lunes, 7 de septiembre de 2009

Pasiones de Martinu

Bohuslav Martinu
Entre las múltiples efemérides musicales de 2009, la de los cincuenta años de la muerte de Bohuslav Martinů (Policka, 1890 - Liestal, 1959) está pasando por completo desapercibida en España, donde el compositor checo no es muy popular. Aparte de Los frescos de Piero della Francesca, obra tardía de su catálogo que aparece de vez en cuando en los atriles de los conjuntos sinfónicos españoles, no es frecuente que éstos programen alguna de sus seis sinfonías ni de sus numerosísimos conciertos, por no hablar de la infinidad de suites de ballet y de otras piezas que componen su extensísimo repertorio orquestal. Tampoco se han visto en nuestros teatros sus óperas, de las cuales Julieta y La pasión griega son especialmente apreciadas en otras latitudes. Su abundantísima música vocal y pianística es también casi por completo desconocida entre nosotros. Acaso sólo su producción camerística ha tenido cierta presencia en los grandes ciclos de los últimos años, y ello gracias a la visita habitual que hacen a España conjuntos del centro y del este de Europa.

Por suerte queda la fonografía, gracias a la cual el aficionado español puede profundizar en la música de este interesante maestro del siglo XX, pues su catálogo está bien representado en los sellos checos (Supraphon, Praga) pero también en algunos británicos (Chandos, Hyperion) y en los económicos (Naxos, Brilliant).

El Cuarteto Kocian
Formado primero en Praga y luego en París, donde estudió con Roussel y se interesó por el jazz, Martinů refleja en su obra el fermento artístico de la capital francesa en los años 20. Impresionado primero por la fuerza expresiva primitivista de la etapa rusa de Stravinski, rápidamente es el neoclasicismo del propio autor de La consagración o del grupo de Los Seis el que se impone en su gusto. El folclore de su Moravia natal, el uso de armonías modales y una vuelta a las formas barrocas son otros tantos elementos que se suman en la creación de un estilo personal, aunque no revolucionario. Martinů no rompió moldes ni cambió el curso de la historia, pero dejó un importante número de obras espléndidamente escritas que merecen ser conocidas por cualquier aficionado curioso.

Es el caso de los dos Quintetos con piano y del Cuarteto con piano que en este disco presentan el pianista Ivan Klánský y el Cuarteto Kocian. El Quinteto nº1 está fechado en 1933 y recoge todo ese ambiente entre Stravinski, el impresionismo y el jazz que se ha descrito arriba. Tras el estallido de la SGM, Martinů se refugió en el sur de Francia y en 1941 marchó a Estados Unidos. Fue en América donde escribió el Cuarteto con piano (que termina en Jamaica en 1942) y el Quinteto con piano nº2 (1944); el primero es una espléndida obra, estricta coetánea de su Sinfonía nº1, en la típica forma tripartita heredada del Barroco (rápido-lento-rápido) que parece influida por la rítmica de Prokofiev; el segundo es pieza de profundo lirismo y cierto aire bohemio, pese a que el músico no utilice ningún motivo del acervo popular checo.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 5 de septiembre de 2009]

Música de cámara de Martinu en el sello Praga
Bohuslav Martinů (1890-1959): PIANO QUINTETS H 229, 298 - PIANO QUARTET H 287

Ivan Klánský, piano
Cuarteto Kocian

Pavel Hůla y Miloš Černý, violines
Zbyněk Padourek, viola
Václav Bernášek, violonchelo


1. Quinteto para piano y cuerdas nº2 H.298
2. Quinteto para piano y cuerdas nº1 H.229
3. Cuarteto para piano y cuerdas H.287
----------
PRAGA DIGITALS PRD/DSD 250250 (Harmonia Mundi) [72'04'']
Grabación: Marzo de 2007 (H.298 y H.287) y Octubre de 2008



Martinů: Adagio del Cuarteto con piano H.287. [9'23''] Ivan Klánsky. Cuarteto Kocian