

El carácter noble, refinado y un punto solemne de la vihuela y el tono ligeramente canalla y más extravertido del laúd fueron puestos en valor en interpretaciones que resultaron de extraordinaria exquisitez y apreciable personalidad, con un trabajo detallidísimo sobre el color, el ritmo y en la búsqueda de los más diversos matices de dinámicas, especialmente en las gamas más tenues.

Música que combina el intimismo característico de instrumentos de tan leve y especial sonoridad y la complejidad de su arquitectura polifónica, en las manos del vihuelista estadounidense cobra especial relevancia, por encima incluso de una más que notable claridad de texturas, la flexibilidad y delicadeza del fraseo, que por momentos parece casi improvisado, y la sutileza de sus cambios de registro expresivo.

[Publicado en Diario de Sevilla el jueves 21 de enero de 2010]

Wikio