jueves, 13 de mayo de 2010

La primera compositora

Casia (c.810-843/867
"Demasiado inteligente para ser emperatriz." Cuenta el mito que una frase parecida a esta marcó el destino como poetisa, compositora y religiosa de Casia (o Kassia o Icasia o Santa Casiana), noble bizantina del siglo IX, que se habría convertido en una especie de protofeminista al llevar la contraria al emperador Teófilo en el acto de elección de esposa imperial. Edward Gibbons contó la historia más o menos así: "Él [Teófilo] pasó lentamente delante de dos filas de mujeres que rivalizaban por su belleza, con la manzana de oro en la mano. La belleza de Icasia retuvo su mirada y con la torpeza del primer encuentro, el príncipe sólo supo destacar que en este mundo las mujeres eran la causa de muchos males [en referencia a Eva]. 'Y sin ninguna duda, señor', respondió Icasia impertinente, 'ellas también fueron causa de mucho bien' [en referencia a la virgen María]. Esta muestra de la finura de espíritu de la joven disgustó al novio imperial que se dio la vuelta, indignado; para ocultar su humillación, Icasia fue a refugiarse en un convento, mientras que el humilde silencio de Teodora le valió recibir la manzana de oro".

Casia se dedicó desde entonces a la vida monacal, hasta llegar a fundar su propio monasterio, del que fue abadesa, y volcó sus virtudes intelectuales en la filosofía, la poesía y la música, pues los himnos que se interpretaban en su abadía eran originales suyos, aunque también tuvo tiempo de escribir piezas espirituales no exactamente litúrgicas y algunos epigramas. Se le atribuyen unas 50 composiciones musicales, aunque habida cuenta el tipo de notación y la forma de producir manuscritos musicales del período altomedieval es difícil asegurar qué grado de participación tuvo Casia en todo este repertorio, que es lógicamente monódico, aunque se supone que en su interpretación se utilizarían bordones vocales improvisados y quizá algún tipo de acompañamiento instrumental.

El conjunto VocaMe, que forman seis voces femeninas más un par de instrumentistas (el único instrumento que aparece citado en el disco es un santur, especie de salterio, pero cuyas cuerdas se percutían, aunque también suenan instrumentos de cuerda pulsada y frotada), dan al canto bizantino el color y la exuberancia melismática y florida que todo el mundo espera de la música oriental del medievo. Yo no puedo asegurarles que lo que se escucha sea lo que deseaba Casia, ni siquiera que tuviera nada que ver con ella, pero si quieren creérselo igual se sienten transportados en el tiempo...

Casia en Christophorus
KASSIA

VocaMe
Director: Michael Popp

Sigrid Hausen, mezzosoprano
Natalia Lincoln, alto
Sabine Lutzenberger, soprano
Sarah M. newman, soprano
Elisabeth Pawelke, mezzosoprano
Gerlinde Sämann, soprano

Johann Bengen, santur
Michael Popp, varios instrumentos

Casia (c.810-843/867):

1. Doxazomen sou Christe
2. Ek rixis agathis
3. O synapostatis tyrannos
4. O Phariseos
5. O Vasilevy tis doxis Christos
6. Edessa
7. Tin pentachordon lyran
8. Igapisas theophore
9. Yper ton Ellinon
10. I en polles amarties
11. Pelagia
12. Tou stavrou sou i dynamis
13. Olvon lipousa patrikon
14. Petron ke Pavlon
15. Isaïou nyn tou prophitou
16. I ton lipsanon sou thiki
17. Avgoustou monarchisantos
18. Christina martys
----------
CHRISTOPHORUS CHR 77308 (Diverdi) [45'08'']
Grabación: Febrero de 2009

Casia: I en polles amarties. [3'49''] VocaMe

Wikio