sábado, 13 de febrero de 2010

La voz de la viola

la Bellemont en la iglesia de San Nicolás de Madrid en noviembre de 2008
LA BELLEMONT

XI Ciclo de Música Antigua para Jóvenes Intérpretes de Cajasol. Componentes: Sara Ruiz, viola da gamba; Rafael Muñoz, tiorba; Laura Puerto, clave. Programa: La voix de la viole: obras de Marin Marais, Gaspar Le Roux y Robert de Visée. Lugar: Sala Joaquín Turina del Centro Cultural Cajasol. Fecha: Viernes, 12 de febrero. Aforo: Un tercio de entrada.

* * * *

FELIZ REENCUENTRO EN TORNO A LA VOZ DE LA VIOLA

La participación de La Bellemont en el ciclo de Cajasol suponía la vuelta a la ciudad de dos músicos que pasaron buena parte de sus años de formación en Sevilla, la violagambista madrileña Sara Ruiz y el laudista lucense Rafael Muñoz, quienes desde hace un par de años forman junto a la clavecinista tarraconense Laura Puerto este trío que, tanto por nombre como por vocación, parece claramente inclinado al repertorio francés del grand siècle.

Centrado casi exclusivamente en la figura central de Marin Marais, el grupo ofreció un recital extraordinario, sin duda uno de los mejores conciertos barrocos de lo que llevamos de curso. Lejos de la asociación ocasional, el trío demostró que trabaja de forma estable, con unas interpretaciones llenas de sentido, coherencia interna, equilibrio, empaste y redondez.

El programa estaba bien escogido en su mezcla de los característicos lamentos de la época (el Plainte y el formidable Tombeau pour Mr. de Sainte-Colombe), piezas características y descriptivas, en este caso de otros instrumentos (Muzette, La Trompette), y obras de gran exuberancia y virtuosismo (Grand Ballet, Folies d'Espagne). Sara Ruiz consiguió, con madurez y sin alardes, la variedad de matices que exigía una propuesta así: se mostró especialmente elegante con las piezas más tiernas y delicadas, obteniendo un tono melancólico de gran poder expresivo, y lució un sonido amplio y brillante en las obras más expansivas, acaso sin alcanzar la potencia sonora de algunos colegas, pero con contrastes netos, apreciable claridad y una ágil y precisa técnica de arco.

El continuo se plegó de forma admirable a este concepto, arropando a la solista con calidez y aportando color y variedad en el detalle. Además, Puerto y Muñoz tocaron con grandísima exquisitez sus preciosas e inevitables chaconas. Un feliz reencuentro que merecería repetirse pronto.

[Publicado en Diario de Sevilla el sábado 13 de febrero de 2010]

Wikio