jueves, 29 de mayo de 2008

Quintaesencia renacentista

La Quinta Essentia. Paul Van Nevel
LA QUINTA ESSENTIA
Huelgas Ensemble
Director: Paul Van Nevel

Poline Rennou, Axelle Bernage, Els Van Laethem, Véronique Bourin, cantus
Philippe Barth, contratenor
George Pooley, Nick Todd, Bernd Oliver Fröhlich, Tom Phillips, Stefan Berghammer, tenor
Matthew Baker, Gregor Finke, baritonans
Joel Frederiksen, Willem Ceuleers, bassus


1. Roland de Lassus (1532-1594): Missa Tous les regretz
2. Thomas Ashewell (c.1478-d.1513): Missa Ave Maria
3. Giovanni Pierluigi da Palestrina (c.1525-1594): Missa Ut re mi fa sol
----------
HARMONIA MUNDI HMC 901922 [77'19'']
Grabación: noviembre de 2005


El belga Paul Van Nevel sigue fiel a dos de sus grandes pasiones: la polifonía renacentista y la ciudad de Lisboa. Al Museo del Agua de la capital portuguesa se fue para grabar con su Huelgas Ensemble esta nueva muestra de exquisitez y profundidad en el entendimiento del canto a cappella del siglo XVI. Son tres misas de otros tantos maestros de la época, dos bien conocidos (Lasso y Palestrina) y otro poco familiar (el inglés Thomas Ashewell), las que se benefician de la transparencia, la intensidad y el detallismo que Van Nevel pone en todo lo que hace.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 24 de mayo de 2008]


Ashewell: Gloria de la Missa Ave Maria. [7:44] Huelgas Ensemble. Paul Van Nevel

P.S. El Huelgas Ensemble fue posiblemente el primer conjunto que me conquistó y deslumbró por completo con programas de polifonía renacentista. Estábamos acostumbrados a las interpretaciones de los grupos ingleses, tan racionales y perfectas como gélidas e impersonales, cuando de pronto llegó Van Nevel y empezó a ofrecer algo distinto. Era por supuesto la transparencia, el equilibrio, pero también un énfasis en las relaciones horizontales de las voces, con timbres perfectamente individualizados y singulares, una calidez expresiva, una atención al detalle, una cercanía que hasta ese momento yo no conocía, al menos elevado a ese grado de perfección y pertinencia: todo sonaba tan natural, que parecía imposible que alguna vez se hubiera hecho de otra forma. Eran los años gloriosos en que Van Nevel y el productor Wolf Ericsson hicieron para Sony Vivarte discos absolutamente inolvidables (Febus Avant!, Codex Las Huelgas, Música para la corte del rey Janus de Nicosia, Italia Mia, In morte di Madonna Laura, Brumel, Festa, Rebelo, Manchicourt, Gombert, Pipelare...), con cantantes como Marie Claude Vallin, Katelijne Van Laethem, Marius Van Altena, Harry Van Berne, Stéphane Van Dijck, Harry Van der Kamp... Luego vino el paso a Harmonia Mundi y el Huelgas se renovó casi por completo (en este disco, sólo subsiste el bajo Willem Ceuleers de aquella época dorada). La transparencia y el equilibrio siguen ahí, incluso el refinamiento y el empaste son ahora mejores que nunca, pero ya no es lo mismo. Un disco extraordinario éste, sí, y sin embargo el recuerdo del Huelgas de hace quince o veinte años me lo deja pequeño. Seguramente será la edad.