jueves, 15 de abril de 2010

Nocturnal levedad

Ensemble neoArs
ENSEMBLE NEOARS

Ciclo de Música Contemporánea. Componentes: Juan Carlos Chornet, flauta; Carlos Gil, clarinete; Eugenio Pérez, trompa; Antonio Jesús Cruz, piano; Marc Paquin, violín; Kathleen Balfe, violonchelo. Programa: Discordia de Mari Carmen Sánchez Barrionuevo; Popol Vuh de Enrique Busto; Sonata para clarinete de David del Puerto; Mirrors de Kaija Saariaho; Eclipse de Miguel Gálvez; Horizontes de silencio de Iluminada Pérez Frutos; Oasis de Marisa Manchado; De cuanto pude escucharme de Francisco José Martín Quintero; Traces III de Martín Matalón; Episodios de Jesús Torres. Lugar: Teatro Central. Fecha: Miércoles 14 de abril. Aforo: Media entrada.

* * *

ESTRENOS DE NOCTURNAL LEVEDAD

El programa presentado por el espléndido Ensemble neoArs demostró la importancia que ha adquirido el timbre en la música actual, hasta el punto de que prácticamente en todas las obras escuchadas alcanza la categoría de estructural (si acaso puede exceptuarse el muy sólido quinteto del zaragozano Jesús Torres). Una preocupación por el timbre (y la textura) que se hizo muy especial en los cuatro estrenos de la noche, primero los de dos alumnos de la Cátedra Manuel de Falla de 2009 (Mari Carmen Sánchez Barionuevo, Enrique Busto), que aunque desvelaron de forma evidente el influjo del estilo del algecireño Sánchez Verdú, en el caso de la jovencísima linarense filtrado por su maestro Cruz Guevara, dejaron notas de sugerente buen hacer; después, el de la extremeña Iluminada Pérez Frutos, que mostró un trabajo de extrema exquisitez, con dinámicas finamente cinceladas en torno al silencio y una atmósfera general de nocturna levedad que jugó parte importante también en la poética de la pieza presentada por la madrileña Marisa Manchado, de singular puesta en escena.

Con el punto de humor que puso David del Puerto y su microsonata clarinetística y el subyugante juego de ecos de la obra para trompa y electrónica del argentino Martín Matalón, fue esta obsesión por la búsqueda explícita de sonoridades nuevas, combinando ortodoxia y deconstrucción, y el coqueteo con las dinámicas más tenues hasta su disolución en el silencio las notas que caracterizaron un concierto que sirvió para mostrar la buena salud de la actual música española.

[Publicado en Diario de Sevilla el jueves 15 de abril de 2010]

P. D. Restituyo aquí el "Nocturnal" del titular, que en la mesa de cierre transmutó en "Nocturna", lo que, incluso dejando de lado la pérdida del guiño al gran Edgar Varèse, no es lo mismo...

Wikio